Félix Hernández arrancó con el pie derecho el casting con Atlanta

La pretemporada de las Grandes Ligas arrancó de la mejor forma posible para Félix Hernández y Willson Contreras. En sus debuts en los entrenamientos primaverales, demostraron que están en buenas condiciones y con deseos de rendir desde temprano.

Tanto el abridor de los Bravos de Atlanta como el receptor de los Cachorros de Chicago consiguieron buenas actuaciones en su primer encuentro. Especialmente Hernández, quien debe sorprender lo suficiente para ganarse un puesto.

El experimentado lanzador de 33 años de edad lanzó dos entradas en las que solo recibió un boleto. No concedió ninguna carrera y tampoco inatrapables, buena señal para un brazo que careció de dominio sobre sus rivales en las últimas tres campañas.

“Físicamente, estoy al 100%”, dijo Hernández a MLB. “Estoy saludable. Si me mantengo haciendo lo que hice, me voy a quedar con uno de esos puestos en la rotación del equipo”.

Todo en la justa medida y en el contexto necesario. Apenas en juego de acondicionamiento, es imposible conocer el verdadero nivel del serpentinero criollo, pero al menos sorprendió al cuerpo técnico de su equipo. Los mismos que toman la decisión y que quedaron entusiasmados con su actuación.

“Me gustó su agresividad sobre el montículo cuando estaba lanzando”, afirmó Brian Snitker, mánager de los Bravos.

Félix Hernández lanzó y Willson Contreras bateó

Con tan solo un swing, Willson Contreras enseñó que está recuperado y con intención de volver a su forma de uno de los mejores caretas de las Grandes Ligas. El carabobeño sacudió su primer vuelacerca y fue un batazo digno de reconocer.

Contreras mostró toda su fuerza y depositó la pelota en las gradas del jardín central. Nuevamente las estadísticas en los entrenamientos primaverales son poco lo que dicen, sin embargo, dentro de los oseznos quedaron satisfechos con el poder de su jugador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba