El Rey Félix Hernández abdicó para este 2020

El “Rey” Félix Hernández finalmente decidió no mudar su trono este año a Atlanta. El agente del lanzador, Wilfredo Polidor, informó que el derecho no jugará esta temporada en Grandes Ligas como medida de precaución por los casos de Covid, dejando de lado así su lucha por un hipotético quinto puesto en la rotación de los Bravos.

Hernández tenía frente a sí un gran reto, por primera vez en más de una década debía ganarse un puesto. Sus últimas temporadas con números en rojo en Seattle lo obligaron a buscar un nuevo hogar y cuando parecía que tenía un chance real de hacer el equipo, la pandemia por el Covid-19 lo hicieron cambiar de opinión.

Según un acuerdo de MLB para reiniciar acciones, los jugadores y técnicos que no deseen incorporarse a las organizaciones por decisión propia, pueden hacerlo. No hay vínculo contractual que los obligue a jugar. A este precepto se adhirió Hernández alegando razones familiares para tomar tal decisión.

Tendrá entonces el criollo ocho largos meses para trabajar pensando en el 2021. Para entonces, el calendario indicará que contará con 35 años y la obligación de volver a buscar una oportunidad con un equipo de Grandes Ligas, algo que no luce sencillo si se toman sus números recientes como referencia.

Parecía el fin de la pesadilla

El descontrol y las lesiones minaron los números que venía acumulando Hernández los años recientes. En 2015 y 2016 “El Rey” consiguió más victorias que derrotas, pero su efectividad fue subiendo. De hecho, no paró de aumentar.

En 2018 se encendieron las alarmas en Seattle. El brazo de goma de Félix Hernández ya no era el mismo y en esa campaña perdió hasta 14 juegos con una preocupante efectividad de 5.55. Los rumores sobre la no renovación de su contrato eran prácticamente un hecho.

El criollo llegó en 2019 con la firme intención de recuperar el terreno perdido como líder de la rotación de los nautas. Pero el spring training fue una premonición de lo que sería la temporada, su índice de carreras limpias fue de 15.95 y al terminar la campaña su registro fue de una victoria, ocho derrotas y 6.40 de efectividad, la más alta de su carrera.

Sus últimos números en Seattle fueron provocando que perdiera su puesto en la rotación y terminaron por tener que irse libre de su equipo de toda la vida / AFP

Así se tuvo que despedir de su “Corte” en Seattle y buscar un chance para relanzar una carrera que parecía llevarlo a acumular números de Salón de la Fama.

El spring training de Félix Hernández lucía esperanzador

Atlanta buscó un quinto abridor y las opciones eran varias. Hernández llegó a pelear un puesto, con un pasado reciente negativo, pero con un nombre que lo respalda. Había que darle una oportunidad, es Félix Hernández.

Los ojos se centraron en el espigado lanzador y, al menos en los juegos que lanzó, lució recuperado. ““Estoy muy cerca, realmente me siento muy bien. En la próxima salida espero llegar a seis innings y a partir de allí ya estaré listo. Se ve muy bien, muy bien”, dijo luego de tirar 5 entradas ante Boston.

El 1.98 de efectividad invitó a sonreír, aunque también a ser cautos. Hernández enfrentó a bateadores de menor calibre que los que se encontraría en Grandes Ligas. Aun así la plana mayor de Atlanta lo tuvo entre sus opciones.

Cole Hamels terminó recuperándose y el 3 de julio lanzó una sesión de bullpen. “El hombro se siente bien. Ahora, se trata sólo de trabajar en la durabilidad. Es una gran sensación entrar en un ritmo y estar con algunos de los muchachos en un ambiente un poco más competitivo”, dijo el zurdo.

El resto de los cupos para la rotación lo pelean Mike Soroka, Mike Foltynewicz, Max Fried y Sean Newcomb; entre esos nombres se metió Félix Hernández. Ahora tendrá que esperar en casa, entrenándose fuertemente para volver a conseguir algún equipo que le dé la confianza con 35 años y 12 meses sin lanzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba