En los Yankees son conscientes de su mal momento

Los Yankees de Nueva York, uno de los mejores equipos de las Grandes Ligas según las proyecciones en la pretemporada, están creando las condiciones para algo que era inimaginable: Caer estrepitosamente en las clasificaciones.

La novena de los neoyorquinos comenzó feroz, tal como indicaban las proyecciones. Intimidaban al rival. Contaban con poder, velocidad y un pitcheo estable. Sin embargo, todo se derrumbó poco a poco.

Hasta sus posibilidades de estar en los playoffs están en juego, pues actualmente son los dueños de la tercera casilla de la División Este de la Liga Americana por detrás de los Rays de Tampa Bay y los Azulejos de Toronto, respectivamente.

Después de una humillante derrota ante Toronto el lunes, en la que permitieron 10 carreras en la sexta entrada, los Yankees pusieron su récord en 21-20 y se alejaron a dos juegos completos de la franquicia canadiense exiliada a Buffalo, estado de Nueva York, en la batalla por el segundo lugar de la División Este de la Liga Americana.

Una postemporada lejos de la realidad

En un torneo en el que avanzarán 16 de 30 equipos (8 de 15 en cada liga), los Yankees deberían comenzar a operar en un modo de alerta máxima para evitar lo que sería el peor desastre de la historia moderna para la franquicia más exitosa del deporte profesional estadounidense.

La realidad es que los Orioles (20-22), Tigres de Detroit (20-23) y Marineros de Seattle (19-24) ya le pisan los talones, a 1.5, 2.0 y 2.5 juegos de Nueva York, respectivamente. Y mientras los Yankees tienen récord de 3-7 en los últimos 10 encuentros.

Si los Yankees siguen con ese mal momento, el equipo no tendría cómo levantarse, pero ¿a qué se debe?

Varios factores en conjunto

Por ahora, los Yankees tienen récord de 22-21 (viernes 9/11), pero su principal factor es que sus abridores no están rindiendo.

El as Gerrit Cole tiene un grave problema con los jonrones.

Nueva York tiene muchos problemas, pero Cole no es el más grande de ellos. Sin embargo, cuando firmas el contrato más lucrativo para un lanzador en la historia del béisbol, las expectativas son enormes, especialmente en Nueva York y para una franquicia histórica que no ha estado en la Serie Mundial desde 2009.

Cole tiene foja de 4-3 con 3.63 de efectividad y 70 ponches en 52 entradas de cara a la apertura del jueves contra los Orioles, quienes improbablemente están respirandoles en el cuello a los Yankees por el octavo y último puesto en los playoffs de la Liga Americana. Así como Cole ha caído, también lo han hecho los Yankees. Tiene marca de 0-3 en sus últimas cuatro salidas, y los Yankees han perdido esos cuatro juegos en medio de una mala racha de 5-15 que llevó al gerente general Brian Cashman a dirigirse a Buffalo a darle al equipo una charla de ánimo. Nueva York finalmente volvió a la columna de victorias el miércoles.

Las lesiones son otro factor determinante de este problema. Aunque Giancarlo Stanton y Aaron Judge están cerca de regresar, de ese gran grupo de peloteros lesionados, la temporada tan corta les ha pegado.

Otro punto fue no haberse arriesgado en el mercado de transacciones, pues fueron los que no se movieron en un territorio movido por Padres de San Diego.

Aun así, el lanzador Deivi García apareció como un salvador de la rotación. El derecho de 21 años lanzó siete entradas de solamente dos carreras, mientras que el venezolano Gleyber Torres lideró la ofensiva para ayudar a los Bombarderos a salir del bache con una victoria por 7-2 sobre los Azulejos el miércoles.

García cedió cinco hits, ponchó a seis y no otorgó bases por bolas. Logró retirar a 15 de los últimos 16 Azulejos que enfrentó para agenciarse su primera victoria en Grandes Ligas.

Una situación bien sabida en Nueva York

El gerente general de los Yankees de Nueva York, Brian Cashman, reconoció el mal momento que atraviesan en la temporada 2020 de la MLB. A pesar de que el equipo no está eliminado, considera que deberían ser el club a vencer y no es así.

«Estamos por nuestra cuenta», dijo Cashman el martes. «No tenemos de donde ayudarnos. El desafío es encontrar una manera de superar la tormenta hasta conseguir cielos despejados. Si estuviéramos en el mar, la guardia costera no nos salvaría».

Los Yankees les toca luchar nuevamente para llegar a postemporada, a pesar de ser favoritos hace menos de un mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba