Jesús Aguilar es la carta de fuerza de los Marlins

El estruendo del impacto de la pelota contra los bates, es uno de los sonidos más característicos de los entrenamientos primaverales. Un domingo cualquiera, a eso de las 8:00 de la mañana, nada más al llegar al complejo de los Marlins, en el Roger Dean Stadium de Jupiter, la pequeña jaula para las prácticas de bateo retumbaba con fuerza.

El ruido terminó, la sesión de prácticas estaba lista por la mañana. ¿Quién castigaba la bola con tanta violencia? La estampa morena de Jesús Aguilar emergió de la caja oscura, madero en mano, saliendo raudo al clubhouse para desayunar.

“Me siento muy contento de estar en Miami. Es una oportunidad muy bonita de seguir jugando en el mejor béisbol del mundo. Este es un equipo joven, con mucha energía, y hay ganas de hacer cosas interesantes aquí”, expuso el exjugador de Leones del Caracas, y actual reserva de los Tigres de Aragua.

“Aquí hay una buena mezcla de juventud y experiencia. Vengo a tratar de enseñar y aportar trabajo duro. Todos tenemos que aprender que el béisbol es un juego negativo, donde estás en la papa si bateas bien tres de cada diez veces; pero a pesar de lo duro que es, aquí hay que divertirse”, explicó el exjugador de los Cerveceros de Milwaukee.

“Estamos en una división bien difícil”, consideró Aguilar. “Hay varios de los mejores lanzadores del juego; pero no nos podemos disminuir por eso, necesitamos salir a divertirnos, siempre con respeto al juego”, agregó.

Pura fuerza

Aguilar llegó a los Marlins con la idea de estar en la parte media de la alineación. Tendrá la responsabilidad de aprovechar los recortados callejones del Marlins Park, al que se le redujeron las medidas en el invierno.

“Vengo con la idea de mantenerme saludable el mayor tiempo posible. Tratar de estar en la mejor condición física que se pueda tener, para entonces, pensar en números. Ahorita, no me cargo con la responsabilidad de ser el hombre de las carreras, o en los numeritos del año, solo en estar sano. Si hay salud, los batazos van a llegar”, precisó.

“Lo más importante para mí, es que volvió la confianza, y que estoy feliz, donde tengo que estar”, apuntó el inicialista sobre su proceso de madurez como pelotero. “El béisbol me hizo entender el año pasado, que esto es de altos y bajos, y fue muy duro. Pero ya quedó atrás. Me enfoqué en mejorar mi condición física, con eso, y si tengo salud, disfrutaré mucho de esta nueva etapa en los Marlins”, añadió.

“El liderazgo de Don Mattingly es muy positivo”, explicó Aguilar. “Ha podido enseñarme algunas cosas sobre jugar la posición, y creo que tanto para ellos, como para nosotros, la de 2020 será una temporada muy positiva”, remató.

También le puede interesar: Miguel Rojas se ajusta a su nueva responsabilidad en Miami

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba