Adiciones para la Gran Final LVBP: ¿Qué suman Cardenales y Caribes?

El último peldaño para la Gran Final de la LVBP 2020-21 quedó atrás. Se realizó el Draft de Adiciones para la instancia. Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui escogieron de las piezas disponibles presentadas por los otros seis equipos que tendrán que ver los juegos por TV. Y hay algo común en los dos finalistas: el pitcheo fue la prioridad.

Delante de periodistas y en señal televisiva (primera vez en la historia que una escogencia de refuerzos de la LVBP es transmitida por televisión), los gerentes finalistas hicieron sus selecciones para la final. Solo pudieron adicionar una pieza cada uno.

Poco después de una pequeña introducción de Giuseppe Palmisano, presidente de la LVBP, Cardenales ejerció su derecho, que obtuvo al ser el mejor equipo de la ronda regular (25-15). Carlos Miguel Oropeza, gerente general de los pájaros rojos, señaló de inmediato a su escogencia para la Gran Final de la LVBP.

Cardenales de Lara tomó a…: Silvino Bracho, relevista de Águilas del Zulia.

Samuel Moscatel, gerente general de Caribes, no tuvo la necesidad de utilizar los cinco minutos reglamentarios para realizar su elección. El segundo mejor club de la ronda regular (24-16) ya tenía lista su adición para la Gran Final de la LVBP.

Caribes de Anzoátegui tomó a…: Guillermo Moscoso, abridor de Tigres de Aragua.

¿Por qué estos fueron los refuerzos para la final de la LVBP?

Obviamente, luego de haber terminado la pequeña escogencia, esa fue la pregunta hecha para las dos gerencias más competitivas de las últimas temporadas. Oropeza y Moscatel no tardaron en dar sus razones de las adiciones para la Gran Final de la temporada 2020-21 de la LVBP.

“Con Silvino Bracho se conversó. Él se mantuvo entrenando, estuvo haciendo bullpen”, respondió el gerente cardenalero a la inquietud de la inactividad del relevista derecho. “Cuando se estaba jugando la semifinal hubo intercambios de contactos con él. Le dijimos que de llegar a una eventual Gran Final de la LVBP era una opción importante para nosotros. Sabemos que está listo”.

La respuesta de Moscatel, sobre el último de los refuerzos para la final de la LVBP, también respondió a una necesidad.

Lee también: Cardenales vs. Caribes, otra vez… 5 datos de la final

“La prioridad era buscar un abridor para el tercer juego. Por eso estoy muy contento con la adición de Moscoso que es nuestro abridor del domingo”, expresó el gerente de La Tribu, que también anunció movimientos en el bullpen para la Gran Final LVBP. “Sabíamos que la actuación de José Quijada iba a parar en cualquier momento, y ahora tendremos a Liarvis Breto en el bullpen”.

¿Qué gana cada equipo con las adiciones para la Gran Final LVBP?

Cardenales: Silvino Bracho

Lara tuvo muchos problemas con su pitcheo en la semifinal contra Tigres de Aragua, la cual ganó en siete juegos. Fue algo raro para la bandada que tuvo el mejor cuerpo de lanzadores de la ronda regular con 3.45 de efectividad. Más extraño aún fue que la gran fortaleza del club, su relevo, de 2.94 de ERA, se cayó. El bullpen tuvo 5.12 de efectividad y 1.96 de WHIP. Son números deficientes.

Es por eso que Silvino Bracho llega al nido barquisimetano para la Gran Final LVBP. Viene de ser el mejor taponero de la ronda regular. Fue líder en salvados con ocho, y además solo aceptó una carrera en 13.0 innings. Su WHIP (promedio de adversarios embasados por cada capítulo) fue de 0.61. Es el ganador del Cerrador del Año y el Regreso del Año.

Con Bracho, Cardenales gana para la Gran Final de la LVBP un brazo capacitado para cerrar juegos, si hay tiene problemas Pedro Rodríguez, el cerrador legítimo del club. El zuliano solo se enfrentó una vez contra Caribes de Anzoátegui en la ronda regular, y casualmente fue su último juego, el 10 de enero. Se midió a cuatro bateadores, aceptó un hit, y sacó el inning. Ese fue su octavo salvado.  

Caribes: Guillermo Moscoso

Es cierto que La Tribu le ganó la semifinal a Navegantes del Magallanes en siete juegos con el “mejor” pitcheo de las semifinales. La efectividad general del equipo fue de 4.43, pero en parte el mérito lo tuvo el bullpen. Y esa es una fortaleza inesperada para la Gran Final LVBP.

Los relevistas de Mike Álvarez tuvieron 3.34 de efectividad contra los bates magallaneros, mientras que los abridores ostentaron 5.65 de ERA con 1.74 de WHIP. Obviamente, y con ese bateo demoledor, el equipo necesitaba a un iniciador. Guillermo Moscoso fue el ideal en la lista de refuerzos para la final de la LVBP.

La ronda regular no fue la mejor para uno de los mejores abridores de la liga en los últimos años. Fue el Lanzador del Año en la temporada 2017-18, y tiene 3.14 de efectividad en 358.0 innings de por vida en la liga. Es decir: es un brazo probado. El derecho tomó el ritmo en la semifinal contra Cardenales: en 11.1 capítulos solo sufrió dos anotaciones y su WHIP fue de 0.97. Le tomó la medida a los bates larenses. La desventaja es que lo conocen bien también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba