Ehire Adrianza: ¿la última gran navaja suiza de Venezuela en las Grandes Ligas?

Es posible que eso de “Venezuela es la tierra de los campocortos” suene a viejo, a caduco. Quizás tenga sabor, como máximo, de principio de los 2000. Ya no se puede decir eso con tanta vehemencia como antes. Y no porque no sigan brotando torpederos de estas tierras, sino porque hay otras producciones. Los receptores abundan también y, en los últimos años, los utilitys también se han vuelto una especialidad. Es allí cuando sale el nombre de Ehire Adrianza como la nueva navaja suiza del país en las Grandes Ligas.

Brian Snitker, manager de Bravos de Atlanta, puede ser sin mucho problema el nuevo rostro del meme “vine buscando cobre y encontré oro” cuando se trata de Ehire Adrianza. El estratega está feliz con lo que ha visto del venezolano. Y es que las cosas buenas que no se esperaban son las que –muchas veces- dan mayores satisfacciones.

Lee también: ¿Retiro? Todavía el tanque está full de gasolina… Albert Pujols habló siendo un Dodger

“Desde el Spring Training estoy muy asombrado con él”, le dijo el piloto al Atlanta Journal Constitution sobre tener a Ehire Adrianza en el equipo y explotar su versatilidad en las Grandes Ligas. “No teníamos idea de qué teníamos en él, y nos terminó impresionando con un gran Spring Training.

El camino de Ehire Adrianza en Grandes Ligas

Ehire Adrianza es de esos campocortos naturales que, para sobrevivir y encontrar un lugar en los rosters, se ha desplegado como una herramienta multiuso. Ya tiene tiempo haciendo eso. Fue un comodín en el infield de Gigantes de San Francisco en sus comienzos, y luego comenzó a cubrir los jardines con Mellizos de Minnesota. Las praderas de las esquinas era algo normal para él. Pero este año Atlanta ha ido más allá: le dio un par de innings en el bosque central, una posición delicada en muchos aspectos.

Es precisamente esa versatilidad, de poder estar casi en donde quiera, lo que le da tranquilidad a Snitker. Además es un bateador de ambos lados del plato, que puede ayudar en determinadas situaciones. En definitiva, si Atlanta necesita a un infield o jardinero de emergencia, es Ehire Adrianza la primera opción en un roster lleno de peloteros capacitados para hacer daño en las Grandes Ligas.

Es posible que este sea el establecimiento de Ehire Adrianza como el último gran utility de Venezuela en las Mayores. Y vaya que, al menos en los últimos años, el país ha sido rico en navajas suizas para campos de beisbol. Cuando se habla de polivalencia, Marwin González es señalado con un apuntador láser. Puede jugar de todo. En sus tiene años con Astros de Houston solo le faltó lanzar y ser receptor. Vivió la mejor campaña para un utility venezolano en la historia: 2017, con .303 de average, .907 de OPS, 23 jonrones, 90 carreras remolcadas, todo el cuadro cubierto y también los jardines de las esquinas; esa temporada estuvo manchada para todos los Astros por el escándalo de robo de señas usando bangs.

Los herederos de Tovar y Salazar

La lista de utilitys venezolanos en Grandes Ligas, encabezada por Marwin González y ahora con el sello de Ehire Adrianza, es bastante larga. Hernán Pérez es un especialista en eso también. Así estuvo durante cuatro temporadas completas en las Mayores con Cerveceros de Milwaukee. Harold Castro lo hace también en este momento en Tigres de Detroit, y Eduardo Escobar en Cascabeles de Arizona. Hasta hace poco Andrés Eloy Blanco y Yangervis Solarte también desarrollaron el rol.

Un poco más atrás, Tomás Pérez y Miguel Cairo demostraron polivalencia. Al igual que Marwin, Adrianza y Blanco, fueron campocortos que desarrollaron capacidad de adaptación. El nacimiento del río está en dos nombres: César Tovar y Luis Salazar. Tovar siempre fue un bate se mucho respeto, pero en los 60’s y 70’s, tanto en MLB como en Venezuela, se paseó por jardines y el infield. El 22 de septiembre de 1968, contra Atléticos de Oakland, en el Metropolitan Stadium de Minneápolis, jugó las nueve posiciones; fue el abridor del encuentro.

Salazar es reconocido como el utility por excelencia. Se desempeñó más como antesalista, pero ninguna parte del campo le fue ajena. En 13 temporadas en MLB, con Padres, Cachorros, Medias Blancas y Tigres, solo le faltó ser careta.  

26 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba