El retorno del tigre: Miguel Cabrera volvió a batear

El mánager de los Tigres de Detroit, Ron Gardenhire, no quiere que nadie sufra de preocupaciones por Miguel Cabrera. Si para los seguidores del equipo parecía un dolor de cabeza, ver a un jugador, que tenga un comienzo de temporada de 22-2 no es gran cosa.

«Es solo una cosa sencilla», dijo Gardenhire antes del partido del jueves sobre el rendimiento de Cabrera. «Encontrará su swing, conseguirá algunos espacios. Una vez que lo haga, estará adelantado».

El ganador de la Triple Corona, dos veces MVP de la Liga Americana y 11 veces Jugador de Las Estrellas dejó claro que esa mala racha quedó en el olvido con dos batazos. El jueves, Miggy conecto par de cuadrangulares y acabó con las preocupaciones que sólo él veía.

Realmente, no necesitaba encontrar «algunos espacios», pues el poder estaba allí, pero algo en su swing hacía falta.

A pesar de los dos jonrones de Cabrera, y otro del segunda base Jonathan Schoop, los Tigres cayeron, 5-3, para dividir la serie de cuatro juegos y caer a 4-3 en general. La preocupación por los Tigres incrementa, pero por Miguel Cabrera nunca han existido, según indicó el estratega del equipo.

«Me preocupan muchas cosas», mencionó Gardenhire después de la derrota. «No me preocupo por él (Cabrera)».

Nova fue un psicólogo para Miggy

Cabrera, de 37 años de edad, comenzó a preocuparse personalmente, dijo el lanzador derecho Ivan Nova. Después de todo, ingresó al final de la serie, con el 10% de la temporada ya en los registros, bateando .091 con un jonrón y dos carreras impulsadas.

Nova recordó una conversación con Cabrera el miércoles después de que se fue de 0-4 con un ponche.

«No lo sé», le dijo Cabrera a Nova. «Me siento bien, pero no estoy golpeando la pelota como quiero».

«Es mejor que el día anterior, así que continuarás progresando», le respondió Nova al venezolano, «y la pelota comenzará a saltar de tu bate».

Un día más tarde de esa conversación, Cabrera registró el 40º juego multi-cuadrangular de su carrera y el primero desde el 30 de septiembre de 2016.

Su primer jonrón del juego fue contra Brady Singer, de 23 años, quien dejó un Slider en la zona. Cabrera mandó la bola a 356 pies de distancia en la dirección opuesta para empatar el juego en 1-1 en la primera entrada.

En el octavo, el relevista Ian Kennedy fue con un Cutter después de dos bolas rápidas. El lanzamiento de 78 mph era justo lo que Cabrera quería, y lo aplastó con una línea hacia el bullpen de los Tigres en la izquierda.

«Fue realmente bueno verlo», dijo el receptor Austin Romine. «Se puso encima y regresó a ser el mismo de siempre».

Aunque los Tigres perdieron, Cabrera salió del campo con un promedio de .154, tres jonrones y cuatro carreras impulsadas en la temporada, mucho más alentador que unas pocas horas antes, especialmente con solo un calendario de 60 juegos.

Como un Whiskey añejado

«Se hizo un poco mayor o lo que sea, pero el muchacho todavía tiene hambre», dijo Nova, quien lanzó 5.2 entradas con dos carreras permitidas y tres ponches recetados. «Él sabe lo que necesita hacer allá afuera».

Antes de que Nova llegara a los Tigres esta temporada baja, pasó siete años con los Yankees de Nueva York (2010-16), tres con los Piratas de Pittsburgh (2016-18) y uno con los Medias Blancas de Chicago (2019), con 237 apariciones, incluyendo 32 enfrentamientos en el plato frente a Cabrera. El toletero de los Tigres tiene un promedio de .259 contra Nova, que incluye un jonrón y cuatro carreras impulsadas.

Nova estuvo lanzando en la Liga Americana, cuando Cabrera ganó la Triple Corona y el MVP de la siguiente temporada en 2012 y 2013, respectivamente.

Pero desde entonces, Nova también ha visto las heridas del tiempo. Él entiende que Cabrera no ha hecho el Juego de las Estrellas desde 2016, pues los años pasan factura. Sabe que uno de los mejores bateadores diestros de su generación no podrá sumar números como lo hizo a los 20 años.

«Pero es muy inteligente», aseguró Nova. «Él sabe lo que tiene que hacer, y no trata de hacer demasiado».

Lo mejor de Cabrera es que mientras pasa el tiempo, ha sabido imponerse a las adversidades y de una u otra forma sigue siendo la figura de los bengalíes.

«No se necesita un solo tipo, eso es lo primero. Nos toma a todos hacer nuestra parte, pero cuando tienes a un tipo como Miggy, siempre quieres que él entre en la caja y sea el tipo que nos guía», finalizó Nova.

Parece que Miguel Cabrera está listo para volver a cargar con el equipo en sus hombros, tal como lo ha hecho en el pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba