Inspiración de Altuve trae al recuerdo la asombrosa cadena de 2015, uno de los récords de Astroboy

Eso que hace José Altuve en MLB, dar hits por todas partes y de forma recurrente, además con una facilidad pasmosa y terrorífica, no es algo común. Quizás se caiga en un cliché, pero el beisbol es un deporte que está diseñado para fallar. Y aquí viene el lugar común: si un bateador pega tres hits en 10 turnos, en promedio, quiere decir que ha nacido con un don especial. Es por eso que los paleadores que ligan para .300 de average o más son verdaderos prodigios.

Por esa dificultad natural que existe en el bateo, es muy difícil encontrar jugadores que tengan largas cadenas de juegos dando de hits. La racha más famosa del beisbol es la de los 56 juegos con imparables del inmortal Joe DiMaggio, entre el 15 de mayo y el 16 de julio de 1941. De hecho, muy pronto se cumplirán 80 años de esa gesta.

Lee también: José Altuve retomó su mejor nivel, ¿los abucheos del Yankee Stadium son los responsables?

Hay un récord en MLB que se puede decir que es tan difícil como el de DiMaggio, y casualmente José Altuve ha sido uno de los últimos que lo ha “amenazado”: el de más juegos consecutivos multihits. Si hilvanar juegos sucesivos de al menos un incogible es difícil, imaginen una cadena de partidos de dos o más cohetes.

El récord de José Altuve para venezolanos en MLB

La marca le pertenece a otro un miembro del Salón de la Fama de Cooperstown: Roger Hornsby, uno de los mejores bateadores en la historia del juego. Entre el 5 y el 18 de julio de 1923 tuvo 13 encuentros consecutivos de al menos dos hits. Es un récord que está próximo a cumplir 98 años.

José Altuve está muy lejos de ese récord en MLB. Bastante, bastante lejos. Antes del juego de este martes tenía cinco encuentros seguidos de dos o más hits. La cadena comenzó el 6 de mayo contra Yanquis de Nueva York, bajo los abucheos que tuvo que soportar en el Yankee Stadium y que, de acuerdo con él mismo, lo afectaron de cierta manera. No obstante, esa seguidilla de cinco juegos demuestra que, al parecer, los desplantes en el Bronx alimentaron su hambre deportiva.

Pero a pesar del buen momento, Altuve está alejado de su propio récord de juegos consecutivos de dos o más hits. Es allí cuando se recuerda la mágica cadena que hilvanó en 2015, y que se ha convertido en una de las marcas más duras de batir para los venezolanos. El camarero, poco antes de cumplir los 25 años, y con un título de bateo ya en su haber, logró nueve juegos sucesivos de al menos dos incogibles.

Una de las mejores cadenas latinas

El récord para venezolanos de José Altuve en la MLB comenzó el 22 de abril contra Marineros de Seattle. Ese día se fue de 5-2. Luego le duplicó a Atléticos de Oakland en tres juegos; le dio ocho hits a Padres de San Diego en una serie de tres careos, y de nuevo castigó a los nautas en dos choques más. La racha se terminó el 2 de mayo, cuando se fue de 5-1 contra Seattle, y curiosamente su único batazo del juego fue un jonrón.

Cuando Altuvo logró los nueve compromisos consecutivos dando al menos dos hits, dejó atrás a Andrés Galarraga y Magglio Ordóñez, quienes compartían la marca para venezolanos con ocho. El Gran Gato lo hizo entre el 23 y el 29 de julio de 1996, y Magglio desde el 22 hasta el 30 de julio de 2003.

Aunque el récord de 2015 de José Altuve está lejos del de Rogers Hornsby, sí ha sido una de las mejores cadenas de esta especie entre los peloteros latinoamericanos. Solo es superada por los 11 juegos sucesivos de Lourdes Gurriel Jr. (del 11 al 29 de julio de 2018) y Tany Pérez (del 8 al 20 de agosto de 1973). También por Bernie Williams, quien consiguió 10 cotejos seguidos de dos hits entre el 9 y el 20 de agosto de 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba