Félix Hernández: tres opciones, una decisión

Los Orioles escogieron. Félix Hernández no estará en el róster de Baltimore para el Opening Day, lo que colocará al venezolano a las puertas de una complicada decisión. Durante las próximas 48 horas tendrá que tomar una postura que, no solo definirá su programa de actividades durante los siguientes meses, sino también la forma en la que será recordado dentro del beisbol.

El retiro, no será ninguna de ellas. Después de todo, Hernández confirmó que su principal motivación es redondear sus estadísticas para aumentar sus posibilidades de ir al Salón de la Fama y, en su casa rodeado de la familia, es el peor lugar para cumplir ese objetivo. Ante eso, se descartará de inmediato la jubilación.

Félix Hernández escogió regresar a la agencia libre, según informó el periodista Jon Heyman. Es el primer paso. Su agente tendrá menos de 72 horas para sondear el mercado y detectar si existe interés de un lanzador experimentado, con el atractivo de haber sido una figura de las Grandes Ligas pero con un declive notorio que lo llevó a conformarse con contratos de ligas menores con sus dos últimas organizaciones.

“El Salón de la Fama”, respondió sin tapujo Hernández cuando le preguntaron por qué seguía intentando volver a las mayores. “Creo que tengo una oportunidad, aunque hay algunas estadísticas que debo mejorar. Si consigo esas metas, creo que tengo un buen chance de ir al Salón de la Fama”.

Si todavía tiene el mismo objetivo, hay tres caminos por tomar. Cada uno con beneficios y riesgos, pero todos con el mismo objetivo: volver a las Grandes Ligas en 2021.

Félix Hernández podría arrancar la temporada desempleado

Apostar a la paciencia nunca ha estado entre las principales virtudes de un beisbolista. Mucho menos uno que está acostumbrado a ser parte importante de un equipo y figura. Sin embargo, debido al poco tiempo para el inicio de la campaña, luce como el camino con mayores posibilidades.

Además, sería el que le permitirá a Félix Hernández recuperarse por completo. El principal motivo por el que no se quedó dentro de la rotación de los Orioles fue por la molestia de su codo, una zona delicada y que alejará a cualquier pretendiente. Iniciar el año sin trabajo le dará el tiempo suficiente al experimentado derecho de sanar completamente y pulir las fallas que mostró durante sus tres aperturas en el Spring Training.

Tampoco sería una opción descabellada. Aníbal Sánchez, otro lanzador con años gloriosos dentro del beisbol, optó por ese camino. Espera en su casa entrenando y con fuerzas a la espera de una oferta que sea lo suficientemente atractiva. Antes, se exhibió ante las organizaciones y mostró que todavía quedan condiciones para enfrentarse a bateadores del máximo nivel.

Félix Hernández, el exrey de Seattle, espera con ansias recuperar parte de su reinado en los montículos y llegar a la inmortalidad.
Félix Hernández / Cortesía

Después de todo, las posibilidades de que apareciera alguna lesión o un bajo rendimiento en la rotación de algún equipo son bastante probables. Todos los equipos saben que Félix Hernández está disponible, con 2.722.2 entradas de experiencia y con el impacto mediático por haber ganador un Premio Cy Young (2010) y dos títulos de efectividad (2010-2014).

Pero es una de las opciones con más riesgos. Mantenerse inactivo no borrará la imagen del poco dominio que tuvo Hernández recientemente. Concedió un promedio de 5.42 carreras limpias cada nueve innings lanzados duranta sus últimas tres zafras en las mayores. En el Spring Training concedió cinco anotaciones en 5.2 episodios.

“Esos años en Seattle, no estaba sano, estaba pasando por muchas lesiones y no me estaba divirtiendo”, dijo Hernández. “En este momento, me siento muy, muy bien. Estoy listo para empezar”.

¿Félix Hernández a las ligas menores?

Cuando restan menos de 72 horas para el inicio de la temporada de las Grandes Ligas, parece poco probable que Félix Hernández reciba una oferta con puesto garantizado dentro de la rotación. Si no lo consiguió durante los meses finales de 2020, no tendría por qué obtenerlo ahora cuando las gerencias ya tienen sus róster definidos. Sin embargo, seguramente sí recibirá acuerdos de ligas menores, como el que firmó.

No sería una mala opción que Hernández tome un puesto en algunos de los conjuntos de Triple-A. Que converse con instructores de pitcheo preparados para manejar a brazos experimentados y aprenda un nuevo estilo. Perfeccionar su repertorio, quizás probar algunos lanzamientos nuevos en un circuito sin presión por ganar y hacer ajustes en tranquilidad.

Félix Hernández no lanza en las Grandes Ligas desde 2019 Joe Robbins/Getty Images/AFP

No sería el primer serpentinero que tomó un segundo aire tras un paso por las ligas menores. A Taijuan Walker, quien firmó contrato multianual con los Mets, le funcionó. Bartolo Colón, tras estar en la élite del beisbol, recobró la confianza en 2009 con la sucursal Triple-A de los White Sox a los 36 años de edad.

¿Y el orgullo qué? No es sencillo para un beisbolista, económicamente estable y con una carrera brillante, subirse a autobuses para jugar en ligas menores. Además, acudir a estadios con instalaciones lejanas al nivel de las Grandes Ligas y sin la certeza de que eso le permitirá volver pronto.

Ir a un circuito independiente

Quizás dentro de MLB no habrá muchas oportunidades, pero seguramente algún circuito independiente le abrirá sus puertas a un lanzador de la talla de Félix Hernández. Ahí podrá usar ese circuito como casting para mostrarse a las organizaciones de las Grandes Ligas que puede ser exitoso en un circuito competitivo y no formativo.

Asia, cuna de los pitchers dominantes sin fuerza en la recta, sería un buen lugar. Colby Lewis dejó de tener éxito en las Grandes Ligas y se marchó a Japón por dos años. Allá encontró una fórmula que le permitió volver a MLB y lanzar 201 entradas en 2010 con los Rangers. Ryan Volgelsong tomó un camino similar y luego se convirtió en pieza importante de dos equipos que ganaron la Serie Mundiai.

De nuevo, no será una decisión sencilla para un jugador acostumbrado a ser deseado entre todas las organizaciones de las Grandes Ligas. El problema es que esos tiempos se acabaron y llegó el momento de buscar un camino diferente para acercarse a esos tiempos de glorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba