Odúbel Herrera pide una nueva oportunidad en Grandes Ligas

Odúbel Herrera se apareció en el campamento de entrenamiento de los Filis de Filadelfia en Florida en una situación completamente diferente a los años anteriores. Antes llegaba como una estrella y como un miembro inamovible de la alineación, pero ahora apareció bajo una suspensión y sin la certeza que juegue nuevamente en las Grandes Ligas. 

El jardinero venezolano realizó su primera aparición pública tras ser sancionado por 85 juegos por violar la política de violencia doméstica de Major League Baseball (MLB). Ofreció disculpas, aseguró que aprendió de sus errores y espera una nueva oportunidad para retomar su carrera. 

“Estoy muy arrepentido por lo que hice”, dijo Herrera a MLB. “Fue una lección que aprendí y quiero pasar la página para continuar con mi vida. Este proceso me ayudó a convertirme en una mejor persona”. 

En el aspecto deportivo, hay demasiada incertidumbre alrededor del “Torito”. Las posibilidades que no vista nuevamente el uniforme de los cuáqueros son elevadas y que nunca participe en un encuentro de las Grandes Ligas son considerables. En la mente del criollo de 28 años no están esos pensamientos. 

“Solo pienso en lo que puedo controlar y ese es mi enfoque en este momento”, continuó el zuliano. “No hay nadie que se arrepienta más de lo que pasó que yo. Es una de las cosas que más me enseñó en la vida y aprendí de eso”. 

Los Filis han dejado claro que pasaron la página en el tema de Herrera. Lo retiraron de su roster de 40 y lo mandaron a la sucursal Triple-A. Solamente los 20.2 millones de dólares que le deben hasta 2021 evita que lo dejen en libertad de inmediato. 

Además, en el pasado las organizaciones de las Grandes Ligas se han cuidado de contratar jugadores con problemas de este tipo. Addison Russell, quien también incurrió en violencia doméstica, sigue sin equipo tras ser dejado en libertad por los Cachorros de Chicago. 

Herrera asume total responsabilidad de lo sucedido 

Odúbel Herrera no quiso entrar en muchos detalles sobre lo sucedido el 27 de mayo de 2019. Lo que sí dejó claro ante los medios es que fue su culpa y toda la responsabilidad cae sobre él.  

Cuando se le preguntó qué sucedió esa noche en Atlantic City, dijo: «Lo que puedo decir sobre esa noche es que lo siento mucho. Melany [Martínez-Angulo] y yo hemos tenido una relación muy larga. Como cada pareja, a veces discutes. A veces hay problemas. Pero hemos crecido como pareja. Tenemos una relación sana Hemos aprendido de eso «. 
 

Dijo que no era un patrón de comportamiento. «No, obviamente las parejas no deberían llegar a eso», dijo Herrera. “Fue una situación desafortunada. Diría que fue el punto más bajo de nuestra relación «. 

El pelotero afirmó que se disculpó con sus compañeros y que espera ser recibido si regresa con el equipo. «Todos somos seres humanos», dijo Herrera. «Todos cometemos errores … estoy entrenando duro. Soy un hombre de fe, así que si los Filis me dan una segunda oportunidad, aprovecharía eso y jugaría lo mejor posible”, finalizó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba