¿Volvió el mejor José Altuve? 3 razones para pensar que sí

José Altuve regresó a la alineación de los Astros y bateó como había hecho antes de contagiarse por el Covid-19. Soltó tres inatrapables que ayudaron a encender la ofensiva de Houston a anotar múltiples carreras, como también lo hicieron durante los primeros encuentros de la temporada y dejó de fabricarlas con la ausencia del venezolano.

Son ideas que asentaron la idea de que Altuve retomó ese nivel que le llevó a ganar tres títulos de bateo y un premio al Jugador Más Valioso. Ya saben, esas mismas condiciones que desaparecieron los últimos dos años y que llevaron a Major League Baseball (MLB) a perder la fe en sus habilidades.

Pero ya José Altuve había avisado que en 2021 iba a ser diferente. Realizó un trabajo mental durante el receso de zafra para fortalecer la mente, en caso de que aficionados lo mantengan como objetivo del robo de señas de los Astros en 2017 usando tecnología, estar preparado para soportarlo, algo que no pudo la temporada pasada.

“2020 fue difícil para Altuve”, dijo a MLB.com Dusty Baker, mánager de los Astros. “Hay cosas en la vida que la gente cree que no nos afecta. No lo conocía (antes del año pasado). Lo respetaba desde el otro lado del terreno. Ahora lo veo cantando y con una forma de caminar con la que refleja felicidad. Va a tener un buen año”. 

Pero también hay motivos numéricos y técnicos para confiar en que José Altuve volvió a ser ese toletero intimidante. Es cierto que la muestra es pequeña y el calendario regular de las Grandes Ligas muy amplio, con la actuación se puede confirmar que la versión bateadora del venezolano es completamente diferente a la del año anterior y parecida a la de sus mejores actuaciones.

1) José Altuve golpea la pelota con fuerza de nuevo

El poder nunca fue ni será parte del repertorio ofensivo de José Altuve. No será un candidato para una campaña de 30 cuadrangulares o competir con Giancarlo Stanton por los jonrones de mayor recorrido. Sin embargo, sí es un chocador que hace contacto con reciedumbre, algo que no logró en 2020 y lo hace actualmente.

TemporadaVelocidad promedio de las conexiones (Millas por hora MPH)Promedio de bateo
201688.3 MPH.338 (Campeón bate)
201786.1 MPH.346 (Campeón bate)
201887.2 MPH.316
201987.4 MPH.298
202086.7 MPH.219
202188.7 MPH.347*

El contacto de Altuve fue medido como “fuerte” (Más de 95 millas por hora) el 46.5% de sus turnos al bate. Ese porcentaje fue incluso mejor del que consiguió en 2017 (28.1%) cuando soltó 204 inatrapables y finalizó con OPS de .957. Sin embargo, todos esos números terminaron bajo obversación tras conocerse el escándalo de robo de señas de los Astros usando tecnología.

“Ha lucido increíble en los primeros días”, afirmó Yulieski Gurriel, quien también compartió con Altuve los últimos años. “Me ha sorprendido lo rápido que luce en los campamentos. Está bateando muy bien. Las conexiones tienen mucha potencia”.

 Las estadísticas avanzadas confirmaron la declaración de Gurriel. José Altuve, en 49 turnos al bate, ya golpeó una pelota a 108.6 millas por hora, una velocidad que no consiguió durante toda la zafra de 2020. Y no son números a la ligera, después de todo, pegarle a la pelota con reciedumbre es lo único que puede controlar un toletero, ¿no?

“Parece como si no se hubiera ido”, declaró Baker luego de los tres hits que conectó su camarero contra Seattle. “La vida es mucho mejor cuando Altuve está de regreso, así de sencillo. Ya sea en la alineación o en el clubhouse”.

2) Mejoró la disciplina en el plato

En 2020, José Altuve tuvo problemas para ejecutar su principal fortaleza dentro del beisbol: hacer contacto. Sí, ese toletero que era prácticamente imposible de ponchar y asiduamente colocó la pelota en juego, fue excesivamente vulnerable en el plato.

La tasa de ponches fue de 18.6% el año pasado, luego de que se colocó en 13.2% para 2018. Ese incremento llegó porque le hizo swing a lanzamientos fuera de la zona de strikes, esos que son complicados de golpear y más difícil todavía llevarlos lejos. Pasó al 35.2% luego de estar en un aceptable 30% en el 2019. En conclusión: Altuve fue indisciplinado en el plato.

Para la actual temporada, José Altuve es muy disciplinado. Intentó pegarle a los pitcheos malos el 27.8%, el mejor porcentaje de su carrera. Incluso es superior a las de sus temporadas pletóricas que lo llevaron a ganar Bates de Plata, representar a la Liga Americana en el Juego de las Estrellas e imponer numerosas marcas.

¿Por qué es tan importante que ese porcentaje sea bajo? Está enfocado en pegarle a lanzamientos que estén cerca y que podrá facilitarle el hecho de darle con fuerza. Eso lo cumplió a cabalidad por mucho tiempo, sin embargo, los últimos dos años no lo había podido hacer.

“Creo que tengo que simplemente tener un mejor plan de juego”, dijo el venezolano, aunque sin revelar cuáles fue su trabajo mental. “Siento que este año lo tendré. Sé lo que quiero hacer y pienso que eso me ayudará mucho”. 

Lo mejor del rendimiento de José Altuve en 2021, según las estadísticas avanzadas del beisbol, es que son sostenibles. Los guarismos están convencidos de que José Altuve no ha tenido éxito por la “buena fortuna”, sino por méritos propios.

3) No le llame suerte, porque no lo es

Ya en Triángulo Deportivo se explicaron sobre las “estadísticas esperadas”, esas que dibujan el escenario que debería pasar y no necesariamente el que sucedió. Porque si un bateador golpea la pelota con una fuerza elevada y con la elevación correcta, pero el jardinero se zambulló para atrapar la conexión, ¿se debe culpar al toletero?

Lo cierto es que Statcast, afirma que el promedio de bateo de José Altuve en 2021 debería ser de .348. El average habitual del pelotero es de .347, por lo que la diferencia es inexistente. Todos sus hits han llegado por méritos propios y no por mala ubicaciones de los defensores rivales. Además, su slugging “debería ser” de .610, mientras que el común está en .469, por lo que, si la suerte influyó en algo, fue en contra del venezolano.

José Altuve-Jonrones-PostemporadA
José Altuve empezó a hacer mejor contacto Harry How/Getty Images/AFP

Y los scouts están de acuerdo: se ha visto bien esta primavera. De hecho, puede estar arreglado. Pero no lo sabremos con certeza hasta que los juegos cuenten.

“Todos los que quieren hacer su trabajo, quieren hacerlo bien. Entonces, cuando algo sale mal, no se siente realmente bien, pero creo que la clave para mí es seguir adelante”, declaró Altuve. “Cada año, no importa si juego muy bien o muy mal, intento llegar a los entrenamientos primaverales con la mente despejada y creo que eso es lo que me ha funcionado. Por eso es difícil recordar exactamente cómo me sentí y qué estaba pasando en ese momento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba