¿Y si este es el final? El lugar de Albert Pujols en la historia si se retira en este momento

¿El nombre de alguien afecta la recepción de un mensaje? Pues claro que sí. No hay discusión. Lo que acaba de suceder con Albert Pujols en Grandes Ligas es el mejor de los ejemplos.

Escenario 1: Angelinos de Los Ángeles dejó en libertar a un jugador de .198 de average, .250 de embasado y .372 de slugging. Quizás algunas personas dirían: “pues no es la gran cosa”, así como expresó el Bill Shakin, columnista de Los Ángeles Times.

Lee también: Números y datos del peor slump en la carrera de Miguel Cabrera

Escenario 2: Angelinos de Los Ángeles dejó en libertad a Albert Pujols, quien ahora es agente libre en Grandes Ligas. Todo cambia con el nombre del dominicano en la oración, ¿verdad? Y es de esperar que eso ocurra. Él es como si Poseidón estuviera entre atenienses, con un cuerpo humano, y su identidad no tuviera misterios.

En pocas palabras: Albert Pujols es, quizás desde hace mucho tiempo, una placa de bronce de Cooperstown que anda activa por los parques de las Mayores. Eso es bien sabido. Cuando se retire y pasen cinco años, el nombre de Albert Pujols pasará con holgura el 75% requerido para entrar en el Salón de la Fama. O bueno, eso es lo que debería ocurrir.

Un dios del juego entre mortales

Cuando se habla de Albert Pujols no solo es uno de los mejores bateadores en la historia de la latinidad en las Grandes Ligas. Él va más allá de eso. Se trata de una de las figuras ofensivas más grandes de todos los tiempos en el juego. Si hay un “Salón de la Fama” dentro del Salón de la Fama de Cooperstown, el dominicano debería estar allí.

Es por eso que cuando Angelinos de Los Ángeles confirmó que el quisqueyano había sido dejado en libertad, el mundo del beisbol contuvo la respiración. Y tal vez hay fanáticos de Pujols que todavía no han soltado el aire de los pulmones. Con 41 años y 21 temporadas en las Mayores, el dominicano es agente libre por primera vez en su carrera. No se sabe en este momento si ese juego del 4 de mayo, contra Rays de Tampa, y en Anaheim, fue el último de su carrera.

Supongamos que el andar de Albert Pujols en Grandes Ligas se termina con este anuncio inesperado de los celestiales. Vamos a pensar que hasta aquí ha llegado el camino de uno de los más grandes bateadores que se han visto. ¿En dónde está este momento? Primero que nada –y reiterativamente- es un inmortal incluso antes de que su carrera muera. Su legado está intocable, sobre todo por sus años con Cardenales de San Luis.

Premios de Albert Pujols en Grandes Ligas

Esas primeras 11 temporadas de Pujols en las Mayores fueron simplemente absurdas. Es como si Thor, Hulk u otro Avenger ultrapoderoso hubiera jugado beisbol contra seres comunes y corrientes. En su tiempo con los pájaros rojos dio 445 jonrones y 2.073 hits; solo tenía 31 años cuando se acabó su tiempo en San Luis, ciudad de la que se despidió con .328 de average, 1.037 de OPS (sumatoria de embasado y slugging), tres premios al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, el Novato del Año de 2001, dos anillos de Serie Mundial, seis Bates de Plata y dos Guantes de Oro. Nunca terminó fuera de los 10 más votados para el MVP cada temporada que estuvo allí. Ya solo con eso, si la carrera de Pujols se hubiera acabado súbitamente en 2011, tenía un gran caso para entrar en Cooperstown.

Cuando Albert Pujols llegó a Angelinos, para la campaña 2012, era considerado el mejor bateador de las Grandes Ligas. José Miguel Cabrera labraba su legado en Detroit y Mike Trout andaba por allí en pañales. En la última década las críticas se le han venido encima, como lo hace Shaikin, en su columna en Los Ángeles Times. El periodista le recuerda algo: Angelinos ganó exactamente cero juegos en playoffs mientras él estuvo allí, y a diferencia de sus años con San Luis, nunca estuvo en el top 10 del MVP de la campaña.

No hay timidez en sus números

A pesar de algunos señalamientos, los números no son tímidos cuando se les pregunta por Albert Pujols. De tanto en lo que destaca, hay una mezcla que destaca: solo hay tres jugadores con 3.000 o más hits, 600 o más jonrones y 2.000 o más carreras remolcadas. Y sí, Albert Pujols está allí, junto con el polémico Alex Rodríguez, manchado para muchos por sus escándalos con el dopaje, y el intachable Hank Aaron.

Los ítems de hitos en Grandes Ligas son vastos para Albert Pujols. Es el decimocuarto mayor hiteador de la historia con 3.255; el más grande entre los latinoamericanos. Es el quinto en bases totales con 5.955; es más, si algún equipo le da la oportunidad de volver, es muy posible que supere las 5.976 de Barry Bonds y logre ser el cuarto jugador en la historia con al menos 6.000 bases totales, al lado de Willie Mays, Stan Musial y Hank Aaron.

En cuanto a jonrones es el quinto de la historia con 667. ¿Por encima de él? Alex Rodríguez (696), Babe Ruth (714), Hank Aaron (755) y Barry Bonds (762). Y, de acuerdo con Baseball-Reference, es el tercero con más carreras remolcadas con 2.112. Esos son algunos de los lugares de Albert Pujols en la historia.

Si Angelinos hubiera dejado libre a un hombre cualquiera con .198 de average no hubiera pasado nada. Pero Albert Pujols nunca fue un hombre cualquiera, al menos no en las Grandes Ligas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba