¿Veremos a Elvis Andrus jugar este año otra posición que no sea campocorto?

Hagamos un ejercicio mental. Piense un poco y trate de recordar si alguna vez ha visto a Elvis Andrus jugar otra posición que no sea campocorto en MLB. ¿Listo? ¿Ya se paseó por su mente a ver si alguna vez estuvo en segunda base o en tercera, o en alguno de los jardines, o como pitcher como se acostumbra últimamente? No, ¿verdad? Si usted lo recuerda de una forma diferente a la de torpedero, usted está mal.

Elvis Andrus, en 12 temporadas en las Grandes Ligas, no ha jugado en otra posición en el campo que no sea en el shortstop. Jamás de los jamases, y nunca de los nunca. Sí, es cierto que ha sido bateador designado, pero a la hora de saltar al terreno con un guante siempre se ha dirigido al campocorto. Y lo seguirá haciendo… por un tiempo.

Lee también: Astros dejarán entrar las vacunas al clubhouse

Elvis Andrus cumplirá 33 años en agosto, y los Atléticos de Oakland, su nuevo equipo en MLB, lo ven como su campocorto titular. Sabe cómo hacer bien su trabajo y, aunque quizás no tenga la velocidad y alcance de los 20 o 21 años, sí cuenta con la experiencia. La pericia, amigo mío, siempre da nuevas y eficaces herramientas. No hay un jugador activo con más juegos que el venezolano como shortstop. Ni siquiera hay uno que se le acerque.

Elvis Andrus, el campocorto de su generación

Andrus suma 1.628 juegos como torpedero en su carrera (21 como designado). Entre los peloteros no retirados, el que más se le acerca es Brandon Crawford con 1.274 encuentros en el campocorto. Luego están Asdrúbal Cabrera con 1.078 y Andrelton Simmons con 1.057. Son los únicos activos que pasan de los 1.000.

La pregunta es: ¿Elvis Andrus jugará esta temporada otra posición diferente al campocorto? Y con la mayor fuerza de La Tierra, decimos con absoluta seguridad que simplemente no tenemos la respuesta. Es posible, sí. Si es necesario un camarero de emergencia, o alguien que cubra la antesala un momento, y es él es que está disponible, pues le tocará.

Lo cierto es que para nuestros tiempos es muy difícil conseguir un Ozzie Smith o Derek Jeter -solo por nombrar a dos- que se retiren con solo haber defendido el campocorto toda su carrera. Si buscamos entre los peloteros activos a los que han jugado el 99% de sus encuentros como grandeligas en el shortstop, y en ninguna otra posición en el terreno, no es muy larga la lista. Andrelton Simmons está allí. Carlos Correa es otro que no ha estado en otro puesto sino el campocorto. Al igual que Tim Anderson y Dansby Swanson. Francisco Lindor y Trevor Story no tienen el 99% de sus juegos en el campocorto, pero son tonterías porcentuales: ninguno de los dos ha defendido en el terreno otra zona.

El shortstop más shortstop de todos los shortstops

Pero en el caso de Elvis Andrus es muy difícil que en estos tiempos, para un pelotero como él que se adentra más y más en los 30 años, sea campocorto por siempre. Le pasó al más shortstop de los shortstop: Omar Vizquel. Manos de Seda tuvo una resistencia al tiempo casi sobrenatural, pero al final cedió. A los 42 años defendió por primera vez la antesala, la segunda posición en la que más jugó en MLB con 150 encuentros. La primera, obviamente, fue el campocorto. Decimos que Vizquel es el shortstop más shortstop de todos porque con 2.709 compromisos en la posición es líder de todos los tiempos de las Grandes Ligas. Está por encima de Derek Jeter (2.674), Luis Aparicio (2.581), Ozzie Smith (2.511) y Cal Ripken Jr. (2.302). Todos esos están en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Un venezolano que sí logró defender el campocorto toda su carrera, sin ir a ninguna otra parte del terreno de juego, fue el inmortal Luis Aparicio. Jugó 2.581 choques en la posición, nunca viendo a otro lugar. También lo hicieron Donaldo Méndez y Cristóbal Colón, pero ellos solo jugaron 72 y 14 partidos, respectivamente; ninguno de los dos se estableció.

Para ser precisos, Elvis Andrus ha jugado el 98.54% de sus encuentros como campocorto en MLB. El día que suceda, que se le vea como camarero o antesalista, o en otro lado, porque ya las piernas comienzan a rendirse ante el invencible tiempo o simplemente es una circunstancia, será raro verlo en otro lugar que no sea en el shortstop. Cuando ocurra recuerde bien ese día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba