Números y datos del peor slump en la carrera de Miguel Cabrera

Los malos momentos están tan unidos a las carreras de los jugadores de beisbol como el bateo o capturar una pelota. Son inevitables, incluso para los mejores y que tienen un sitio en el panteón del deporte como Miguel Cabrera. Ahora, el venezolano se metió el slump más prolongado de su carrera que, entre lesiones y edad, añadirán un toque de alarma a su futuro inmediato.

No son palabras menores. Cabrera ha estado por 19 temporadas en las Grandes Ligas, consumiendo 9.200 turnos al bate y participado en 2474 encuentros. Nunca atravesó un momento tan negativo como el actual, en el que le costó siquiera hacer contacto con la pelota.

Los últimos indiscutibles del aragüeño llegaron el pasado 27 de abril. En aquella ocasión, pegó un par de indiscutibles en cuatro oportunidades, incluido el segundo jonrón de la zafra. Se trató de una conexión que invitó al optimismo, porque la conexión llegó ante un lanzador de la talla de Lucas Giolito y terminó a mitad de gradas por el jardín izquierdo. Parecía que vendrían más estacazos como ese, pero resultó lo opuesto.

Desde entonces Miguel Cabrera presentó grandes inconvenientes para chocar la pelota. Se ponchó el 50% de las veces que se paró en el plato. Son 13 veces en la que se marchó camino al dogout de los Tigres sin haber colocado la pelota en el juego, algo impensable durante sus años mozos. De por vida, Cabrera fue ponchado el 17.1% de sus turnos.

“Miguel es una parte importante de nuestra organización”, declaró Hinch. “Es difícil verlo no tener el mejor de sus inicios. Su presencia es importante, pero los resultados no están con él en este momento. Queremos que se recupere para que ayude a todo el equipo”.

Ya en Triángulo Deportivo se intentó explicar por qué el slump de Cabrera se está haciendo tan extenso. Hay un lanzamiento en específico que le costó identificarlo y la capacidad para hacer contacto sólido, esa característica que se unió a su repertorio por mucho tiempo y que pareciera iniciar trámites de divorcio desde 2021.

Datos del mal momento de Miguel Cabrera

Hay que retroceder a 2003, año de novato de Miguel Cabrera en las Grandes Ligas, para encontrar un antecedente parecido a su floja actualidad. El periodista Efraín Zavarce encontró que, para aquel entonces un joven de 20 años pasó 23 turnos oficial sin hit. Actualmente, un veterano Cabrera llegó a 27 encuentros sin un imparable.

https://twitter.com/EfrainZavarce/status/1390148126749691904

“Está trabajando mucho para mejorar. Eso se puede ver en cada sesión de entrenamiento y por eso no me cuesta colocarlo en la alineación. Obviamente está frustrado y no está produciendo”, siguió Hinch a Yahoo Sports. “Pero confiamos en el proceso. Tenemos la seguridad de que mejorará pronto”.

Dentro de ese extenso slump, hay datos que demuestran el nivel que tuvo Cabrera y como se contrasta con su versión actual. Un pelotero que tiene tanto tiempo en las mayores debería estar acostumbrado a malos ratos, sin embargo, el aragüeño los había esquivado. Ahora se encuentra en uno a los 38 años de edad.

-Se ponchó 12 veces en un transcurso de seis encuentros, tope dentro de su carrera. La “marca” anterior fueron 10 entre en 2010 y 2019.

Miguel Cabrera se ha ponchado en 10 encuentros consecutivos. Está a un encuentro de igualar el tope personal en su carrera en 2014. Sin embargo, durante aquel bache con su contacto, aun bateó para .319 con dos cuadrangulares, mientras que actualmente ligó para .081.

-El venezolano tiene OPS de .405. Es el peor rendimiento durante un transcurso de 16 enfrentamientos en su carrera.

-Su porcentaje de embasado de .177 en 16 encuentros es el peor desde que consiguió OBP de .190 en julio de 2019.

De esa forma los números intentaron comprobar que nunca Miguel Cabrera vivió algo similar, por lo que necesitará modificar aspectos dentro de su mecánica para resolverlo. ¿Será posible? Dentro de los Tigers están convencidos que sí y por eso no lo quitarán de la alineación. Sin importar cuán malas sean sus estadísticas.

“Si alguna vez justificó que tuviera que moverse hacia abajo porque hay otros jugadores que se están desempeñando a un nivel que necesitan estar frente a él, entonces tienes que tener conversaciones”, dijo A.J. Hinch, mánager en Detroit. “Hay un gran respeto con alguien como Miggy. Quieres optimizar tu alineación, pero en este momento, no existe la presión de tener ese tipo de conversaciones difíciles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba