Lou Gehrig pasó de ser el “Caballo de Hierro” al nombre de una enfermedad

Un bateador de .340 con OBP de .447 y cerca de 40 jonrones por temporada durante su carrera. Lou Gehrig, conocido como el “Caballo de Hierro” por haber jugado 2.130 encuentros de manera consecutiva, sufrió una extraña enfermedad que lo hizo más famoso que por su habilidad en el diamante.

La estrella de los Yankees de Nueva York quedará siempre enmarcada en la historia de la franquicia por sus logros deportivos. Tal día como hoy 2 de junio, pero de 1941, el supremo toletero perdió la batalla ante la esclerosis lateral amiotrófica.

En EE. UU, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, debido a que el famoso jugador de béisbol del New York Yankees, Lou Gehrig, vio interrumpida su carrera como consecuencia de la ELA.

El 4 de julio de 1939 el que fuera uno de los grandes jugadores de béisbol del mítico New York Yankees estadounidense, se despidió ante más de 61.000 espectadores en su estadio.

Lou Gehrig había recibido apenas 16 días antes un diagnóstico de esclerosis lateral amiotrófica, después de meses de un declive acelerado que ya no se podía justificar por la edad o por el desgaste de 2.130 juegos consecutivos jugados.

Gehrig tenía 36 años, cumplidos el mismo día que recibió el diagnóstico, y sin dudas no tenía idea que su nombre terminaría por asociarse ya para siempre a la enfermedad que puso fin a una carrera espectacular.

La enfermedad que dañó su carrera

Gehrig y todos los que le rodeaban creían que era la edad y el desgaste por tantos años de juego al primer nivel. El jugador creía que esforzándose más lograría volver a estar en forma.

Llegó 1939, año en que se precipitó todo. Gehrig empezó a entrenar en febrero, a pesar de que oficialmente podía haberlo hecho en marzo.

Anteriormente algunos hechos, como el tropezarse con los patines en el hielo, algo poco común en él, lo hicieron ir a ver a un médico. Este consideró que todo era problema de una vesícula un poco molesta y lo mandó a casa con una dieta como tratamiento.

Según relata William C. Kashatus en el libro “Lou Gehrig: a biography”, el jugador se levantaba temprano a correr y después se unía al entrenamiento regular. Finalizaba haciendo una hora extra más que sus compañeros.

Pero mientras más se esforzaba, peor parecía jugar. El cambio tan radical tenía desconcertado a todos, empezando por otro mítico jugador de béisbol, Joe DiMaggio, quien después de observar cómo en un entrenamiento Gehrig era incapaz de golpear las pelotas.

Al inicio de la temporada Gehrig aún quería quitar hierro al asunto, creyendo que todo se solucionaría esforzándose más. Excepto algún periodista que empezó a ver que aquello era más que la edad o el desgaste del juego, todos seguían viendo en esos dos factores las causas del declive.

El diagnóstico oficial le fue comunicado a Gehrig, el mismo día de su cumpleaños, el 19 de junio de 1939. A las pocas horas escribía a su esposa para comunicarle que la mala noticia era “esclerosis lateral amiotrófica”, una enfermedad sin cura conocida y que posiblemente le lleve a usar un bastón en 10 o 15 años.

Tumbó cualquier esperanza

La fuerza y el optimismo de Lou Gehrig nunca mermaron y es algo que destacaron todos los que le visitaron en ese periodo.  Comentaron que Gehrig se despidió con un “Hasta la próxima chicos. Voy a vencer esto”.

La enfermedad lo venció, pues falleció el 2 de junio de 1941, la leyenda de Gehrig se hizo gigante después de su muerte en EE.UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba