¿Jacob deGrom envejece? Su recta dice todo lo contrario

Durante toda su carrera, Jacob deGrom se ha esforzado mucho. Cuando el derecho irrumpió en las Grandes Ligas en 2014, promedió 94 mph en su recta. Luego, obviamente, su edad fue aumentado, es algo inevitable. Sin embargo, sus dígitos de aniversarios de vida no es lo único que ha sumado. La velocidad con la que lanza la recta de cuatro costuras se incrementado de manera inexplicable.

Durante tres temporadas promediaba entre 94 y 95 millas por hora, eso es “normal” para los estándares de un serpentinero de la MLB. Pero en tan solo dos años subió a 98.6 mph y ahora, en la Primavera surcó las 100 mph.

https://www.instagram.com/p/CMUzVGeHZ-c/?utm_source=ig_web_copy_link

Jacob deGrom salió lanzando 100 mph por los Mets de Nueva York el jueves y todavía tenía un poco de margen de mejora.

En una secuencia electrizante, el as de los Mets fue 101, 101, 100 ante Steven Souza Jr., antes de ponchar al jardinero de los Astros de Houston en un slider para finalizar la primera entrada. Al menos 10 de los lanzamientos de deGrom para la noche alcanzaron los tres dígitos, según lo registrado por el marcador del estadio.

«Simplemente parece estar saliendo bien», dijo deGrom después de disparar tres entradas perfectas en las que ponchó a siete en The Ballpark of the Palm Beaches. “Me siento listo para iniciar la temporada. Creo que tengo tres [inicios de exhibición] más y trabajo para continuar para ubicar esa velocidad y establecer la bola rápida».

Su plan contra los Astros era seguir con su recta y su slider. Cuatro de sus ponches llegaron usando la velocidad. Los otros tres estaban con el control del Slider.

deGrom tiene la velocidad, ahora solo quiere controlarla

La velocidad que ha ganado deGrom en sus lanzamientos han sido clave para su baja efectividad en los últimos años. En las tres zafras pasadas, su porcentaje de carreras limpias admitidas se mantiene en 2.10 y su tasa de ponches aumenta con cada curso disputado. El derecho sabe que hay un plan, el cual sabe mezclar muy bien.

Cuando estaba calentando, notamos que tenía un buen control del Slider, así que dijimos, ‘mezclemos eso un poco más esta noche’”, dijo deGrom. «Ese era el tipo de plan que teníamos para esta noche, principalmente usar recta, Slider y luego, a medida que avanza, obtener una mezcla completa de todo».

Lo más importante es que, a los ojos de deGrom, ha adquirido un dominio de su propia mecánica. Se mantiene impecable durante todo el año. Eso lo saben sus compañeros y celebran que sea de su equipo.

«Está envejeciendo como un buen vino«, dijo el primera base de los Mets, Pete Alonso. «Es muy divertido de ver, porque cada año, él sigue mejorando cada vez más».

Claro, el mismo deGrom no sabe a qué se deba el incremento de velocidad en sus lanzamientos. Pero podría seguir aumentando y desplazar a otros escopeteros que han disparado una recta más rápida en las Mayores.

Desde que Statcast comenzó a rastrear en 2015, el lanzamiento más rápido registrado es una bola rápida de 105.8 mph de Aroldis Chapman, probablemente la más difícil en la historia de las Grandes Ligas. El lanzamiento de 102.2 mph de deGrom en septiembre pasado empató en el cuarto lugar más rápido para un lanzador abridor, a solo 0.4 mph del récord establecido por Yordano Ventura en 2013. Parece razonable pensar que deGrom puede desafiar esa marca esta temporada.

«No lo sé», dijo Jacob deGrom con una sonrisa, sobre romper los récords de velocidad. “Sinceramente, no lo sé. Supongo que lo averiguaremos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba