El día que Rickey Henderson destronó a Ty Cobb

Rickey Henderson no solo es considerado una leyenda en el beisbol de las Grandes Ligas. Si no es el “Rey” de las bases robadas, algo que quizás nadie podrá arrebatarle el título.

Tal día como hoy (29 de mayo), pero en 1990, Henderson se encontró en un empate con la leyenda del béisbol, Ty Cobb por el liderato de las bases robadas de todos los tiempos de la Liga Americana con 892 en total.

Los Atléticos de Oakland se enfrentaron a los Azulejos de Toronto en ese día y con Rickey Henderson a la cabeza del ataque se fue de 4-2 con un doble y un triple. Además, después de su doble, le estafó la tercera base al lanzador David Wells y al receptor Greg Myers.

Fue su único robo del encuentro, pero su número 22 de la temporada y, lo que fue más importante, el número 893 en su carrera para romper oficialmente el empate con Ty Cobb y estar solo en la cima de la montaña de las bases robadas. Sin embargo, los Atléticos perderían el juego 2-1 ante los Azulejos.

Henderson rompió el récord en menos de 12 temporadas. Cobb tardó 24 años (1905-28) en robar sus 892. La siguiente zafra, Henderson logró robar su base 939, para así romper el récord de Grandes Ligas de Lou Brock.

Carrera legendaria

Durante esa temporada de 1990, Henderson tuvo la mejor temporada de su carrera con un promedio de .325, anotó 119 carreras, soltó 33 dobles, golpeando a 28 jonrones, empujó 61 carreras y robó 65 bases. También iría a formar su noveno Juego de las Estrellas y ganó su único MVP de su carrera.

Henderson bateó de por vida para .279 con 3,055 hits, 297 jonrones, 2.295 carreras anotadas, produjo 1.115 carreras, robó 1.406 bases (récord en la MLB) y tuvo un porcentaje de .401 en base. Durante sus 25 años de carrera, jugó para nueve franquicias diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba