Johan Santana opinó sobre los tres mitos de su no hitter

Johan Santana se encargó que el 1 de junio sea una fecha inolvidable para los Mets. Un día como ese, pero del año 2012, Queens finalmente celebró que uno de sus pitchers lanzara un no hitter. Y esa noche tuvo un impacto en los distintos protagonistas de aquella jornada, incluso, nueve años después.

Porque el juego sin hit ni carrera de Santana despertó varios debates. Se pensó que aquel esfuerzo debilitó su brazo hasta un punto que apresuró el final de su carrera y también que las decisiones del mánager Terry Collins provocaron una mala relación entre ambos. Además, que su opinión pesó en su permanencia sobre el montículo.

En esa noche de Nueva York, Johan Santana fue el protagonista. Sin embargo, Terry Collins quedó como el antagonista por su decisión de no remover a un lanzador que venía con problemas físicos en las últimas temporadas en su brazo de lanzar. En 2010 se operó el hombro, intervención que lo sacó de todo el 2011.

El final del cuento es más que conocido. Johan Santana dominó a Matt Holiday con elevado al jardín central para el primer out. Luego Allan Craig conectó un manso globo a las manos del patrullero izquierdo. Y todo cerró con un ponche a David Freese, que abanicó un cambio de velocidad a 78 millas por hora, el lanzamiento 134 de la noche para Johan Santana (cifra más alta en su carrera).

Sin embargo, aquel día todavía genera interés en los aficionados. Los de los Mets que desean recordar lo que experimentaron y los venezolanos que quieren conocer qué hubiera sucedido si el esfuerza era menor. ¿El hombro de Santana hubiera aguantado más? O, si el no hitter no hubiera existido, ¿Santana estaría en el Salón de la Fama? Porque las lesiones recortaron una carrera que tenía destellos de inmortalidad.

¿El no hitter terminó la carrera de Johan Santana?

Para cumplir esa gesta, Johan Santana realizó 134 envíos al plato, esfuerzo por el que muchos consideran que su carrera terminó abruptamente. Especialmente porque venía de superar múltiples lesiones en su brazo de lanzar y hasta algunas operaciones invasivas que debilitaron la potencia de su recta.

Es por eso que todos los cañones apuntaron a Terry Collins. El dirigente mantuvo a Santana todo el encuentro y nunca consideró en retirarlo. Luego admitió que el final de la historia provocó cierto arrepentimiento, aunque terminó siendo una noche histórica para los Mets que, nueve años después, todavía no han concretado otro no hitter.

Pero Johan Santana se encargó de terminar ese mito. Durante una conversación para El Camerino Plus, el Gocho confesó que el no hitter no provocó alguna lesión, porque meses anteriores ya sentía debilidad y previa que en cualquier momento iba a sufrir una dolencia que lo enviara a la lista de lesionados.

“La verdad es que ese año, mucho antes de ese encuentro, ya el brazo no se sentía bien. Estaba débil. Muchos dirán que ese juego terminó todo, pero no es así”, explicó Santana durante la entrevista.

Sin embargo, no un ápice de arrepentimiento en el cuerpo de Johan Santana. Cada lanzamiento de ese duelo lo enorgullecen, por lo que si perjudicó o no a su físico, es lo de menos.

“Prefiero quedarme con lo que viví en ese momento. La celebración con mis compañeros y la adrenalina que se vivió ese día en el estadio”, aseguró Santana en una entrevista para Meridiano.

El Gocho nunca culpó ni lo hará a Terry Collins

En esa noche de Nueva York, Johan Santana fue el protagonista. Sin embargo, Terry Collins quedó como el antagonista por su decisión de no remover a un lanzador que venía con problemas físicos en las últimas temporadas en su brazo de lanzar. En 2010 se operó el hombro, intervención que lo sacó de todo el 2011.

Sin embargo, el contexto era complicado para el piloto. En 2012 el equipo celebraba el aniversario número 50 y, aunque la franquicia tiene Series Mundiales, galardones y miembros del Salón de la Fama para alabar, en ese momento ningún serpentinero de los Mets había lanzador un no hit no run. Ni Tom Seaver, Dwight Gooden o Nolan Ryan—lanzador con más no hitters en la historia de las Grandes Ligas—lo hicieron con la camiseta metropolitana.

“Yo mismo sabía que cuando me diera un hit, me iba a salir del juego”, continuó. “Era una oportunidad que se iba a acabar. Afortunadamente no se terminó”.

Santana sí tuvo peso en la decisión

Su brazo izquierdo ya estaba debilitado por su extensa carrera como lanzador. Además, las lesiones durante los años anteriores provocaron una pérdida de potencia de sus pitcheos y aquel día fue lo suficientemente agotador. Sin embargo, Johan Santana continuamente convenció al cuerpo técnico para que lo dejaran.

No importaban los reportes médicos. Tampoco la cantidad de lanzamientos que había realizado, aquella noche era su día y deseaba terminar el no hitter. Quizás es el único mito que tiene respuesta positiva.

El Cambio de Velocidad de Johan Santana es quizás el pitcheo más letal para un lanzador venezolano en las Grandes Ligas
Santana confesó que no se arrepiente de lo que sucedió a quella noche s / Foto AFP

“Terry Collins me preguntaba constantemente cómo me sentía y si estaba bien”, recordó Santana durante los episodios. “Le dije que me dejara tranquilo; me decía que era su héroe. No había manera que me quitara la pelota ese día. Incluso fue al montículo a hablar conmigo y…para afuera”.

“La emoción era demasiado grande”, aseguró Santana sobre sus sensaciones en ese momento. “Ni sabía que un aficionado saltó al terreno para celebrar con nosotros. Estaba muy cansado, pero todo valió la pena”.

Ese encuentro se convirtió en un debate en la prensa de Nueva York y en Venezuela. Especialmente, cuando siete días después Santana recibió seis carreras por la ofensiva de los Yankees. Luego los Rays de Tampa Bay le anotaron cuatro rayitas el 14 de junio.

Tras el juego sin hit ni carreras, Johan Santana realizó otras diez aperturas esa campaña. Concedió 45 anotaciones y 13 cuadrangulares. Ese año finalizó con una lesión en su hombro izquierdo y no lanzó en otro encuentro en las Grandes Ligas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba