Cachorros se aprovecha del corto calendario de la MLB

En esta temporada improvisada, los equipos han buscado soluciones para esquivar ser derrumbados en un calendario tan corto y complicado. Los Cachorros de Chicago, quizás no estaban considerados a ser un equipo a vencer este año, pero están teniendo efectos en la programación, las listas y, en última instancia, los puestos de playoffs.

Los Cachorros de Chicago hacen parecer que usaron bien el tiempo, pues con al menos cuatro meses sin béisbol llegaron en gran forma. En lo que se refiere a mantener los brazos listos y saludables. Arrancaron con un inicio de 13-3 para el mejor inicio de una temporada de béisbol desde 1907 cuando fueron campeones por penúltima vez.

Claro, los Cerveceros de Milwaukee les recordaron que esta temporada no puede haber margen de error y cayeron en la serie de fin de semana.

Además de la barrida, los Cachorros vieron al lanzador abridor Tyler Chatwood aterrizar en la Lista de Lesionados con problemas en la espalda y Jon Lester permitió cinco carreras. Ahora enfrentan cinco juegos en tres días debido a la gira de los Cardenales de San Luis después del brote. Los Cubs necesitan encontrar titulares para dos de esos juegos.

Con Javy Báez (.241 OBP, sin hits en sus últimos 17 turnos al bate) y Kris Bryant (.182, impulsado en dos corredores) totalmente fríos, los Cachorros han sido llevados por sus lanzadores abridores, ninguno de los cuales es de las sucursales o especialmente jóvenes: Lester con 36 años de edad, Yu Darvish (34), Kyle Hendricks (30), Chatwood (30) y Alec Mills (28).

¿Aguantará el gran trabajo de los pitchers? Ningún equipo de la Liga Nacional está cerca de los Dodgers. ¿Son los Cachorros un equipo de élite del siguiente nivel, o simplemente tienen la suerte de haber tenido un inicio de 13-3 en una temporada de 60 juegos?

En el montículo está la respuesta

Los Cachorros aprovecharon el escenario tempranero de prevención de carreras con lanzadores abridores que parecían estar en forma a mitad de temporada. La rotación de Chicago lideró las mayores en WHIP (.917), promedio de bateo permitido (.198) y porcentaje de embase permitido (.246) hasta el domingo.

El rápido inicio se debe a cómo sus lanzadores se mantuvieron listos durante el cierre. Hendricks, Darvish y Chatwood, por ejemplo, continuaron entrenando en las instalaciones de entrenamiento de primavera de Arizona de los Cachorros bajo la guía del entrenador de pitcheo Tommy Hottovy y el coordinador de prevención de carreras Brad Mills.

«Nuestra rotación está llena de muchachos realmente maduros, muchachos veteranos que hacen su trabajo», dijo el gerente general de los Cachorros, Jed Hoyer a Sports Ilustrated. “Usaron el descanso de manera constructiva. Tommy Hottovy y Brad Mills se quedaron con ellos para terminar sus programas. Hendricks puso mucho trabajo en su curva. Darvish está en muy buena forma. Chatwood está en su último año de contrato «.

Hendricks está haciendo un buen uso de su trabajo de bola curva. Ha aumentado su uso de ese lanzamiento quebrado del 9,7% el año pasado al 12,6% este año. No califica como un lanzamiento de élite, pero está logrando que los bateadores lo tomen por strike el 30% de las veces que lo lanza.

La clave es que los abridores de los oseznos no lanzan muchas rectas. Hendricks prefiere conseguir los strikes con las curvas, como antes se mencionó. Darvish se afianza en su Cutter, a pesar de tener un repertorio de 11 lanzamientos y, Chatwood entre Cutters y curvas.

También se debe a que el encargado de usar más rectas de ese grupo, no está presente. El colombiano José Quintana es quien más utilizaba el envío rápido, pero una lesión sufrida en casa lo obligó a perder parte de la temporada.

“Quintana lanza un montón de rectas (59,8%). Jon Lester ha usado menos su bola rápida en los últimos años por razones de supervivencia, y ha sido realmente bueno. Darvish y Chatwood pueden confiar en sus Cutters «, explicó Hoyer.

Cada vez que se habla de un cuerpo de lanzadores obteniendo resultados, hay que darle méritos a la defensa. Los dos elementos van de la mano. Los Cachorros son terceros en eficiencia defensiva. Solo los Cardenales, que han jugado solo ocho juegos, y los Dodgers, que son magos en el uso del shift defensivo, son mejores para convertir bolas bateadas en outs.

Chicago ha mantenido a los oponentes a un promedio de bateo de .258 en pelotas en juego, la tercera más baja en MLB y la segunda mejor marca de los equipos desde 1909. Es un barómetro importante para un equipo que no cuenta con un gran personal de ponches.

Aunque los Cachorros hayan comenzado la temporada sin ser considerados a ganar la Serie Mundial, ya han ganado un buen terreno en esos pronósticos. Al menos tienen la División casi asegurada en sus manos, a pesar de solo tener un mes de competición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba