José Altuve hizo limpieza mental y va con todo en 2021

José Altuve caminó, conversó, sonrió, pero, especialmente, bateó como lo hacía en el pasado y pocas veces en 2020. Es un pelotero diferente al del año pasado que, ya sea por el escándalo de robo de los Astros en 2017 o un inconveniente físico, no rindió como tenía acostumbrado a todas las Grandes Ligas.

Porque desempeñarse bajo el contexto que le tocó a Altuve no fue sencillo. La opinión pública lo convirtió en el objetivo de todas las críticas una vez se demostró el hurto de señales que practicaron en Houston usando tecnología porque, aunque fue una artimaña colectiva, ese año ganó el Jugador Más Valioso de la Liga Americana y su rendimiento durante la postemporada creó suspicacia.

Con todos los cañones apuntándole, Altuve bateó para .219, con OPS de .629, por lejos sus peores números desde que se convirtió en profesional. De hecho, concluyó con WAR negativo (-0.2), por lo que la sabermetría concluyó que fue un pelotero que afectó más que de lo que ayudó a los Astros.

“El año pasado fue difícil para él”, dijo a MLB.com Dusty Baker, mánager de los Astros. “Hay cosas en la vida que la gente cree que no nos afecta. No lo conocía (antes del año pasado). Lo respetaba desde el otro lado del terreno. Ahora lo veo cantando y con una forma de caminar con la que refleja felicidad. Va a tener un buen año”. 

José Altuve tuvo muchos problemas en 2020 Sean M. Haffey/Getty Images/AFP

Se trató de una conclusión común dentro del campamento del equipo. A Michael Brantley, quien es vecino de camerino de José Altuve, solo le bastó una conversación con el venezolano para notar que era una persona diferente. Física y mentalmente, es una persona distinta en comparación a 2020.

Altuve trabajó su mente

Cambios físicos y técnicos. Esas fueron las prioridades de los beisbolistas cuando tuvieron una mala temporada y decidieron hacer ajustes durante los meses de descanso. Pero, José Altuve recorrió un camino diferente, porque decidió mejorar su enfoque mental más que vicios dentro de su mecánica de bateo o los ejercicios para fortalecer sus brazos.

Porque quedó claro que Altuve no contó con los recursos para afrontar la zafra anterior. De nuevo, ya sea por las críticas, la pandemia que provocó el coronavirus o cualquier otro motivo, su desempeño dentro del campo no fue el mismo.

“Creo que tengo que simplemente tener un mejor plan de juego”, dijo Altuve, aunque sin revelar cuáles fue su trabajo mental. “Siento que este año lo tendré. Sé lo que quiero hacer y pienso que eso me ayudará mucho”. 

Y se notó, al menos, durante sus primeros entrenamientos. Golpeó la pelota con fuerza, los roletazos los tomó con naturalidad y sus disparos tuvieron precisión. Cada una de esas acciones finalizaron con la sonrisa de un pelotero que disfrutó del beisbol nuevamente.

“Ha lucido increíble en los primeros días”, afirmó Yulieski Gurriel, quien también compartió con Altuve los últimos años. “Me ha sorprendido lo rápido que luce en los campamentos. Está tirando super bien. Tiene un brazo potente”. 

A recuperar su estela

El primero para que José Altuve retome sus mejores años ofensivos ya lo dio. Amoblar su mente para una dura y extensa temporada de las Grandes Ligas. Pero no es el único. El camarero tendrá que ajustar algunos vicios que adquirió durante 2020 y erradicarlos para que su promedio de bateo vuelva a estar sobre .300.

La tasa de ponches de Altuve fue de 18.6% el año pasado, luego de que se colocó e n 13.2% para 2018. Ese incremento llegó porque le hizo swing a lanzamientos fuera de la zona de strikes, esos que son complicados de conectar y más difícil todavía de llevarlos lejos, en un porcentaje elevado. Pasó al 35.2% en el 2020 tras un aceptable 30% en el 2019. En conclusión: Altuve fue indisciplinado en el plato.

José Altuve-Jonrones-PostemporadA
José Altuve llegó a 17 jonrones en postemporada Harry How/Getty Images/AFP

Ante semejante bajón, dentro de Major League Baseball (MLB) dejaron de creer en sus condiciones. Durante la reciente actualización de los mejores jugadores de la actualidad, Altuve salió de la parte alta y terminó por debajo de jugadores como Chris Taylor o Donovan Solano en la segunda base, algo que algunos consideraron como un irrespeto, el criollo lo ve como motivación.

Especialmente porque estuvo en el primer lugar hace poco. Ahora ese puesto lo consiguió D.J. LeMahieu, aunque nadie dentro de los Astros duda que volverá a sus manos.

“Si hay algo que tengo ahora mismo es motivación”, dijo Altuve. “Tengo un grupo de muchachos que se incentiva el uno al otro para salir a jugar. Estoy tomando esas palabras como motivación. Me gusta donde estoy ahora. Puedo ser el que mis compañeros necesitan”.

Las vibras positivas en los primeros días de los entrenamientos son algo acostumbrado, pero los comentarios con respecto a Altuve parecen ser genuinos. Quedará en él demostrar que lo ocurrido en el 2020 fue producto de la casualidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba