Kevin Maitán: una joya que necesita de la LVBP para reencontrarse

El nombre de Kevin Maitán empezó a escucharse en los rincones del beisbol venezolano mucho antes de cumplir la mayoría de edad. Fue una popularidad que se ganó cuando los Atlanta Braves le dieron 4.25 millones de dólares por firmarlo cuando tenía 16 años de edad, bono que lo convirtió en el pelotero venezolano amateur más costoso para que una organización de Major League Baseball (MLB).

Sin embargo, eso no quitó a Maitán de la palestra del beisbol. Un año después de llegar al profesional, el joven carabobeño fue declarado agente libre porque una investigación de MLB determinó que Atlanta había cometido irregularidades al momento de contratarlo y otros jóvenes, por lo que quedó disponible para otros conjuntos.

Su nuevo destino fueron Los Ángeles Angels, que se quedaron con los derechos del criollo por 2.2 millones de dólares. De ahí en adelante, el joven dejó de tener tanto impacto en las evaluaciones de las Grandes Ligas. Principalmente porque sus actuaciones en las Ligas Menores no fueron tan positivas como todo el mundo esperaba, por lo que varios cazatalentos perdieron esperanzas.

De repente, Kevin Maitán, quien aparecía entre los primeros puestos entre los mejores prospectos del beisbol, desapareció de la lista de las 100 promesas con más potencial de la actualidad. El mismo jugador que fue comparado con Robinson Canó y Miguel Cabrera, cayó hasta la casilla 23 dentro de los Ángeles durante la última actualización de MLB.

“Realmente ha batallado en sus primeros años”, se puede leer en el reporte de los especialistas. “Tiene mucho trabajo por hacer. Necesita mejorar su disciplina en el plato y poncharse menos. Además, hay dudas de su físico, porque ha ganado peso”.

Pero así es el beisbol, cruel y desalmado. Lo que no dejó otra opción a Kevin Maitán que acelerar el proceso, porque con 20 años de edad, solicitó permiso para debutar en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) con los Bravos de Margarita, una experiencia que espera le permita recuperar esa estampa que perdió tan rápido.

“Me encanta el sabor y la pasión que se vive aquí, es distinta, es única. Había practicado con el equipo, pero me iba antes de los juegos. Es un orgullo para mi ponerme este uniforme después de tanto tiempo. Agradecido con los Bravos”, aseguró el novato al periodista Alexander Mendoza, de la LVBP. “Fue un recibimiento muy emotivo, porque a la mayoría ya los conocía. Es un tremendo equipo, con mucha energía”.

Kevin Maitán tuvo su ansiado debut

Desde que Margarita anunció la incorporación de Kevin Maitán, aquel barullo que generó durante mucho tiempo revivió. El jugador que recibió el bono de 4.25 millones de dólares se estrenaría en la LVBP después de años de negativas de permisos y participaciones pospuestas por su juventud.


Lee también:


Esa atención no amilanó al joven. Ya está curtido en eso de llamar la atención, por lo que se uniformó y salió al campo cuando vio su nombre en la alineación. Henry Blanco lo usó por primera vez el 7 de diciembre como sexto y primera base, pero fue un día después cuando ligó su primer indiscutible.

Se trataron de sus primeros encuentros desde 2019. Con la pandemia que provocó el Covid-19 las Ligas Menores se cancelaron, afectando del desarrollo de jugadores como Maitán, que necesitan de juegos constantemente para pulir sus condiciones. Por eso la LVBP se volvió una opción necesaria, aunque sea en un contexto de exigencia deportiva alta y haya poca paciencia por los errores que pueda cometer por su inexperiencia.

“Presión no he tenido, no soy el tipo de persona que se mete presión”, siguió el pelotero. “La única presión, tal vez, fue saber que mi familia me estaba viendo debutar en mi país. Primera vez que me veían como profesional, porque después que firmé, nunca habían tenido la oportunidad de verme. Gracias a Dios, se dio y pudieron estar ahí”.

En Venezuela, espera aprender y mejorar. Además, recuperar todo el tiempo que el coronavirus le quitó. “No pude regresar al país por la situación de la pandemia. Tuve que quedarme en Estados Unidos con mi familia. Estaba pasado de peso, pero gracias al parón del Covid-19, pude trabajar y mejorar mi físico. Estoy saludable”.

La importancia de jugar en Venezuela

Ya sea por la pandemia o que su organización lo ve con ojos diferentes, Kevin Maitán agradeció la oportunidad de jugar en la LVBP. Más allá de cumplir una meta, se trata de algo necesario para su naciente carrera.

En un circuito como el venezolano, Maitán podrán ver lanzadores que no existen en las Ligas Menores. Aprenderá a chocar envíos quebrados, se medirá a veteranos que usan la maña para dominar y estará bajo en un contexto de mucha presión. Son aspectos que solo pueden ayudar a un jugador que necesita demostrar que ese talento que proyectó, todavía está presente.

“El principal ajuste que debo hacer, es reconocer mejor la zona de strike, porque como muchos saben mis averages no han sido muy buenos y he tenido muchos ponches en Ligas Menores”, concedió. “Este año vine a trabajar sobre eso. Es una liga de buen pitcheo, en la que tiran muchos envíos rompientes. Muy poco usan la recta y uno tiene que hacer los ajustes y eso me va ayudar mucho a reconocer más la zona de strike”, finalizó Maitán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba