Hablan los números: esta es la clave del gran inicio de Ronald Acuña Jr.

Sobre la fuerza de los batazos de Ronald Acuña Jr. se habló bastante. Hasta el cansancio se resaltó la velocidad de piernas que lo llevó a recibir comparaciones con los más rápidos del deporte mundial y hasta de la personalidad que lo convirtió en uno de los peloteros más populares de las Grandes Ligas. Pero, seguramente, nada de eso tuvo tanto impacto en su inicio de temporada como el desarrollo de la disciplina para batear.

Es ahí donde se puede encontrar la raíz para tan trepidante comienzo de campaña. Acuña lidera las mayores en cuadrangulares y carreras anotadas porque, entre otras cosas secundarias, tomó mejores decisiones al momento de pararse en el plato. Dejar pasar lanzamientos que están fuera de la zona de strike y enfocarse en golpear los que están cerca.

Para la temporada de 2020, en la que el venezolano nuevamente dejó una línea estadística sobresaliente pero terminó con promedio de .250, se ponchó el 29.7% de sus apariciones. Es una media elevada y que seguramente inquietó a los Braves. Que un pelotero con tantas condiciones abanicara tanto no es una noticia agradable para una organización, por lo que más de una petición seguramente existió.

Porcentaje de ponches por temporada de Ronald Acuña Jr,

Sobran motivos para pensar que Ronald Acuña Jr. se enfocó para disminuir su tasa de ponches. Luego de 29 encuentros en 2021, el primer bate de Atlanta se ponchó el 12.4%, una reducción del 17.3% que, además de impresionante, terminó como la tercera disminución más elevada entre los bateadores de la actualidad.

Y no se necesita ser un erudito del beisbol para comprender la importancia para un jugador con ese talento abanicar menos. Con esa fuerza son más las pelotas que saldrán del parque y más oportunidades de llegar a las bases por su velocidad. Además aumentarán los extrabases, almohadillas estafadas y todo tipo de producción que ayudará a Atlanta a conseguir victorias.

Lanzadores no tienen respuesta para Ronald Acuña Jr.

Ya quedó claro que Ronald Acuña Jr. mejoró su disciplina como bateador y disminuyó la cantidad de ponches. Bien, excelente primer paso para una mejoría sustancial. Ahora, ¿qué sucede cuando los mejores lanzadores del mundo ubican sus pitcheos dentro de la zona de strike? Problemas, muchos problemas para los pitchers.

Esos mismos números que resaltan la capacidad e Acuña para abanicar menos, indican que los resultados son incluso mejores cuando hace contacto. Especialmente con los lanzamientos que terminan en una zona cómoda para golpearlo con fuerza.

Mejors bateadores ante pitcheos quebrados

Ronald Acuña Jr. tiene un slugging esperado de .750 ante lanzamientos quebrados¸ el segundo mejor de las Grandes Ligas. Su velocidad de salida es de 95.1 millas por hora, por lo que es una mala noticia atacarlo con envíos secundarios. En cambio, ante las rectas, hace cosas como ante Trevor Williams, que vio como uno de sus pitcheos se transformó en un vuelacercas de 481 pies de distancia.

Pero debido a que Acuña demostró que ya no perseguirá los sliders o las curvas, los serpentineros no los están lanzando con tanta frecuencia. ¿Conclusión? Es un problema enfrentarse a Ronald Acuña Jr. en este momento si eres un pitcher. Incluso uno de los mejores de la actualidad como Max Scherzer o Jacob deGrom.

“Está haciendo un estupendo trabajo en el campo. Parece que debo buscar un nuevo elogio todos los días, porque en cada encuentro hace algo diferente. Si no conecta un batazo, hace una gran jugada en los jardines o con una carrera por las bases. Pocos peloteros tienen las condiciones de este joven”, dijo Brian Snitker, mánager de Atlanta.

De manera abrumadora, los pitcheos quebrados son los lanzamientos que generan más ponches. Acuña no solo está haciendo un mejor trabajo al evitar lo que no puede golpear, sino que también se está metiendo en la cabeza de los pitcher porque los está obligando a que le lancen más rectas. Es todo un truco que desarrolló el venezolano de 23 años con abanicar mucho menos.

“Por eso te digo. Ronald tiene un talento especial”, continuó con su tesis Freeman. “Solo tiene 22 años de edad. Ya lo he visto por mucho tiempo y es realmente divertido. Todo lo que hace en el campo es bien ejecutado”.

Dicen que el beisbol es muy difícil, además de cruel. Que incluso hasta los mejores tienen momentos difíciles y tarde o temprano tendrán que hincar rodilla ante un mal momento. Sin embargo, Ronald Acuña Jr. pareciera que encontró un elixir que todos buscan y, de momento, no tiene un punto débil.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba