Miguel Cabrera desempolvó el mascotín, corrió riesgos y se zambulló

Unos segundos de silencio y un ligero temor apareció durante el dugout de los Tigers cuando Miguel Cabrera se arrojó al suelo para intentar tomar un roletazo. Ver a un pelotero de 37 años de edad, plagado de lesiones durante los últimos años y 1.93 metros de estatura, era lo que menos quería ver A.J. Hinch.

Especialmente por ser el Spring Training, etapa muy poca competitiva y que poco cambiará si se completa o no una jugada de rutina. Pero eso fue algo que no entendió Cabrera, quien finalmente sacó el guante que tenía guardado desde hace mucho tiempo.

Fue la primera vez que el venezolano participó en un encuentro como primera base desde el 18 de junio de 2019. Luego de lesiones en sus piernas, magulladuras en su ingle y molestias en la espalda, en Detroit lo convirtieron en bateador designado a tiempo completo las últimas dos campañas.

Por eso imperó el nerviosismo cuando el físico con más de 100 kilogramos se zambulló sobre la tierra del Joker Marchant Stadium en Florida. Sin embargo, cuando Miguel Cabrera sonrió, miró hacia la cueva e hizo un gesto de afirmación, la tranquilidad reapareció.

“Es un jugador de beisbol”, declaró Hinch a Michigan Live. “Obviamente que la prioridad de todos aquí es mantenerlo saludable, pero nos gusta verlo jugar donde desea. Todos amamos cuando vemos la intensidad que pone en el campo”.


Lee también:


Y a Miguel Cabrera le encantó que el nuevo cuerpo técnico del equipo escuchó su petición. Aunque reconoció que ser bateador designado se trató de una decisión para preservar su cuerpo, nunca se sintió cómodo y eso afectó su rendimiento. Solicitó ver más tiempo de juego como inicialista en 2021 y su esfuerzo durante el juego del jueves fue una muestra de la emoción que sintió por estar de regreso en el campo.

“Espero que me den más tiempo de juego en la primera base”, aseguró Cabrera a finales de septiembre de 2020. “Necesito estar en el campo. Estoy aprendiendo cómo ser bateador designado en este momento, pero es difícil para mí ir a pararme en la caja de bateo y luego sentarme a pensar qué voy a hacer en mi próximo turno”.

Trabajó para eso

Eso no se quedó en palabras. Miguel Cabrera está trabajando en el complejo deportivo en Miami Team Sosa Baseball, donde hizo swing, levantó pesas, corrió, pero especialmente fildeó. Ahora lo hizo en juegos y, aunque por un momento dejó nervioso a todos mostró que todavía lo puede hacer.

Cabrera atrapó dos roletazos que fueron en su dirección y siempre recibió de buena manera los disparos de los otros jugadores del cuadro. Su mascotín perdió el polvo y se comportó a la altura. El aragüeño terminó feliz y Detroit igual por verlo contento.

“Miggy es un buen primera base”, analizó Hinch sobre cómo se vio el jugador. “Pienso que las personas se sentirían más cómodo si no tuviera un guante, pero él está muy activo. Realmente estoy feliz por él. Se vio bien, aunque fue un día bastante ocupado”.

Miguel Cabrera empezó a producir

La principal noticia dentro de los Tigers fue el regreso de Miguel Cabrera a la inicial, pero no la única. Tampoco la última del pelotero. La jornada también sirvió para ser el inicio de su producción ofensiva en primavera.

Cabrera pegó su primer indiscutible del Spring Training. Se trató de un doble remolcador que, aunque luego significó su salida del encuentro por el esfuerzo que había hecho tanto a la defensiva como con su carrera, marcó el final de un día perfecto en el campamento de los bengalíes.

Por ahora, los Tigers se están tomando las cosas con calma. Cabrera tendrá un par de días libres después de jugar solo tres entradas el jueves. Será un año importante porque buscará varias marcas que le garantizarán un cubículo en la inmortalidad. Los 500 jonrones y los 3.000 hits.

“Espero que podamos lograr ambas cosas”, le dijo a los reporteros que siguen a Detroit en el Spring Training, entre ellos Evan Woodberry, del Michigan Live. “Espero que podamos llegar a los 500 (jonrones) y 3000 (hits) este año. Es una de mis metas de la temporada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba