Cambio de Gleyber Torres todavía impacta en el mercado de las Grandes Ligas

¿Recuerda aquel traspaso en el que los Yankees enviaron a Aroldis Chapman a los Cachorros a cambio de Gleyber Torres? Fue un movimiento inesperado, con la importancia suficiente para que todos los programas deportivos del mundo se enfocaran en esa transacción y, cinco años después, ese acuerdo tiene un impacto elevado en las negociaciones de las Grandes Ligas.

Y no es una conclusión producto de una mera observación. El periodista de MLB.com, Mark Feinsand, le preguntó a varios directivos sobre si esperan muchos cambios en el mercado de traspasos de las Grandes Ligas este año y la respuesta fue negativa. ¿El motivo? “Si quieres mover a un jugador importante, llega el dueño del equipo y te pregunta: ‘¿dónde está mi Gleyber Torres de regreso?’”.

Claramente, esa pregunta es una metáfora, aunque llena de realidad. Varios directivos afirmaron que ese cambio en el que los Yankees recibieron al cotizado prospecto Gleyber Torres por Chapman se convirtió en el “estándar dorado de los movimientos en julio” y, si las gerencias tienen ese precio para salir de sus figuras actualmente, será prácticamente imposible ver muchos acuerdos antes del 30 de julio.

“Ese cambio dejó al resto de nosotros (gerentes) buscando ese tipo de retorno”, explicó un gestor de un equipo de la Liga Americana. “Aparentemente somos reacios a reconocer que probablemente sea un retorno demasiado bueno para ser verdad. No estoy seguro de que haya otro acuerdo como ese a el corto plazo”.

Para este mercado de las Grandes Ligas, son varias las figuras que reúnen los requisitos para pensar que van a ser traspasados. Por ejemplo, Kris Bryant, Javier Báez, Anthony Rizzo y Trevor Story serán agentes libre al finalizar el año y, como sus equipos no llegarán a la postemporada, estarán disponibles para los contendientes. Tal cual sucedió con los Yankees en 2016 que, conscientes de que no iban a clasificar, movieron a Aroldis Chapman a Chicago. Ahora, ¿podrán los Cachorros o los Rockies recibir a un prospecto de la talla de Gleyber Torres aquel año?

“Distorsiona las expectativas. Es posible que los propietarios no estén al tanto de todas las ofertas, pero parecen estar al tanto de las que funcionaron”, continuó la exposición del gerente.

Un poco de contexto

Seis años después, el acuerdo entre los Cachorros y los Yankees todavía tiene un impacto elevado. ¿Cuál es el motivo? Por diferentes razones que sucedieron antes, durante y después de las negociaciones entre estos dos equipos.

Primero estaban los Yankees. Dentro de sus filas contaron con Aroldis Chapman en el pináculo de su carrera, con una recta que constantemente superaba las 100 por hora y que era considerado el mejor cerrador de la actualidad. Además, por la motivación de estar en su último año antes de ser agente libre, estaba en una temporada en la que dejó efectividad de 1.55 con 90 ponches en apenas 58 episodios. En Nueva York tenían razones de sobra para tener elevado el precio de su lanzador.

Y luego estaba en los Cachorros, repletos de talento ofensivo y una sólida rotación, pero con un bullpen débil. Con Kris Bryant, Javier Báez, Anthony Rizzo, la irrupción de Willson Contreras, la ofensiva era de las mejores. Además, Jon Lester y Jake Arrieta eran de los mejores abridores de ese año, por lo que la gerencia solo necesitaba conseguir a un relevista para llevar al róster al siguiente nivel. Los Cachorros creían que Chapman era la pieza que faltaba, pero Theo Epstein (presidente de operaciones de los oseznos aquel año) también tenía una sequía de 108 años sin campeonato sobre la cabeza de su franquicia, lo que hacía que el escenario de los Cachorros fuera único, por decir lo menos.

Gleyber Torres
Gleyber Torres era el segundo mejor prospeto del beisbol en 2017

Fue la unión de una serie de eventos que provocó que Nueva York tuviera ventaja dentro de las pláticas. Llevaron hasta el final la desesperación de los Cachorros que, finalmente, decidieron entregar a su mejor prospecto y uno de los mejores valorados en todo el beisbol: Gleyber Torres.

El resto es historia. Chicago llegó a la Serie Mundial y con Chapman dentro de su bullpen ganaron su primer título desde 1908. En cambio, los Yankees lograron contratar nuevamente al Misil Cubano y consiguieron al que será su campocorto por mucho tiempo. Pareciera que ambos ganaron en aquel movimiento y es a lo que aspiran todas las gerencias cinco años después.

¿Por qué no habrá otro cambio como el de Gleyber Torres?

La forma de actuar entre los gerentes de las Grandes Ligas cambia constantemente. Cada año evoluciona la manera de tomar decisiones y constantemente modifican sus estrategias. Sin embargo, es posible que más nunca suceda un movimiento similar al que protagonizaron Cachorros y los Yankees con Gleyber Torres.

Actualmente, en un beisbol en el que los peloteros son tan costosos, los prospectos adquirieron un valor superior. Especialmente los que tienen buena valoración, como Torres en 2016. Son beisbolistas que entusiasman a los aficionados, que cobrarán poco dinero por tres o cuatro años y que le garantizarán a la franquicia ser competitivos a corto plazo.

Seguro, habrá excepciones. Los Mets salieron de Jarred Kelenic por Edwin Díaz y los Medias Blancas todavía tienen pesadillas por haberse desprendido de Fernando Tatis Jr., sin embargo, estos dos movimientos se concretaron mucho antes de que ambos jóvenes lideraran las listas de las promesas de las Grandes Ligas.

Además, ese desespero que tenían los Cachorro no lo posee otra organización. Quizás los Indios, que tienen 73 años sin quedar campeones, pero ni esa sequía ha provocado que se desprendan de sus principales prospectos recientemente. de hecho, pasó todo lo contrario: salieron de Francisco Lindor, quizás su mejor jugador durante la última década.

Gleyber Torres-Postemporada-Numeros
Gleyber Torres fue uno de los grandes prospectos del beisbol Jason Miller/Getty Images/AFP

Y hay más. A diferencia del pasado, los jugadores que serán agentes libres próximamente bajan su valor considerablemente en el mercado de cambio. Ahora los equipos los llaman “alquiler” y nadie entregará “a un Gleyber Torres” por un jugador que solo tendrás dos meses en tu roster. Ni siquiera si es Kris Bryant, Javier Baéz o Aroldis Chapman versión 2016.

“Todos están tratando de ser lo más creativos posible para intentar ganar”, dijo un ejecutivo de la Liga Americana. “Prospectos. Nadie quiere cambiarlos porque hasta puede provocar que te despidan. Si todo lo que piensas son los prospectos, eventualmente te irás porque necesitas rendir al nivel de las Grandes Ligas. ¿Por qué no cambiar por el tipo que ya ha demostrado que puede hacerlo? No creo que muchos equipos piensen de esa manera. Intentarlo si ven una ventana. Están más felices de sentarse y dejar que las cosas se desarrollen, lo cual es un territorio peligroso. La gente ya no quiere intercambiar prospectos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba