Cuando el estrambótico Trevor Bauer conoció a su ídolo: el más estrambótico Tim Lincecum

Trevor Bauer, el más estrambótico de los pitchers actuales, era admirador de Tim Lincecum, uno de los más estrambóticos en la historia de los montículos de MLB. ¿Casualidad? Es muy posible que no.

No hay grises cuando se habla de Trevor Bauer. Él mismo se encarga que todo sea o blanco o negro, frío o caliente. Tiene una actitud que algunos ven como revolucionaria y necesaria, y otros solo lo ven como un guasón que busca el show. De cualquier forma, te guste o no, el lanzador de Dodgers de Los Ángeles es uno de los mejores de la actualidad. Si no ves al menos un juego de él te perderás una de las grandes actuaciones de las Mayores en este momento.

Lee también: 5 venezolanos que podrían ser cambiados antes del 31 de julio

Si Trevor Bauer es raro y peculiar, Tim Lincecum lo era el doble, aunque de otra forma. Era un pitcher que tenía más talento y cabello que tamaño. Dándole mucha generosidad, medía 1.80 de estatura y es posible que no pesara más de 80 kilogramos. Es una talla extraña para un lanzador profesional, sobre todo para un abridor de las Grandes Ligas, cuyo cuerpo debe soportar a veces más de 200.0 innings.

Cosas raras, cosas locas

A Lincecum -quien fue el mejor pitcher de la Liga Nacional en sus dos primeras campañas completas (2008 y 2009) cuando ganó el Cy Young- siempre se le vio de anatomía débil. Se le auguró muchas dificultades físicas si no cambiaba algunos hábitos. ¿Y qué pasó? Todas las proyecciones se cumplieron. Su personalidad llamativa y bohemia siempre fue más fuerte y las lesiones aparecieron en él antes de los 30 años. Causó mucho escándalo en 2009, cuando tuvo problemas con la ley por posesión de Marihuana.

En fin… La personalidad de Tim Lincecum y su innegable talento en el morrito hizo que jóvenes atletas como Trevor Bauer lo adoraran y veneraran. Es por eso que era el ídolo del actual lanzador, que esperó mucho para conocer un día a su héroe.

“Creo que mecánicamente me inspiré mucho en él cuando cambiaba mi mecánica”, contó Bauer a MiLB.com en 2019. “He estudiado los principios que usó, como hacía ciertas cosas y los apliqué en mí. Mecánicamente diría que somos similares, y nuestra ideología también es similar”.

Encuentro de Trevor Bauer y Tim Lincecum

Cuando por fin llegó el momento de que Trevor Bauer conociera a Tim Lincecum, las cosas no salieron como sueña todo aquel que se imagina conocer a su héroe. Y claro: era Tim Lincecum. Las cosas no iban a salir como siempre.

“La primera vez que lo conocí, estaba acostado en una mesa de trainer room. Me imaginé esa reunión en mi cabeza por años”, recordó el as de Dodgers. “Está acostado en la mesa. Entro y Sam, el hombre que trabajaba en él, dice: ‘¡Oh! Hola, Trevor. Este es Tim. Tim, él es Trevor’. Y lo primero que sale de la boca de Tim fue: ‘Mira… ¿Quién es la mejor pieza de las Grandes Ligas?’”.

Obviamente Trevor Bauer no se esperaba esa respuesta de Tim Lincecum. “Ni en un millón de años”, dijo. “Pero bueno, aquí estamos”.

Son unos tipos divertidos. De eso no hay dudas.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba