Codo derecho, el nuevo escollo de Félix Hernández

Una resonancia magnética decidirá la viabilidad de la temporada de Félix Hernández con los Orioles. Ese examen determinará si la molestia que sintió en el codo, que no le permitió completar su tercera apertura del Spring Training, es una lesión o solo un susto que no cambiará los planes de Baltimore.

Porque magulladura en este punto de la pretemporada será una noticia que golpeará duramente los planes oropéndolas. Ya es lo suficientemente tarde como buscar brazos en el mercado de agentes libres y, al ser un equipo en reestructuración, lo que menos desean es acelerar el desarrollo de algunas de sus promesas monticulares.

En medio de esa incertidumbre pasan las horas dentro de las oficinas de los Orioles. Absolutamente nadie dentro del equipo conoce con exactitud la magnitud de la dolencia que tiene Félix Hernández y mucho menos el tiempo que estará inactivo. Sin embargo, como la zona afectada es el codo, las alarmas se encendieron en Baltimore.

“Pensé que su velocidad era la misma y estaba retirando a los bateadores contrarios con facilidad”, comentó Brandon Hyde, mánager de los Orioles, a MLB. “Solo pensé que el lenguaje corporal era diferente esta vez. Sentimos que algo lo molestaba».

Félix Hernández, de 34 años de edad, firmó un contrato de ligas menores con los Orioles. El acuerdo no le ofreció ninguna garantía de que hará el róster para el Opening Day, pero lucía como un matrimonio que favorecía a las dos partes. El lanzador encontró un equipo sin mayor competencia y con libertadores para quedarse en la rotación y Baltimore tendría que ese brazo experimentado que le iba a dar los episodios que no deseaban ofrecérselos a un prospecto. Una lesión de codo podría romper esa imagen.

Dolor en el codo: la pesadilla de un lanzador

¿Una pérdida de velocidad? Claro, es un inconveniente, pero que tiene solución. Una lesión de rodilla también alarmaría, aunque nada del otro mundo. Sin embargo, nunca toquen el hombro o el codo del brazo que más utiliza un pitcher. Soportaría todo, menos dolencias en esas zonas.

Especialmente porque, en tiempo actuales, un dolor en el codo es casi sinónimo de una operación Tommy John, un procedimiento que sacará 14 de los juegos a un pitcher y que, en las instancias en la que se encuentra Félix Hernández, sería un empujón hacia el retiro. Por eso hay tantas expectativas por conocer los resultados de las pruebas, para descubrir si hay rotura o no de los ligamentos.

«Se estaba tomando más tiempo entre lanzamientos, y la forma en que salió del montículo después de la entrada se veía diferente», continuó Hyde. «Teníamos la sensación de que algo no estaba bien».

Félix Hernández-Orioles-Pitcher
Félix Hernández busca un puesto en la rotación de los Orioles. Foto Orioles

Y no lo estaba. Félix Hernández, quien debía arrojar alrededor de 65 pitcheos durante su apertura, solo completó un inning. Ponchó a dos rivales y sus envíos tenían una mordiente positiva, pero la comunicación del criollo no fue la correcta.

Pareciera que pasó a un segundo plano el motivo del por qué Hernández firmó con los Orioles. De momento, dejó de ser prioridad esa idea de aumentar sus posibilidades de ir al Salón de la Fama y redondear una carrera que iba camino a ser legendaria. Pero las lesiones, ninguna como la que podría estar en el camino, lo detuvieron. Es un nuevo escollo que tendrá que superar Félix Hernández o será la piedra que detuvo su caminar como lanzador.

¿Y ahora qué?

Félix Hernández firmó un contrato sin ninguna garantía con los Orioles. El acuerdo de ligas menores que firmó este invierno con Baltimore le pagaría $ 1 millón si hace la rotación. En caso de que no convenza al cuerpo técnico, se marchará a su casa con las manos vacías.

Pero no lo que desean en Baltimore, organización en la que no abundan los serpentineros. Hernández, de tener su codo sano, proporcionaría profundidad de veterano detrás de John Means. Además, los novatos Dean Kremer y Keegan Akin.

Fue uno de los dos proyectos de recuperación de renombre que los Orioles trajeron para ese propósito. Junto a Hernández está Matt Harvey, quien también debe demostrarle a los técnicos de Baltimore que tiene lo suficiente para dominar a las Grandes Ligas.

Dada la edad de Hernández y, que la última vez que lanzó en un juego de temporada regular en 2019, la situación no pinta muy positivo. Cualquier lesión significativa no solo afectaría sus posibilidades de lanzar en 2021, sino también podría potencialmente poner fin a su carrera.

2 comentarios

  1. 746994 34579I like the valuable information you provide in your articles. Ill bookmark your weblog and check again here often. Im quite certain Ill learn lots of new stuff correct here! Very best of luck for the next! 631961

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba