Cardenales esquiva el apretado calendario con su juventud

Cuando se anunció la acontecida temporada 2020-2021 se sabía que sería particular. Juegos en sedes no habituales, como un Caracas-Zulia en Barquisimeto y el mismo día Cardenales jugaba en la capital contra Tiburones. También se sabía que los viajes serían quizás más exigentes que de costumbre, pero para ello y más tenía que prepararse los ocho equipos.

José Moreno, manager de Cardenales, lo tuvo bien claro por lo que tomó previsiones. Debía completar un equipo profundo en el que los jugadores consagrados como las jóvenes figuras aportaran para evitar el desgaste. Así han ido apareciendo nombres que se van abriendo camino.

Yonathan Mendoza y Gabriel Moreno han sido dos de esas piezas que han sabido aprovechar oportunidades. El primero no es un extraño en la liga, pero con 26 años, hace apenas dos temporadas viene teniendo oportunidades. El segundo en un cátcher de 19 años que apenas debutó en la LVBP.

Cardenales no está entre los líderes de bateo pero sí entre el pitcheo / Cardenales

Ambos tienen un par de cosas en común. Son larenses de nacimiento y ahora son los líderes de bateo de un equipo que comanda la división occidental y que se movió en el mercado para traer piezas de la talla de José Tábata, René Reyes y Gorkys Hernández; jugadores que junto a Carlos Rivero, Yordanys Linárez, Ildemaro Vargas y compañía serían los encargados de llevar el peso ofensivo.

“Eso es fruto de la confianza que han tenido. Gabriel tiene solo 19 años y está tomando turnos de calidad. Yonathan es un jugador muy versátil que cubre muchas posiciones en las que en algún momento podemos tener necesidades. Estoy muy contento porque ofensivamente están aportando bastante”, dijo el manager Moreno a la prensa alada.

Buscan un puesto en Lara

Moreno es barquisimetano y tiene 19 años. En 2019 terminó en clase A fuerte de los Azulejos de Toronto y bateó 280. Un año antes  pegó para 359, por lo que desde hace rato se viene hablando que en las granjas canadienses venía un cardenal que tiene pólvora en el bate.

A pesar de que la temporada aún es joven, los reportes no se han equivocado. Moreno hasta el 5 de diciembre el cuarto mejor promedio de la liga con .429  y siete carreras impulsadas, cuatro de ellas con un cuadrangular con las bases llenas, según estadísticas de Pura Pelota.

Gabriel Moreno se a adueñado de la receptoría y hasta a salido como bateador designado / Cardenales

Nada mal para un cátcher que sabe que tiene que aprovechar las oportunidades que tiene ahora. Él debe tomar en cuenta que ya se reportó Yojhan Quevedo y pronto podría hacerlo el grandeliga Francisco Arcia, dos de los llamados a cubrir la posición cuando la presión aumente.

No solo el bateo ha sido sobresaliente para Moreno. También ha sido el encargado de manejar un pitcheo que es el mejor de la liga. Cardenales es el único equipo con una efectividad colectiva menor de 3 puntos (2.69), poco menos de un punto por dejado de su más cercano rival, Leones con 3.38. Razones más que importantes para que el novato demuestre su valía recibiéndole a una rotación veterana y un bullpen que ha sido determinante.

Mendoza se ha convertido en un utility importante

El quiboreño Yonathan Mendoza también ha sabido esperar su oportunidad. En sus primeras tres campañas en la LVBP solo consumió 36 turnos y fue utilizado en su mayoría como corredor emergente o entraba a cubrir una posición cuando los juegos estaban decididos.

Mendoza jugó en ligas menores en 2019 con la categoría A+ y AA de los Rojos de Cincinnati. En Venezuela aprovechó algunas ausencias para tener lo que fue su mejor campaña hasta ahora. Terminó bateando para .308 con un notable aporte en la final luego de la marcha de Ildemaro Vargas.

Yonathan Mendoza es el utility más usado por José Moreno / Cardenales

En la presente temporada, Mendoza está metido entre los líderes de bateo con .407. En la doble cartelera en la que Cardenales barrió a La Guaira el quiboreño dio un sencillo que trajo dos al plato, coronando una reacción larense ante el cerrador Gregory Infante. En el segundo juego pegó un cuadrangular a la zurda que impulsó dos.

“Tenemos que luchar hasta el final. El equipo tiene capacidad y talento en la banca y el terreno de juego. Ha sido clave el corrido de base en el primero de la doble cartelera con jóvenes como Anyesber Sivira y Deiner López, eso nos da profundidad porque sabemos que el calendario es exigente; los dobles juegos y los viajes, pero así es para todos”, explicó Moreno.

Lara sigue confiando en sus peloteros jóvenes buscando dosificar al lineup. Tratando de contrarrestar jornadas cuesta arriba como las del fin de semana en la que viajaron para un doble juego el sábado contra Tiburones, volvieron a Barquisimeto en la noche para descansar el domingo y volver a la capital el lunes a enfrentar a Leones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba