LVBP tiene una llamada pendiente con la administración Biden

La agenda de Giuseppe Palmisano, presidente de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), tiene dos tareas por completar en el primer trimestre de 2021. El primero es que la final entre Caribes de Anzoátegui y Cardenales de Lara se complete sin contratiempos, con todos los protagonistas saludables y con un grupo de peloteros alzando el trofeo de campeón en un estadio.

Un poco más allá en el calendario, quizás por el mes de marzo, llegará la segunda tarea para Palmisano. Contactar con la administración de Joe Biden, quien tomó posesión de la presidencia de los Estados Unidos y quiere sondear cuál será su actitud sobre la LVBP.

Al menos bajo la dirección de Donald Trump, las conversaciones fueron rocosas. Durante los últimos años intentaron arrebatarse las cadenas de las Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) que no les permitían a los ocho equipos de la LVBP tener relación con Major League Baseball (MLB) u otra empresa estadounidense. Se trató de enorme limitación que, incluso, pudo en duda la realización de las últimas dos temporadas.

Pero ahora la Oficina Oval tiene a un nuevo propietario. Eso quiere decir que hay una nueva forma de pensar, de tomar decisiones y, seguramente, de ver la situación política de Venezuela y sus interiores. Son algunos de los tópicos que el alto mando de la LVBP quiere cerciorarse por su propio esfuerzo.

LVBP-Pagos-Jugadores
El José Bernardo Pérez albergó la temporada 2020-2021

“Ahora estamos enfocados en la final. Sin embargo, sabemos que es un tema que debemos tocar pronto”, aseguró Palmisano durante el Draft de la final de la LVBP. “Al culminar la Serie del Caribe vamos a buscar un acercamiento con la nueva administración (de Joe Biden) para ver cómo será su proceder”.

Demostrar que la LVBP no tiene vinculación alguna con el gobierno de Nicolás Maduro fue imposible para la dirigencia de la LVBP. El titánico esfuerzo solo consiguió una licencia para seis equipos (menos Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes), lo que permitió la realización de la zafra 2020-2021, aunque no como se pensaba.

“Se trazó el objetivo de ir hasta Washington. Fue una pelea que nos llevó un mes y pudimos ver cómo MLB tuvo un apoyo con esta licencia. Sabíamos que esto iba a salir, pero no contábamos con que no iba a haber licencias para las fundaciones Tigres y Magallanes”, decía Palmisano al momento de conocer la sentencia de la OFAC.

Licencia de la OFAC llegó a su etapa cumbre

Pero ese permiso tiene fecha de vencimiento, y es bastante pronto. El permiso de la OFAC a los seis equipos de la LVBP se termina el 21 de noviembre de 2021, por lo que es inevitable iniciar un nuevo proceso de negociación. Al menos la intención de Giuseppe Palmisano es que la autorización sea plena.

“Desconozco en este momento si habrá nuevos encargados de la OFAC o otros departamentos del Tesoro en los Estados Unidos”, comentó Palmisano. “Ojalá sea algo que podamos conseguir. De esa forma se podrá conseguir que todos los equipos puedan competir en igualdad de condiciones”.

Ese optimismo, no es compartido en todas las organizaciones de la LVBP. Los eventos recientes, en los que peloteros y otros trabajadores denunciaron el impago por parte de los conjuntos, generó un clima de nerviosismo. Especialmente cuando esa acusación vino acompaña con argumentos que podrían ser utilizados en contra en el caso que se expondrá sobre la OFAC.

El Departamento del Tesoro puede revocar la licencia de inmediato si detecta que no se está cumpliendo el acuerdo con la LVBP. “Pero el Gobierno no tiene nada que ver en esto, por cuanto son los equipos los responsables de honrar sus compromisos laborales. Hemos estado conversando con los equipos y entiendo que no es fácil cuando se retrasan patrocinios públicos o privados, pero lo que tengo entendido es que esta semana que viene el problema debe estar resuelto”, aseguró Palmisano al periodista Carlos Valmore Rodríguez.

Tigres y Magallanes, el tema por solucionar de la LVBP

Dentro de la LVBP llegaron a pensar que tanto Tigres como Magallanes iban a tener luz verde para esta temporada por parte de la OFAC. Iban a ser parte de la licencia e iban a competir en igualdad de condiciones que los otros seis conjuntos. Sin embargo, no sucedió, en gran medida, porque la pandemia no permitió que los argumentos del circuito venezolano llegaran de forma presencial.

“Hay una condición con la OFAC que exige que el Estado no tenga presencia en la parte constituida de las fundaciones (Tigres y Magallanes). Realmente no es un tema de la liga, sino de MLB que hizo la consulta a la OFAC”, declaraba Palmisano al momento de anunciar la zafra 2020-2021. “Hemos mandado abogados y todo, pero no es lo mismo, porque ellos quieren verlo a uno y es difícil”.

Magallanes-LVBP-Calendario
Magallanes tiene dos temporadas sin usar peloteros de MLB Alejandro van Schermbeek

Una vez finalice la zafra y la pandemia esté durante una etapa más flexible, viajar a los Estados Unidos será de las prioridades de Palmisano. Se presentará ante la administración de Joe Biden e intentará demostrarle que ambas fundaciones están desvinculadas del gobierno de Nicolás Maduro.

“Será de nuestras principales tareas una vez se concluya con la Serie del Caribe. Actualmente no estamos pensando en eso porque tenemos una final por disputar, pero obtener esa licencia permitirá que la próxima temporada de la LVBP se juegue en igualdad de condiciones para todos los conjuntos”, cerró Palmisano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba