José Altuve entre pelotazos, silbidos y abucheos en el Spring Training

El primer pelotazo le llegó a José Altuve, a pesar de no haber empezado la nueva temporada. En un turno contra Tigres de Detroit en el Spring Training fue golpeado, dejando en evidencia que el año será largo para el venezolano.

El primer juego para Altuve en 2020, luego del escándalo del robo de señas de los Astros de Houston, llegó cargado de batazos como cualquier otro encuentro de pretemporada, pero también de su primer pelotazo recibido.

Primero se ponchó, luego pegó un doble impulsor de carrera y por último José Altuve recibió un pelotazo de Nick Ramírez, en el quinto inning. Debido a comentarios agresivos de peloteros de Grandes Ligas, que han manifestado repudio por la trampa de Astros, la opinión pública ya advertía bolazos contra el venezolano, Alex Bregman, Carlos Correa, George Springer y Yuli Gurriel.

https://www.instagram.com/p/B89yqTUhvlh/?utm_source=ig_web_copy_link

A pesar de eso, Altuve no pierde la cordura, ni la mentalidad de salir a jugar como si nada hubiese pasado.

“Estábamos centrados en jugar beisbol”, le dijo a MLB.com. “Sabemos que necesitamos salir al campo y prepararnos para la próxima temporada, y ahí es donde están nuestros pensamientos en este momento”.

El caso de los pelotazos ha crecido tanto, que en Las Vegas apuestan sobre cuántos bolazos recibirá Altuve y compañía.

Algunos jugadores de otros equipos han mostrado su malestar con el tema. Nick Markakis, de Atlanta, dijo que “cada jugador de allá necesita una paliza”. Sin embargo, Tony Clark jefe de Sindicato de jugadores dijo que ha tenido conversaciones con la MLB sobre garantizar la seguridad de los jugadores y sus familias y que los comentarios “son difíciles de ignorar”.

Repudio en las tribunas

Fue el primer juego de los Astros en pretemporada, pero desde los primeros entrenamientos se consiguieron con personas que abucheaban desde las tribunas y con carteles con mensajes hirientes.

Houston no recibió bonitos mensajes en su primer juego de exhibición. «Oye, Altuve… ¿tienes miedo de jugar?», gritó un fanático.

El personal del estadio confiscó las pancartas, previo al partido ante los Nacionales de Washington, los campeones de la Serie Mundial, la noche del sábado.

Uno de los mensajes decía: ‘¿Pueden fijarse en mi odio?’. Otro incluyó un asterisco debajo de Houston, sugiriendo que el campeonato que los Astros ganaron en 2017 siempre quedará embarrado por la trampa.

Pero los individuos no pudieron exhibir sus carteles por mucho tiempo. Una empleada del estadio se apresuró para quitárselos. No discutieron con la mujer, pero reaccionaron perplejos cuando ella se marchó doblándolos para cargarlos en sus brazos.

Los fanáticos abuchearon a todo pulmón cada vez que se decía “Astros” por los parlantes, y los aficionados que estaban detrás de la cueva de Houston se la pasaron abroncando a José Altuve, Carlos Correa y Lance McCullers Jr. cuando se pusieron de pie previo al partido.

Algunos fanáticos le dieron manotazos a sus butacas metálicas para imitar el golpe a los cestos de basura, el método que usaron los Astros para transmitir las señales robadas a sus bateadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba