Elvis Andrus tiene muchas ganas de revolucionar a Oakland

La defensa de Elvis Andrus ha tenido momentos altos y otros bajos. Aprovechó aprender mucho, cuando Omar Vizquel logró compartir equipo con él. Sin embargo, en los últimos años le costaba cubrir un poco hacia el lado de tercera base y era complementado por Adrián Beltré.

Ahora con los Atléticos de Oakland, puede estar seguro con la presencia de Matt Chapman.

Esa asociación (Beltré-Andrus) duró desde 2011-18. Ahora en Oakland, después de unirse a los Atléticos en un intercambio esta temporada baja, Andrus tendrá la oportunidad de formar equipo con otro defensor de primer nivel en la esquina caliente.

Aunque los dos solo han compartido el cuadro en los entrenamientos de primavera durante aproximadamente dos semanas hasta este momento, Andrus sabe todo acerca de que la estrella de los Atléticos jugó contra él como rivales de la Liga Americana Oeste en los últimos años. Ahora que puede ver a Chapman de cerca, el campocorto veterano está experimentando un posible de déjà vu mientras observa al antesalista emplear una ética de trabajo implacable similar a la que mostró Beltré durante su ilustre carrera de 21 años.

“La ética del trabajo. Ambos tienen una ética de trabajo realmente agradable”, dijo Andrus comparando a Chapman y Beltré. “Chappy no se detiene. Ese chico trabaja. Llego al estadio y está sudando. Salgo del estadio y todavía está sudando. Son similares”.

Tanto Beltré como Chapman le sirven de motivación al venezolano, pues se asegura en no bajar la cabeza ante ninguna oportunidad con el guante.

“Les encanta el juego. Son realmente apasionados por la tercera base. Saben que son súper talentosos, pero al mismo tiempo lo suficientemente humildes como para saber que todavía necesitan trabajar duro y quieren mejorar, lo cual es difícil cuando ya estás en la cima. Me alimento de su mentalidad. Cada vez que lo veo trabajar, me recuerda que debo seguir trabajando duro».

Las similitudes no terminan ahí. Cuando se trata de jugar en el campo, Andrus dijo que los dos operan en la posición con el mismo tipo de suavidad, lo que hace que las jugadas destacadas parezcan sencillas.

“Cada vez que toman rodados, es poesía en movimiento”, dijo Andrus. “Y cuando [Chapman] suelta la pelota, es un cañón. Es realmente emocionante verlo en persona. Es muy divertido.»

Andrus y Chapman aún tienen que jugar en el campo en un partido de la Liga Cactus, ya que los Atléticos están recuperando a Chapman de la cirugía de cadera que terminó la temporada a la que se sometió en septiembre pasado al jugar contra él como bateador designado al principio del calendario. Una vez que Chapman comience a jugar a la defensiva en los juegos, los Atléticos apuntan a la segunda semana de marzo para eso, Andrus quiere que los dos jueguen tantas entradas como puedan juntos para estar en la misma página antes del Día Inaugural.

«Esa es una de las cosas importantes para mí», dijo Andrus. “He jugado contra él y lo odiaba mucho porque nada pasa por él. Ahora, jugando junto a él, solo necesito saber cuánto terreno realmente cubre para poder comenzar a pensar en la temporada regular. Solo quiero construir esa relación con él».

Andrus tiene la clave para que los Atléticos roben más bases

Al recién llegado Elvis Andrus le encantaría que los Atléticos robaran más bases esta temporada y no tiene vergüenza de intentar que esto suceda.

Los Atléticos no han sido conocidos por robar montones de bases en los últimos años, pero Andrus llega de Texas como un consumado ladrón de bases y ya comenzó a hablar con jugadores jóvenes sobre correr más.

“Eso es algo que noté”, dijo Andrus, “Sé que ustedes pueden batear. ¿Pero por qué nadie está robando aquí? ‘. Todavía son jóvenes. Deben robar”.

En particular, Andrus mencionó al jardinero central Ramón Laureano, quien suma 22 robos en apenas 225 juegos durante tres temporadas en las Grandes Ligas y es un estudiante perfecto, en la mente de Andrus, debido a su pasión por correr y su valentía en el camino.

“No es demasiado difícil. Robar bases no tiene una ciencia espacial”, aseguró Andrus. “Durante los entrenamientos de primavera, ya he hablado con él. Va a suceder. Le he dicho, ustedes van a robar. Me aseguraré de que estén robando. Solo mantente saludable”.

Los Atléticos no han tenido un especialista de estafar almohadillas desde 2017 cuando Rajai Davis robó 26 bases. Marcus Semien lideró el club de 2018 con 14, Laureano fue el mejor en 2019 con 13 y los ocho de Robbie Grossman fueron la mayor cantidad en la acortada temporada 2020.

¿Recibir consejos de robos por Rickey Henderson?

Llega Andrus, de 32 años, quien fue asesorado al principio de su carrera por el entrenador de los Rangers y leyenda de Oakland Gary Pettis (Castlemont-Oakland) y está ansioso por recibir consejos de otro ícono de Oakland, de los robos, el rey Rickey Henderson, quien a menudo se viste de verde y oro y ayuda a los jugadores, al menos en tiempos no pandémicos.

“Incluso si no me da ningún consejo, aún sería un sueño hecho realidad”, definió Andrus, “el solo hecho de poder hablar con él sobre el corrido de bases. No puedo esperar”.

Andrus suma 305 estafadas en 12 años de carrera profesional. Ha sido capturado en 105 oportunidades y campaña con el mayor número de bases robadas fue en 2013 cuando consiguió 42 en 156 compromisos disputados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba