La noche en que César Izturis y su hijo fueron rivales

El destino quiso que el exgrandeliga César Izturis no hubiese revisado su teléfono más temprano ese viernes 6 de marzo. A las tres de la tarde su hijo César Daniel le escribió para contarle que esa noche serían rivales. Su único varón estaba en el lineup de los Marineros ante Dodgers en el spring training.

“Ese juego fue en la noche. César Daniel me escribió temprano para decirme que lo habían llamado, pero yo no leí el mensaje de una vez. Cuando lo vi fue algo único, hay que vivirlo para poder explicarlo”, contó el barquisimetano desde Miami.

Tener el apellido Izturis en la espalda es una gran responsabilidad. César padre vistió las camisetas de Azulejos, Dodgers, Cachorros, Piratas, Cardenales, Orioles, Cerveceros, Nacionales y Rojos. En Los Ángeles ganó un Guante de Oro en la posición de shortstop, la misma que cubre su hijo.

Y es que no es difícil imaginar que el hijo del gato persiguiera ratones. En 2016 César Daniel firmó para Seattle, también lo hizo para Cardenales de Lara, el equipo del que su padre es fanático y al que llevó a levantar el trofeo de campeón en Venezuela.

César Daniel junto a sus padres el día de su forma con Seattle / El Emergente

La relación de ambos es estrecha. César Daniel es el segundo hijo del matrimonio y llegó en el medio de Patricia y Daniela. A nadie le extrañó que desde niño quisiera seguir los pasos de su padre. En casa tenía no solo un guía sino un entrenador de lujo que fue puliendo sus capacidades de las que afirma, son superiores a las suyas.

“César Daniel de niño fue como esos hijos de peloteros que se ponen el uniforme y están en el dugout. En Los Ángeles nos quedábamos después de los juegos los domingos en la jaula de bateo. Aprovechaba que jugábamos en la tarde y tenía más tiempo para él”.

La noticia del embarazo lo recibió en su oficina, un estadio de béisbol

Corría el año 1999. Ya César era un jugador que pintaba ser figura con Cardenales de Lara. Con los Azulejos le restaban unos dos años para graduarse de grandeliga; ya era papá de Patricia y así llegó el tan anhelado hijo varón, el que nació con un guante en la mano.

“Ese año Toronto me invitó a los entrenamientos cuando mi esposa y mi mamá me llamaron para decirme que tendríamos un bebé. Sí fue planificado, lo estábamos buscando, pero te miento si te digo que lo esperaba tan pronto. La llegada de otro hijo me dio más fuerza para luchar por mi sueño, para que ellos me vieran”.

César Daniel tenía solamente dos años cuando su padre subió para quedarse en Grandes Ligas por 13 temporadas. Desde pequeño era su fanático particular. “Cuando tenía 10 año se iba uniformado a los juegos, estaba en Baltimore”.

Padre e hijo visten la misma camiseta en Venezuela, la de los Cardenales de Lara / El Impulso

El niño ya había demostrado que tenía buenas manos. Era una obligación siendo Izturis. Su tío Maicer jugó 11 años en la gran carpa y varios primos también entrenaban. “Él ha hecho lo que ha querido hacer. No soy de los padres expeloteros que obligan a sus hijos a jugar. Es más, cuando llegaba a la casa no quería hablar de béisbol”.

Pero el camino estaba trazado. A los 16 años César Daniel firmó contrato en el béisbol organizado, a la misma edad que su papá. Emilio Carrasquel fue la persona que recomendó a Seattle firmar al infielder. ¿Hay alguna coincidencia? Pues fue el mismo Emilio quien amarró a César para Toronto 20 años antes.

La noche del cara a cara

César Daniel pasó de jugar en 2017 en la Dominican Summer Ligue a la antesala de las Grandes Ligas en 2018. Ese año probó sus habilidades en el Arkansas Travelers (AA) y Tacoma Rainiers (AAA). En esta última dio tres inatrapables en 15 turnos.

Pero la anécdota más pintoresca entre padre e hijo se vivió aquella noche del seis de marzo en el Camelback Ranch, casa de los Dodgers en Arizona. César papá estuvo en la cueva de los Dodgers, César Jr en la de los Marineros. En aquel juego serían rivales.

“Los equipos de Grandes Ligas tienen algo que se llama coach celebridad. Debe ser alguien que haya jugado para esa organización. Yo jugué con Dave Roberts, para entonces manager de los Dodgers, así que recibí la invitación”.

Del otro lado estaban los Marineros de su hijo. Para ese día estuvo entre los jugadores disponibles, pero no era seguro que jugara. “Ya lo había visto salir como corredor emergente o no jugaba, como todo novato. Pero no esperaba que esa noche saliera a tomar un turno”.

Sin esperarlo así sucedió. En el séptimo inning César Daniel tomó su casco para correr si el bateador se embasaba, pero no lo hizo. “Yo lo veía del otro lado y le hacía señas preguntándole si iba a jugar, no lo sabía”.

En la novena entrada, con hombre en segunda sin outs, le tocó el turno a César Daniel. Entre las miradas de todos en el estadio estaba la de su padre. Serio, concentrado, inexpresivo, César detalló a su hijo tomando quizás el turno más emotivo de lo que lleva de carrera.

“Lo que quería era que luciera bien. No sabía si reírme o llorar, así que opté por quedarme tranquilo, como soy yo”. En cuenta de una bola y dos strikes, César Daniel dejó pasar una recta muy alta para poncharse.

En la cueva contraria, su manager personal quedó en paz. “Quería que luciera bien y lo hizo, a pesar del ponche. Lo vi confiado, hizo buenos cortes, no se vio mal. Lo felicité por la manera que manejó el turno; aunque fue un entrenamiento verlo con un uniforme de Grandes Ligas fue un orgullo”.

A pesar del ponche, los Marineros de César hijo vencieron a los Dodgers de César padre 8 carreras por 3.

La relación de César padre con su hijo se fortalece

El camino de César Daniel aún es largo. En 2019 terminó en el Everett Aquasox, filial clase A corta de los Marineros donde dejó un promedio de .285. Para llegar a Grandes Ligas queda un trayecto lleno de sacrificios, pero la guía de su padre es valiosa.

“César Daniel tiene cosas diferentes a mí. Mi brazo era mejor pero su defensa es superior. En la ofensiva es más notorio porque yo a los 20 años no le daba como le da él. La organización le ha dado un programa de pesas y eso lo ha ayudado, pero aún le queda mucho por crecer y desarrollarse”.

César Daniel junto con César, su padre, además de Maicer su tío, par de grandeligas / El Emergente

Ahora César padre está del otro lado. Una vez le tocó llamar a su papá para darle la noticia de que lo habían llamado a Grandes Ligas, no se quiere adelantar al momento, pero solo espera la oportunidad en que sea él quien reciba esa llamada.

“Wow, ese será otro sueño cumplido para mí, espero que Dios me permita vivirlo. Mientras solo me queda aconsejarlo para que él haga su propio nombre”.

Mientras peloteros y dueños se ponen de acuerdo sobre cómo y cuándo iniciar la temporada, César Daniel continúa entrenando junto a su padre. Ronald Acuña y su hermano Luisangel son sus invitados de lujo.

“Estamos trabajando la consistencia. Si sigue enfocado la conseguirá”.

Ya César Daniel no es aquel niño que mientras vivía en Los Ángeles decía que su papá era Shaquille O’Neal. “Varias veces tuve que decirle, ¡epa, ese no es tu papá, tu papá soy yo!”. Aquella anécdota de ese niño la contó riendo, de este César Daniel joven espera esa llamada que lo hará aún más feliz. “Esa llamada será gloriosa”.

66 comentarios

  1. Heya i am for the first time here. I came across this board
    and I find It truly useful & it helped me out much. I hope
    to give something back and aid others like you aided me.

  2. This is very fascinating, You are an overly professional blogger.
    I’ve joined your feed and stay up for looking for
    extra of your fantastic post. Additionally, I have shared your web site in my social networks

  3. Right away I am going away to do my breakfast, afterward having my breakfast coming again to read further news.

  4. Hello there! I could have sworn I’ve visited this web site before but after browsing through a few of the articles I realized it’s new
    to me. Anyhow, I’m definitely happy I came across
    it and I’ll be book-marking it and checking back frequently!

  5. This piece of writing presents clear idea in support of the new people of blogging, that actually how to do blogging and site-building.

  6. Hey there! Would you mind if I share your blog with my
    zynga group? There’s a lot of folks that I think would really appreciate your content.

    Please let me know. Thank you

  7. Pingback: 3caution

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba