David Reyes, un brazo amaestrado que consiguió Magallanes

Los aficionados que les parezca atractivo ver a un lanzador con una recta fulminante, con capacidad de acercarse a los 10 ponches por apertura, seguramente se sentirán decepcionados por David Reyes, nuevo importado de los Navegantes del Magallanes. En cambio, a los que les guste un serpentinero controlado, que induzca contactos débiles y mantenga a la defensa activa, quedarán encantados.

Reyes fue anunciado para conformar la rotación de Magallanes para las semifinales de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP). Ocupará el lugar de Jorge Martínez que, tras alegar “problemas personales”, no abordará la Nave Turca. Sin embargo, dentro del conjunto eléctrico hay optimismo por el reemplazo que consiguieron.

Especialmente porque el derecho azteca tiene las características que normalmente convierten en exitoso a un abridor en Venezuela. Cuenta con un repertorio amplio, con amplio recorrido dentro del beisbol invernal y control, lo que sin duda es su carta de presentación.

Durante su carrera, que en su totalidad se llevó en México durante 10 años, demostró ser un lanzador con gran facilidad para arrojar la pelota dentro de la zona de strike. Ataca a los bateadores y, aunque muchas veces eso se traduce en numerosos inatrapables concedidos, evita males mayores porque no le negocian bases por bolas.

De por vida, le negociaron apenas 2.8 boletos cada nueve innings a Reyes, cifra que sería considerada élite para los scouts de la LVBP. Ese promedio fue incluso mejor en su más reciente experiencia, porque cerró su actuación con las Águilas de Mexicali, con los que regaló 2.2 pasaportes cada nueve entradas. Gracias a ese dominio de sus pitcheos, cerró con un WHJIP de 1.07 en la temporada regular, el segundo mejor de la Liga Mexicana del Pacifico (LMP).

“A dónde voy, me enfoco a trabajar duro”, aseguró David Reyes durante una entrevista para el departamento de prensa de Sultanes de Monterrey. “Es bonito participar en competencia, especialmente en postemporada. Estoy agradecido con cada oportunidad que me dan”.

Repertorio de David Reyes: un pitcheo lento y otro más lento

David Reyes no ha mostrado ni será un gran ponchador. Guillotinó a 6.1 toleteros cada nueve innings lanzados, lo que representa un promedio que está lejos de ser los que poseían serpentineros como Nolan Ryan, Pedro Martínez o grandes serpentineros con la virtud de evitar contacto.

La diferencia entre esos miembros del Salón de la Fama y Reyes, radica en sus repertorios. Los grandes ponchadores se caracterizan por tener una recta explosiva, rápida que pase a los rivales con facilidad. Además, envíos secundarios que rompen con tanta violencia que hace muy complicado chocarlos con el madero. David Reyes, en cambio, cuenta con pitcheos lentos, que llegan al plato con mucha pausa.

La recta, no alcanza las 90 millas por horas. Sus reportes indican que, normalmente, tiene como techo las 89 millas por hora. Sin embargo, tiene movimiento y puede ubicarla en ambas esquinas del plato, lo que le dificulta mucho a los rivales para golpearla con fuerza. Pese a la lentitud, no tendrá inconveniente a recurrir a ella en cualquier conteo.

David Reyes también cuenta con una curva, su principal arma para retirar a los rivales. Es más lenta todavía, con una gran inclinación que pareciera nunca llegar al plato. Slider y un cambio de velocidad completan un el extenso arsenal del diestro al momento de subirse al morrito.

Dentro de Magallanes confían que ese tipo de envíos tienen éxito en Venezuela. Especialmente ante una ofensiva como la de Caribes que golpea con contundencia las rectas rápidas y tienen bateadores con muñecas veloces. Arrojarles lanzamientos quebrados, de acuerdo al departamento de analítica turco, sería una mejor receta contra Anzoátegui.

Bateadores zurdos, su gran debilidad

Pero no existe un lanzador perfecto, mucho menos cuando se trata del beisbol invernal. David Reyes mostró ser un brazo controlado, controlado y con capacidad de superar la quinta entrada en la mayoría de sus presentaciones, sin embargo, tiene una debilidad: los bateadores zurdos.

Los siniestros han golpeado con fuerza durante toda su carrera, pero se acrecentó recientemente. Seguramente eso se debe a lo lento de sus envíos, lo que facilita todo a los toleteros que se paran al lado izquierdo del plato. Además, todos sus lanzamientos secundarios tienen la tendencia de acercársele a los bates siniestros.

Recientemente en México, Reyes mostró ser un cazador ante derecho, pero presa contra los zurdos. Ponchó a 27 diestro y solo 12 siniestros. De los cinco cuadrangulares que recibió, cuatro salieron disparados del lado izquierdo de la caja de bateo.

EscenarioPromedioOBPOPS
Vs. derechos.180.233.462
Vs. zurdos.293.344.826

“He tenido algunos problemas contra los zurdos, eso es algo que me gustaría trabajar. Necesito hacer varios ajustes, porque batallé mucho cuando me los encontré las últimas temporadas”, admitió Reyes.

Eso podría representar un inconveniente cuando enfrente estarán toleteros como Rafael “Balita” Ortega, Herlis Rodríguez, Oswaldo Arcia y Tomás Telis. Todos son maderos con buena capacidad para chocar la pelota y con fuerza ocasional. En el caso de Arcia, tiene más poder para sacar la pelota del parque.

Pero en Magallanes confían en su selección. Están convencidos de que David Reyes cumplirá cuando se suba al morrito del José Bernardo Pérez para el cuarto juego de la serie de las semifinales, pero trabajar ante la alineación de Caribes no será una misión sencilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba