Grandeliga Rafael Marchán firmó con La Guaira y debutará en noviembre

El primer combate de la temporada entre Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira lo ganaron los escualos con la firma del catcher grandeliga Rafael Marchán, soltero empedernido en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional que fue cortejado insistentemente por los dos equipos de la capital.

Se le cumplió el deseo a Marchán, quien desde pequeño tuvo deseos de jugar como local en el estadio Universitario por más que haya nacido en San Cristóbal, estado Táchira. El 2 de noviembre, cuando los litoralenses reciban a los Navegantes del Magallanes en la UCV, se dará el gusto de hacer su voluntad.  “Me gustaría debutar con un doble entre dos. Así imagino mi primer turno acá”, dijo gozoso el careta que a los 22 años de edad ha subido en dos campañas al Big Show.

“Estoy ansioso por comenzar a jugar”, contó a Triángulo Deportivo, ya uniformado de tiburón en la sala de prensa habilitada por La Guaira bajo la tribuna derecha del parque de Los Chaguaramos. “Me siento orgulloso y agradecido con la organización, muy contento porque, al fin, voy a jugar en Venezuela y con un equipo al que siempre he seguido y en el cual se respira un gran ambiente”.

Marchán maneja información de primera mano sobre el clima organizacional de los Tiburones de La Guaira. Su tío, José Amado, jugó tres temporadas en la divisa del Litoral Central. Eso le dio a Marchán acceso VIP a la cueva desde niño. Así se inclinó la balanza hacia Tiburones en perjuicio de los Leones, que llevaban tiempo negociando con su agente.

“Algo en mí siempre me dijo que debía jugar con Tiburones de La Guaira. Siempre me sentí cómodo con la samba y estos colores” precisó. “Incluso cuando mi tío ya no estaba seguía bajando al clubhouse y hablaba con peloteros como Jorge Velandia y Alex Cabrera. Estar en el mismo sitio donde ellos estuvieron me hace sentir orgulloso de lo que he logrado. Nada como estar en este lugar. Quiere decir que vamos por el buen camino. Se abrió el camino con la gerencia y así pude llegar a donde antes estuve”.

Sin mayores restricciones

Marchán asegura que los Filis le soltaron la rienda para que acumulara aprendizaje en la LVBP “Quieren que juegue y tome los turnos necesarios”, respondió el enmascarado tachirense. “Puedo jugar la temporada completa, dependiendo de cómo me sienta físicamente. Ellos me aprecian y quieren que esté saludable porque el año que viene pueden pasar muchas cosas en Filadelfia. Yo voy a estar listo y me concentraré para aprovechar la experiencia y llegar preparado al Spring Training el año que viene”.

Una de las razones por las cuales Rafael Marchán quería debutar en Venezuela es adquirir conocimientos a la ofensiva, que no es su mejor faceta. “Yo me siento bien a la ofensiva. No creo que porque este año no tuve los números que estábamos esperando se me pueda etiquetar como bateador”, subrayó. “Esa es una de las razones para venir a jugar: tomar turnos y experiencia. No hay de qué preocuparse. Sé lo que puedo hacer, sé que pongo la bola en juego”.

A Marchán se le tiene como un receptor de depurada técnica. La desarrolló mirando a otros. “Yo aprendí observando los juegos. Desde el dugout y la receptoría. Eso me ha ayudado”, comentó. “Y ha habido personas clave a las que les pregunto, como Ernie Whitt y Pat Borders, que jugaron con los Azulejos de Toronto hace tiempo. También me han ayudado J.T Realmuto (puesto dos titular de los Filis), Héctor Neris, Ranger Suárez…me dicen que, si tengo alguna duda, pregunte”.

Marchán no fue catcher por vocación. Era segunda base, campocorto y admirador de Omar Vizquel. “Pero los equipos hablaron con mi agente y le dijeron que querían verme quechando. Y así se empezó a escribir otra historia en mi vida. Me dijeron que para ser buen catcher tienes que enamorarte de la posición; yo me enamoré de ella. Empecé a ver a los venezolanos, especialmente a Víctor Martínez, por ser ambidiestro, como yo. También a Salvador Pérez”. Marchán quiere trabajar para labrarse su propia fama y contribuir a conjurar el maleficio de Urbano Lugo, que mantiene a La Guaira a pan y agua desde 1987.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba