Proyecciones y realidades de los mejores prospectos de Venezuela de hace 20 años

La vida era muy diferente hace 20 años. Es el paso natural del tiempo. Incluso los prospectos venezolanos de ese entonces en MLB, hoy son cuarentones o están muy cerca de serlo.

Hace exactamente dos décadas no había una promesa más grande para el beisbol que Josh Hamilton. Scouts y ejecutivos vieron en él una posible estrella, quizás un jugador legendario. Fue tomado como la primera escogencia del draft colegial de 1999 por Mantarrayas de Tampa Bay, y con 18 años causó estragos en el sistema de ligas menores. Ya para 2001 fue catalogado como el mejor prospecto de las Grandes Ligas por la prestigiosa publicación Baseball América.

No importa si los prospectos son dominicanos, venezolanos, cubanos o estadounidenses: el talento natural y las proyecciones no les garantizan éxito en MLB, ni un camino fácil. La historia de Hamilton es archiconocida. Fue la promesa que quedó en suspenso y se perdió entre excesos y tragedia. Luego regresó a mediados de la década de los 2000 para vivir un poco de eso que había sido escrito para él.

Aunque Josh Hamilton lideraba el ránking de las más grandes promesas de 2001, no era la única cara conocida. Indios de Cleveland tenía fe en un enorme lanzador zurdo llamado CC Sabathia. Josh Beckett, el tercero en la lista de los mejores 100, hacía suspirar a Marlins de Florida. Filis de Filadelfia veía algo especial en Jimmy Rollins. Y Astros de Houston y Azulejos de Toronto estaban enamorados de Roy Oswalt y Vernon Wells, respectivamente. Todos ellos desarrollaron carreras en Grandes Ligas, algunos con más éxito que otros.

Los mejores prospectos venezolanos de MLB en 2001

A pesar de otros nombres enormes en esos prospectos de 2001, incluyendo algunos venezolanos, las verdaderas estrellas del conteo que asaltaron rápidamente MLB fueron Ichiro Suzuki (noveno en el ránking) y Albert Pujols (42). Ese mismo año fueron Novatos del Año de la Americana y la Nacional.

Algunos nombres nunca llegaron a cumplir con las promesas que pusieron sobre sus hombros. Ryan Anderson, un gigantesco lanzador zurdo de 2.08 metros, que era visto como el próximo Randy Johnson por Marineros de Seattle, nunca logró llegar a la Gran Carpa. Era el octavo mejor calificado en el ránking de 2001. Como él hay muchos sueños rotos.

Entre los 100 mejores prospectos de MLB de hace 20 años, Baseball América escribió los nombres de siete venezolanos. De ellos se pensaba lo mejor de lo mejor. Pero el beisbol es como la vida: todas las historias son diferentes.

Alex Escobar, Mets de Nueva York: puesto #18

Todo scout que veía al carabobeño en un diamante se enamoraba de inmediato. Lo tenía todo: poder, buen contacto, velocidad en las piernas, capacidades defensivas y un cañón en el brazo. Era visto como un jardinero de Grandes Ligas por mucho tiempo. Mets lo firmó en 1995, con 16 años, y cuatro calendarios después lideraba la valoración de Baseball América a las granjas metropolitanas.

En diciembre de 2001, luego de debutar en las Mayores, Mets lo envió a Indios junto a otros peloteros para obtener al inmortal Roberto Alomar. Lo malo es que Escobar se lesionó gravemente una rodilla en el Spring Training de 2002 y todo cambio. La vida fue injusta con mejor de los grandes prospectos venezolanos de MLB del momento. Los problemas físicos lo limitaron y solo pudo jugar cuatro temporadas no completas y 125 juegos en las Mayores. Se retiró del beisbol profesional a principios de la década pasada. Tiene 42 años.

Wilfredo Rodríguez, Astros de Houston: #57

La mejor promesa del pitcheo venezolano de por aquel entonces. Un zurdo de buena talla, proyectado por Houston como un abridor a tiempo completo en Grandes Ligas. Un año antes, en el 2000, fue calificado como el prospecto 25 por Baseball América. Fue una lástima para él que después de 2001 se perdió dos campañas y Astros lo dejó libre.

Lo intentó con Cachorros de Chicago, Expos de Monteral y Rangers de Texas, pero después de 2005 no logró volver al beisbol organizado. Uno de los mejores prospectos venezolanos de 2001 en MLB, jugó en Venezuela con Navegantes del Magallanes, Caribes de Anzoátegui y Leones del Caracas, club con el que fue campeón en la temporada 2005-06.

Carlos Zambrano, Cachorros de Chicago: #68

Fue firmado en 1997, con 16 años, por los oseznos. Pronto comenzó a escalar en las granjas de la organización. Debutó en las Grandes Ligas en el mismo 2001. Solo fue un momento, pero al año siguiente demostró que las proyecciones en él se iban a cumplir. Estuvo 11 temporadas con los úrsidos y se convirtió en uno de los mejores abridores de las Mayores en la década de los 2000. Tres veces quedó en el top 5 de las votaciones para el Cy Young de la Liga Nacional. Jugó en la Gran Carpa hasta 2012, siendo un abridor verdaderamente intimidante.

¿Lograron cumplir los mejores prospectos venezolanos de 2001 en MLB?

Francisco Rodríguez, Angelinos de Anaheim: #71

La historia del Kid es una de las más interesantes entre los prospectos venezolanos en MLB. Baseball América lo incluyó en el top 100 en 2001, con 19 años. Ese fue un mal año para él. Era abridor en Clase A Fuerte y en 113.2 innings le hicieron 68 carreras limpias: 5.38 de efectividad. La publicación no lo tomó en cuenta para 2002, cuando hizo la conversión a relevista y se transformó en uno de los mejores de las menores.

Ya para 2003 Rodríguez estaba entre las 10 mayores promesas del juego. Y cumplió… De verdad cumplió. Luego de 20 años de todos esos sucesos, el Kid puede decir que es el cuarto mayor rescatista en la historia de las Grandes Ligas con 437, con buena efectividad vitalicia de 2.86. Es uno de los mejores relevistas en la historia latina y general. Así que es que las promesas se hacen realidad.

David Espinosa, Rojos de Cincinnati: #90

Tal vez no se te haga familiar el nombre, aunque jugó un poco con Navegantes del Magallanes entre 2006 y 2007, pero Espinosa fue uno de los grandes prospectos venezolanos de 2001. No fue firmado en Venezuela: fue tomado en el draft colegial del 2000 como la elección 23 por Cincinnati, desde una preparatoria en Coral Gables, Florida.

¿Lograron cumplir los mejores prospectos venezolanos de 2001 en MLB?

Fue firmado como infielder y se le proyectó poder a ambos lados del plato. Tras severos problemas defensivos fue mudado a los jardines, y cambiado en 2002 a Tigres de Detroit. Llegó hasta Triple A, pero no pudo dar el salto. Entre 2009 y 2015 tuvo éxitos en la Atlantic League y la American Association, circuitos independientes de Estados Unidos.

Miguel Cabrera, Marlins de Florida: #91

Entre los venezolanos no hay un prospecto en la historia de MLB que haya cumplido y rebasado las proyecciones como lo hizo Miguel Cabrera. El periodista Carlos Valmore Rodríguez hizo un extraordinario trabajo para Triángulo Deportivo en el que se recuenta el comienzo de un bateador legendario, digno de Cooperstown. “Un Andrés Galarraga, pero con contacto consistente”, llegaron a decir los scouts. Todo punto de vista se quedó pequeño con Miggy.

Firmó en 1999 por 1.8 millones de dólares y dos años después fue tomado en cuenta por primera vez por Baseballa América para el top 100 de las mayores promesas del juego. Su mejor puesto fue 12 en 2003. Cabrera debutó ese mismo año y el resto es historia. Directo al Salón de la Fama. Ese es el expreso que tomará cinco años después de su retiro.

Luis Rivas, Mellizos de Minnesota: #93

Por mucho tiempo, después de haber sido firmado por Enrique Brito en 1995, Luis Rivas fue uno de los venezolanos más constantes entre los mejores prospectos de MLB. Baseball America siempre lo incluyó en el top 100 entre 1997 y 2001. Incluso fue Novato del Año en Venezuela, con 19 años y el uniforme de Navegantes del Magallanes, en la campaña 1998-99.

Debutó en las Grandes Ligas en el 2000 y se estableció como camarero titular de Mellizos en 2001. Estuvo con la organización por seis campañas, y luego perdió el status. Volvió a las Mayores en 2007 con Indios de Cleveland y luego en 2008 con Piratas de Pittsburgh. Quizás para su renombre en conteos de prospectos, seis temporadas y un poquito más fueron pocas en MLB.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba