Cabrera sigue apartando gente hacia el Salón de la Fama

La jornada incluyó cuatro ponches para el tercer bate de los Tigres de Detroit. Ningún otro se ponchó más en el choque ante Cincinnati, pero en la séptima entrada fue diferente. Miguel Cabrera pescó un lanzamiento que se le quedó alto a Michael Lorenzen para facturar su cuadrangular 478 de por vida.

En su camino al Salón de la Fama, el maracayero siguió sumando números y dejando atrás a otros integrantes de ese prestigioso club con los que pudiese compartir más adelante. La tabla de Cabrera trajo al plato también a Jacoby Jones quien corría en la segunda bate. Esas empujadas también le permitieron seguir escalando en una prestigiosa lista.

Miguel Cabrera inició una campaña renovado luego de un 2019 con números nada rutilantes. De hecho, ha sido la campaña completa con los números más bajos, salvo en las que lo han mermado las lesiones. Pero en el Spring Training todo pareció mejorar, principalmente si se tiene en mente el cuadrangular que le pegó al lanzallamas Gerrit Cole.

“Está sano. Ha perdido peso. En el primer entrenamiento de primavera, se veía genial y la pelota realmente estaba saliendo lejos de su bate. Luego tuvimos esta larga pausa”, dijo el manager de los Tigres, Ron Gardenhire.

https://twitter.com/BradGalli/status/1287166964000071680

El cuadrangular 478 le permite a Cabrera dejar atrás a Adrián Beltré en la lista de jonroneros históricos, siendo el trigésimo. El criollo ya había superado la campaña pasada a los Hall Of Fame Stan Musial y Willie Stargell, quienes acumularon 475.

El próximo objetivo luce exigente. El zurdo Fred McGriff y el histórico Lou Gehrig están 15 cuadrangulares por encima, ambos a las puertas de los 500. Pero la tarea no será fácil, la salud y la fuerza deben acompañar al venezolano, pero también hay que tomar en cuenta que tendrá que pegar 15 tablazos  en menos de 60 juegos; cifra que consiguió por última vez en 2017 cuando sacó 16 pelotas pero en 130 encuentros.

Cabrera también escaló en el apartado de impulsadas.

Tal vez el tema de los cuadrangulares costará un poco más, pero en las empujadas sí dejará atrás a varios en poco tiempo. Las dos sumadas en el choque ante los Rojos le dejó con 1696 remolcadas de por vida, una más que el “caballo de Hierro”, Carl Ripken Jr.

Haciendo un ejercicio de imaginación, si Miguel Cabrera llega a tener una temporada similar a la 2019, ganará mucho terreno. Cuando empuje 10 carreras más saltará cinco puestos en la lista, superando a Jim Thome, Reggie Jackson, Frank Thomas y al mismo Beltré.

La carrera por los 500 cuadrangulares y los tres mil hits no luce tan a la vuelta de la esquina. Pero Miguel Cabrera ha demostrado que a los 37 años, todavía le queda para llegar a esa mítica cifra, tal vez no sea en la accidentada 2020 pero sí en las que están por venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba