Hunter Greene llegó a las 103 millas en Spring Training

Mientras la mayoría de los lanzadores utilizan el Spring Training solo para entrar en forma, Hunter Greene lo usó para exhibir su talento natural. Poco el importó el extenso tiempo de inactividad o que su brazo no esté a plenitud de condiciones, soltó la pelota con toda su fuerza. Tanta, que llegó a 103 millas por hora (MPH).

No es lo común. Quizás, no sería lo que le recomendaron los técnicos de los Cincinnati Reds a uno de sus principales prospectos que, durante los últimos años, sufrió varias lesiones en su brazo derecho y hasta una operación Tommy John se sometió. En 2021 regresará tras más de un año inactivo.

Sin embargo, los entrenamientos primaverales fue lo más cercano a las Grandes Ligas que tuvo durante su joven carrera. Por eso sintió que era el momento perfecto para enseñarle al mundo que estaba saludable y listo para impresionar a todos.

“Sé que esto no era necesariamente las Grandes Ligas, pero sí lo era para él. Era una especie de momento de bienvenida para las Grandes Ligas”, comentó el receptor Tucker Barnhart, responsable de recibir los proyectiles de 103 millas por hora de Greene. “Se enfrentó a bateadores de nivel. Todos eran de las mayores”.

https://youtu.be/6iGDlRKFBmE

Los tres primeros lanzamientos del joven de 21 años de edad superaron los tres dígitos. 101, 102 y estableció tope personal con 103 MPH. David Fletcher, bateador de .319 durante la temporada de 2020, golpeó tímidamente.

«Su recta es de élite», subrayó Barnhart, ganador de un Guante de Oro y careta experimentado del beisbol. “Si miras en el diccionario de béisbol y aparece ‘queso fácil’, sería como una foto o un video de él. Es increíble lo fuerte que lanza».

103 millas por hora, pero poca efectividad

La pistola de velocidad fue lo que llamó más la atención, pero Hunter Greene sabe que no estuvo bien. Quizás por su poca experiencia o no controlar toda la potencia que generó su brazo, recibió tres carreras, con trío de incogibles y un boleto. Además, salió del compromiso porque excedió el limité de 30 envíos que le puso el equipo.

Sin embargo, no preocupó en Cincinnati. Era un nivel que no está acostumbrado y todavía es un proyecto que necesita tiempo para perfeccionar. MLB catalogó a Greene como el segundo mejor prospecto de la organización y el número 47 de todos el beisbol.

Greene solo tiene 21 años de edad- Foto AFP

 «Obviamente, las expectativas son siempre altas», explicó Greene. “Es mi primer juego. Obviamente, tener una memoria a corto plazo es muy importante en este juego. El solo hecho de poder aprovechar el día de hoy, creo que esa es mi mayor conclusión».

Un pitcheo quebrado José Iglesias pegó jonrón de tres carreras al jardín izquierdo-central. Jared Walsh siguió con una base por bolas, lo que llevó al entrenador de lanzadores Derek Johnson a una visita al montículo que concluyó con una sonrisa de Greene. Pero también se enfrentó a Joey Votto, uno de los toleteros más difíciles de la actualidad.

«Definitivamente parecía que él pertenecía aquí», dijo el mánager de los Reds, David Bell. «Creo que no importa cuál fue el resultado, iba a ser una buena experiencia para Hunter Greene lanzar en ese juego».

Volver a ser un jugador y no más paciente

Greene lanzó por última vez en un juego el 26 de julio de 2018, para la clase A de Cincinnati. Sufrió un esguince del ligamento colateral cubital en su codo derecho, y después de que los esfuerzos para rehabilitar la lesión no funcionaron, el derecho se sometió a una cirugía de Tommy John en abril de 2019.

«Ha pasado un tiempo desde que estuve en un entorno de juego, así que volver allí fue una locura. Pero al entrar, he estado haciendo esto desde que tenía seis o siete años. Al final del día, me concentro en eso y sé que es solo otro juego de béisbol. Mucha emoción que condujo a eso y volver a competir”, contó Hunter Greene.

Además, lo ayudó un receptor que ganó un Guante de Oro y que es de los mejores en la actualidad de manejar a los lanzadores. Conversaron y recibió consejos, cosas que nunca olvidará y que seguramente lo ayudará a mejorar.

La velocidad de Greene siempre llamó la atención Patrick McDermott/AFP)

“Tener a Tucker (Barhart) de regreso allí y poder confiar en alguien con su experiencia. Solo la carrera que ha tenido, eso lo hizo mucho más fácil y fue bueno tener a los muchachos ahí afuera y todos fueron geniales y, sí … así que primero día en los libros», habló el prospecto.

Y fue lo que se llevó. Todo eso fue mucho más importante que haber llegado a 103 millas por hora, algo que hizo, hará y seguramente lo ayudará a llegar a las Grandes Ligas a tiempo completo, no solo el Spring Training.

“Para mí, me estoy enfocando en mucho más que eso”, dijo. “Hay mucho en lo que trabajar además de la velocidad. Muchos chicos dicen: ‘Ojalá lanzara tan fuerte’. Pero para mí, estoy tratando de trabajar en algunas otras cosas: mis lanzamientos secundarios, más filosofía de lanzamiento y entender quién soy como lanzador y cómo puedo sacar a los mejores jugadores”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba