José Moreno vuelve al nido que nunca quiso dejar

En la previa a la atípica temporada 2019-2020 de la LVBP, José Moreno ya tenía el pasaje comprado a Venezuela. La maleta estaba lista, debía volver a comandar al Cardenales de Lara que llevó al título ante Leones. Pero el deseo se convirtió en frustración, MLB no otorgó permiso a peloteros y técnicos para poder actuar en la pelota criolla.

José Moreno deshizo la maleta. “Tuve que buscar la manera de mantenerme ocupado en todo ese tiempo. Pasé más tiempo con la familia. He aprendido a que hay decisiones que tú no controlas; por mucho que quería ir no lo podía hacer”, dijo Moreno en entrevista para Triángulo Deportivo desde su residencia en Arizona.

Cardenales tomó la decisión de volver a contar con José Moreno como su manager para la temporada 2020-2021. A pesar de la incertidumbre por el Covid-19, el falconiano volverá a ponerse la camisa que lució como jugador y como técnico.

Con el excatcher al frente, Cardenalesperdió la final de la 2017-2018 en seis juegos ante Caribes. Un año después tuvo revancha y le dio a Lara su quinto título, esta vez ante Leones. Al ser confirmado para la 2019-2020 debió declinar volver a dirigir temiendo las consecuencias.

“Al principio tenía la incertidumbre de ir, no sabía cómo manejar las diferentes consecuencias. Esperé hasta el último día, pero una llamada a última hora me dejó el panorama más claro. Yo soy ciudadano estadounidense y mi familia está toda aquí”.

Luis Ugueto tomó el mando del equipo y lo llevó al título en Venezuela y a la final de la Serie del Caribe. “Es una situación muy rara. Nunca había visto dos managers campeones en temporadas consecutivas y que luego volviera el primero; pero así se dieron las cosas, no es que yo dejé de ser el manager porque quise, es que tuve que apartarme por la situación”.

Cardenales ya planifica la temporada con el panorama aún incierto en el mundo

Recientemente la MLB logró ponerse de acuerdo para disputar la temporada 2020. Protocolos sanitarios rigurosos, reglas novedosas (como la regla panamericana) y un importante recorte en los juegos serán necesarios para escuchar la voz de playball.

En Venezuela los deportes profesionales no están en actividad, aunque el fútbol inicia entrenamientos. Moreno espera que las autoridades garanticen las condiciones sanitarias para disputar un torneo sin problemas.

“Lo bueno es que Venezuela tiene más tiempo. Ojalá de aquí a allá el virus esté controlado o erradicado. Cardenales se va a preparar como si hubiese temporada en octubre, que nada nos agarre por sorpresa. Las autoridades harán su trabajo y nosotros el nuestro”.

Uno de los primeros temas a estudiar será el del staff técnico que acompañará a Moreno. El primer nombre en su lista de deseos es el de Carlos Mendoza. “Ya nos acompañó en la temporada que perdimos la final ante Caribes. Dennis Malavé fue mi coach de banca cuando logramos el título, veremos si los podemos sumar. Yo quiero”.

Mendoza fue coach de banca en los Yankees la pasada campaña, mientras que Malavé fue designado para tomar a La Guaira, pero por ser coach de Cleveland tuvo que declinar.

“Los peloteros han manifestado que quieren ir”

Si hay alguna palabra que pueda describir el momento que vive la humanidad es “incertidumbre”. Aún no se sabe si las ligas menores van a tener acción, aunque todo apunta a que no. Cardenales ya hace contactos para ver con qué peloteros podría contar.

“Muchos peloteros tienen ganas de ir pero hay que ver el plan de su organización. Algunas harán campamentos, por eso hay que esperar. También he visto peloteros de la pasada campaña y debo analizar. El equipo fue campeón con buenas piezas, pero es difícil jugar después de tanto tiempo de inactividad. Debemos ver nuestras necesidades”.

Precisamente Moreno estuvo muy pendiente del equipo desde la distancia. “Estaba en constante comunicación con la gerencia hasta que activaron la app para ver los juegos. Fue un equipo de mucha garra que nunca se entregó, eso se vio en la final. Había muchos peloteros que estaban fuera del béisbol, pero querían una oportunidad. La semilla del triunfo está sembrada en el equipo, por eso aunque con otras piezas, se mantuvo la garra para ganar”.

Para la nueva campaña, Cardenales buscará su séptimo título. Luego de cuatro finales corridas, con dos triunfos, la fanaticada volvió a recordar la ganadora década de los noventa. “No importa lo que el equipo haya hecho antes, pienso que perder y ganar es contagioso. Estamos en esa línea y lo que queremos es que seguir luchando sin conformar nos por lo que ganamos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba