A.J Hinch y lo intimidante que puede ser dirigir a Miguel Cabrera

Pareciera poco probable que un mánager de la talla de A.J Hinch, pueda sentirse intimidado por realizar un primer contacto con Miguel Cabrera. El estratega entiende que, a pesar de su exitoso resumen curricular como piloto en las Grandes Ligas, su figura no se acerca a la del venezolano en los Tigres Detroit. Ni siquiera por haber sido nombrado mánager.

Pero es así. Hinch entiende que una de las tareas más importante de su trabajo será compaginar con Cabrera, futuro miembro del Salón de la Fama y leyenda de los Tigers. Especialmente porque su imagen en el beisbol no es demasiado pulcra y sorprender a un curtido pelotero no será sencillo.

sin duda, el aragüeño de 37 años de edad ha visto mucho beisbol durante su extensa carrera. Tan amplio y evidente es su recorrido, que Hinch está estudiando bien cada una de las palabras que soltará cuando tenga su primera conversación cara a cara con el criollo. Porque los intercambios de mensajes son buenos para hacer contacto, hablar frente a frente será el reto.

«Tienes que tener algunos detalles con los jugadores cuando los contactas por primera vez», dijo Hinch a Michigan Live. «No les vas a decir, ‘Oye, puedo arreglarte con esta única solución’, pero sí comenzar a construir esa confianza y relación. Muchas veces se comienza con escuchar primero y no decirle realmente a la gente lo que tenemos que hacer».

Hinch llega a unos Tigers que se encuentra en una posición particular. Dentro de sus granjas cuentan con numerosos prospectos que necesitan a una voz de mando experimentada para ayudarlos a dar el siguiente paso, como el piloto hizo con los Astros. Sin embargo, dentro de ese grupo está Miguel Cabrera que, quizás sus años mozos, da las pinceladas finales a una carrera que lo elevará al olimpo de los bateadores de la humanidad.

Cabrera jugará bajo las órdenes de Hinch. Foto AFP

Y esas dos corrientes tendrá que manejarlas Hinch. Fue contratado para que Detroit consiga un campeonato, sin embargo, establecer una buena relación con Cabrera será importante durante su función. No lo esconde, mucho menos niega.

«No he tenido la oportunidad de hablar en vivo con él», continuó Hinch. “Nos enviamos mensajes de texto de ida y vuelta. Estaremos bien. Tenemos algunas personas en común … Voy a conectarme con él, potencialmente incluso visitarlo y comenzar a construir (una relación) cara a cara más que por teléfono».

No es muy común que un mánager decida visitar a un jugador durante el receso de temporada. Durante esas fechas los peloteros deciden desconectarse de las personas que verán por más de nueve meses en el futuro cercano, por lo que evitan la mayor cantidad de reuniones. No obstante, se trata de alguien recién llegado a la organización, razón por la que crear un vínculo rápido será de gran ayuda, especialmente para forzar entre los dos una relación que ayude a mejorar a los Tigers.

Hinch quiere sacar el máximo provecho a Cabrera

A pesar de que A.J. Hinch solo tiene pocos días en el cargo, conoce bastante bien la organización. Desde que la noticia de que Ron Gardenhire se iba a retirar, sabía que su nombre podría aparecer entre los candidatos para el cargo en Detroit.

Sin embargo, todavía estaba suspendido por Major League Baseball (MLB), por ser el mánager de un equipo que robó señas usando tecnología en 2017. Una vez su castigo finalizó y los Tigers lo llamaron para entrevistarlo, ya tenía lo conocimientos suficientes para sorprender durante la conversación con la gerencia.

Hinch afirmó que vio muchos encuentros de Detroit durante la última temporada. Les prestó atención a los jóvenes, a las áreas que se necesitaban mejorar y a Miguel Cabrera, que todavía puede ser un pelotero útil en las Grandes Ligas. “Le presté mucha atención las últimas dos semanas y estudié los videos que tenía a la mano”, comentó el piloto.

Lo que observó, será uni de los temas durante la primera conversación que tendrá con Miguel Cabrera. De ahí podrían salir sus primeras decisiones como mandamás, quizás la forma de utilizarlo dentro de la alineación, el rol que tendrá en 2021 o el tipo de producción que espera de su ofensiva.

«Esta semana he estado contactando a los jugadores, comenzando una relación y pidiéndoles que me cuenten sobre el año», dijo Hinch. “Una cosa es para mí mirarlo, pero quiero escucharlo a través de sus palabras sobre lo que cree que debe hacer”.

Una de las principales responsabilidades del venezolano será la tutoría. Acobijar a unos jóvenes que tienen mucho talento, aunque necesitarán todo tipo de consejos para transformar esas condiciones en producción. Similar a lo que hizo Cabrera durante sus primeros años como beisbolista.

“La fuerza de este equipo es el talento juvenil. Algunos de ellos llegaron a las Grandes Ligas potencialmente incluso antes de lo anunciado, antes de lo necesario. Con la ayuda necesaria, tendrán lo necesario para buscar los objetivos que todos deseamos”, cerró el piloto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba