Lo que aprendimos del casi no hitter de Germán Márquez

Germán Márquez estuvo muy cerca de concretar un nuevo juego sin hit ni carreras en la temporada de las Grandes Ligas. Y se quedó muy cerca. Ka’ai Tom conectó un inatrapable en el inicio del noveno episodio que terminó lo que iba a ser una de las joyas más recordadas en los últimos años en la MLB. ¿Cuáles son los motivos para sostener esa tesis? Numerosos.

La actuación del derecho de los Rockies ante los Piratas dejó varias conclusiones importantes. La gran mayoría hablaron de la gran calidad que tiene como lanzador y los motivos de por qué varios conjuntos llamaron a Colorado para intentar adquirirlo vía cambio. Sin embargo, la gerencia rocosa negó cualquier negociación porque son conscientes del talento que tienen en sus filas.

De hecho, en Major League Baseball calificaron el casi no hitter de Germán Márquez como “la mejor apertura en la historia de los Rockies”. El derecho concedió un hit y le negociaron un boleto, pero enfrentó a solo 28 bateadores porque indujo un roletazo para doble matanza en el quinto episodio. Además, todo llegó en el Coors Field, paraíso de los bateadores en las mayores.

«Empecé a pensar en el sexto», dijo el manager de los Rockies, Bud Black. “Si estoy viendo un partido en la televisión, si estoy viendo uno de nuestros partidos, la sexta entrada suele ser mi punto focal. Si un lanzador supera eso, entonces le quedan nueve outs. Ya sabes, generalmente hay un segundo aire que ocurre para el lanzador si su recuento de lanzamientos está en muy buena forma».

Germán Márquez ve venir un no hitter

Lo primero que comentó Germán Márquez ante los medios de comunicación es que está convencido de que lanzará un juego sin hit ni carreras. No sabe cuándo. Quizás será este año, el próximo o dentro de varias campañas. Sin embargo, está seguro de que cuenta con el repertorio para maniatar por completo a una ofensiva del máximo nivel.

Ya esta zafra, sin provocar la misma atención de su apertura ante Pittsburgh, estuvo bastante cerca. Márquez apenas recibió un imparable luego de seis innings ante los Cerveceros el 17 de junio, pero esa salida tuvo que salir por calambres. Luego, el pasado miércoles, solo concedió un sencillo en ocho episodios contra los Marineros. Ya son tres presentaciones en las que rozó el no hitter.

“Lo sentí en Seattle. Cuando lancé ante Milwaukee, también lo sentí”, explicó Márquez sobre un posible no hitter. “Hoy, estuve bastante cerca. Solo fallé un pitcheo. Creo que lo conseguiré pronto. ¿El próximo año, dentro de dos? Pero creo que lo lograré”.

No se le haré muy difícil predecir que lo conseguirá. Su repertorio es de los que puede ridiculizar a las mejores ofensivas cuando está en un buen día, por lo que solo necesitará una jornada de inspiración para concretarlo.

Contra los Piratas parecía que lo había logrado. Su recta tenía mucha fuerza y ubicación. Del mismo modo, la curva tenía ese movimiento drástico que burló los maderos rivales y, cuando hacían contacto, eran débiles y fáciles de controlar. Además, cuando eran con reciedumbre, esa cuota de suerte necesaria también apareció para ayudar. Trevor Story realizó esa jugada a la defensiva que le hacen la introducción a un no hitter.

Pero en esta ocasión no se le dio. No lo logró, pero lo ve venir cerca.

¿Juego sin hit ni carrera en Coors Field? Casi imposible

Los Rockies de Colorado es un equipo relativamente nuevo. Se fundó en 1991 y costará encontrar a grandes lanzadores que hayan vestido esa camiseta. Pero tienen el tiempo suficiente en las Grandes Ligas para tener varios juegos sin hit ni carreras, ¿no?

La respuesta es negativa. Solamente Ubaldo Jiménez, el 17 de abril de 2010, en Atlanta, concretó el único juego sin ni carreras de los Rockies en su historia. Ningún otro lanzador de Colorado ha logrado evitar imparables y anotaciones por nueve innings en una misma presentación. Es complicado no achacar la responsabilidad al parque en el juegan.

El Coors Field, por las condiciones climatológicas de Denver, provocan que la pelota vuele con mayor facilidad. Es por eso que los bateadores se sienten a gusto y los lanzadores tienen pesadillas cuando les toca subirse al montículo de Colorado.

Es por eso nadie se sorprenderá que, desde que abrió sus puertas en 1995, solamente ha habido un no hitter en el Coors Field. Lo consiguió Hideo Nomo en 1996 con la camiseta de los Dodgers. La apertura de Germán Márquez es la más larga de un abridor de los Rockies sin conceder hits o carreras desde que Kyle Freeland lo hizo por ocho episodios y un tercio el 9 de julio de 2017.

“El secreto de lanzar en el Coors Field es mantener la bola bajita, porque como todos sabemos y no es un secreto que la pelota corre allá. Sin embargo, debo hacer los ajustes frente a cada bateador”, aclaró el diestro.

De los mejores abridores de la actualidad

Germán Márquez no concretó el no hitter, uno de los grandes objetivos que tiene un pitcher de las Grandes Ligas. Pero, con la decepción, recordó que es uno de los mejores abridores de la actualidad. Sí, quizás no tiene los números de Jacob deGrom o el impacto de Gerrit Cole, sin embargo, su reciente actuación es superior a la mayoría de sus colegas.

Manteniendo a la oposición en cuatro hits y una carrera durante las 23 entradas que ha lanzado en sus últimas tres aperturas, Márquez se unió a Johnny Vander Meer (1938) y Rube Marquard (1911) como los únicos pitchers desde 1893 producen esos números luego de tres aperturas, según Elias Sports Bureau.

“¿Puede repetirlo de nuevo?”, podría decir algún interesado en las estadísticas.

“Germán Márquez tiene en sus últimas tres aperturas 23 innings de apenas cuatro hits y una carrera. Y eso solo lo habían logrado otros dos pitchers desde 1893 en las Grandes Ligas”, respondería un conocedor de los números.

Márquez tiene efectividad de 3.62 en el año, a pesar de los dos aulladores. Su trabajo general y su carrera actual podrían ponerlo en consideración para el personal de la Liga Nacional en el Juego de Estrellas el 13 de julio en Coors Field. Es un honor que codicia Márquez.

«Solo quiero ir al Juego de Estrellas», dijo. «Siento que puedo estar allí, pero solo tengo que esperar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba