Los históricos Gigantes de San Francisco y su noche para el libro de récords

Los Gigantes de San Francisco comenzaron a batear desde la entrada inicial el martes por la noche en Coors Field, y nunca se detuvieron. Bueno realmente se acabó cuando cayó el out 27 en la cartelera, pero tres bateadores hicieron que la jornada pareciera interminable.

Cuando tocó el turno de decir “Game Over”, los Gigantes ya habían logrado 23 carreras contra 5 de los Rockies de Colorado. Ese marcado tan abultado ya es meritorio para la historia del béisbol moderno. Es la sexta ocasión (desde 1900) que la franquicia de los Gigantes anotan al menos 23 rayitas en un mismo juego. La última vez que lo lograron fue el 8 de junio de 1990 contra los Bravos de Atlanta.

El último equipo en anotar 23 carreras en un juego fueron los Astros de Houston en una victoria como visitante por 23-2 contra los Orioles de Baltimore el 10 de agosto del año pasado. El último equipo de la Liga Nacional en hacerlo fueron los Mets de Nueva York en el primer juego de una doble cartelera contra los Filis por un marcador de 24-4 el 16 de agosto de 2018.

Los Gigantes se perdieron por poco de convertirse en el equipo número 21 en anotar al menos una carrera en cada entrada en la que tuvo un turno al bate (anotaron en los primeros ocho) y el club más reciente en hacerlo fueron los Medias Blancas en 2016. Esta es la primera vez que el club anota en cada una de las primeras ocho entradas de un juego desde que se mudó a San Francisco en 1958. No había sucedido desde que los New York Giants anotaron en los primeros ocho episodios contra los Rojos de Cincinnati el 19 de julio de 1949.

Noche única para un trío de jugadores

El jardinero izquierdo Alex Dickerson lideró la carga, al irse de 6-5 con dos dobles, tres jonrones (casi un cuarto, pero pegó en la pared), una base por bolas, cinco carreras anotadas y seis carreras impulsadas. Y tuvo mucha ayuda de sus compañeros, quienes se combinaron con Dickerson para golpear 27 hits, 13 de ellos extrabases.

https://twitter.com/ElExtrabase/status/1301244914760650753?s=20

«Ese es, con mucho, el mejor juego que he tenido en mi vida», dijo Dickerson a MLB.

Trece de esos 27 hits de San Francisco fueron para extrabases, y eso empató un récord de franquicia; La única otra vez que los Gigantes acumularon una docena de extrabases fue en un juego contra los Piratas de Pittsburgh el 15 de junio de 1929. El equipo de la Bahía ni siquiera había registrado 12 extrabases en un juego desde otro cotejo en Coors Field el 2 de julio de 2002.

La parte más prominente, es que con las seis remolcadas de Dickerson, otras seis de Donovan Solano y también de Brandon Crawford, se convirtieron en el primer trío de bateadores de un mismo equipo en registrar esa cantidad de producidas en la historia de la MLB.

Este incomparable hito jamás se había conseguido por algún equipo de las Grandes Ligas. De hecho, nunca había habido un juego en el que tres jugadores de los dos equipos combinados tuvieran más de seis carreras impulsadas.

Una actuación merecedora de sentarse con Mays

Con tres jonrones y dos dobles, Dickerson acumuló 16 bases en total para empatar al miembro del Salón de la Fama Willie Mays como la mayor cantidad en un juego en la historia de la franquicia. Sus cinco extrabases en un juego fueron el duodécimo en la historia de las Grandes Ligas; comparativamente, los juegos de cuatro jonrones han sucedido 17 veces.

«Eso es un gran logro», dijo el manager de los Gigantes, Gabe Kapler. “Uno de los mejores rendimientos estadísticos generales que he visto. Cada golpe que hizo fue justo a tiempo. Incluso tuvo algunos casi fallos en los que se sincronizó y consiguió su swing correcto. Fue una muy buena actuación de Alex «.

Ningún jugador había registrado tres jonrones y dos dobles en un juego de las Grandes Ligas de la Era Moderna hasta que Kris Bryant de los Cachorros de Chicago lo hizo el 27 de junio de 2016. Luego, Matt Carpenter de los Cardenales de San Luis lo siguió poco más de dos años después en Wrigley Field. Ahora, Dickerson ha aumentado ese club exclusivo a tres jugadores en los últimos cinco años, cuando ninguno lo había hecho antes en los primeros 115 años del béisbol de la Era Moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba