Nabil Crismatt llevó sus lanzamientos desde Barranquilla hasta San Luis

De a poco, Colombia ha demostrado que también tiene con qué para hacerse notar en la Gran Carpa. Antes de Nabil Crismatt, Gio Urshela tuvo una gran campaña el año pasado y en esta atípica 2020, el propio cartagenero ha sido una pieza habitual en el line up de los Yankees de Nueva York.

Pero no todo se resume en Urshela, ya que nombres como el de Jorge Alfaro y Donovan Solano se han ganado un puesto en sus respectivos equipos. Y si hablamos de momentos grandes hay que mencionar a Nabil Crismatt, el pitcher barranquillero que debutó hace poco con los Cardenales de San Luis.

“Primero que todo agradecido con Dios. Fue algo que soñé desde niño. Es una satisfacción personal bien grande saber que puedes lograr algo que sueñas. Yo para esto me he venido preparando durante nueve años y lo afronté de la mejor manera, dando lo mejor de mí”, comentó Nabil Crismatt sobre su primera aparición el pasado 17 de agosto.

Sobre el momento clave de ese primer juego dijo algo relevante que no tiene que ver precisamente con la parte física o alguna destreza en particular. “Me ha ayudado mucho trabajar la mente. Creo que el juego se vuelve un poco más mental que físico. Llega un punto en tu carrera en que piensas así, y que como venía esperando tanto ese momento creo que el juego no cambia en nada; simplemente cambia el escenario».

«Ya estás en un escenario de Grandes Ligas frente a un jugador que se supone tiene muchos años en eso, pero se supone que si tú estás parado ahí, tú eres igual de grandeliga que él. Definitivamente es un momento especial pero no puedes dejar que las emociones jueguen contigo en ese momento”, confesó.

El momento de la noticia

“Estábamos en el hotel, en la reserva del equipo, y ese día me levanté temprano. Luego recibí la llamada de uno de los coaches, que en realidad es una llamada que uno normalmente no recibe, y me dijeron que querían hablar conmigo en el lobby del hotel. Yo lo presentía porque venía de un ritmo muy bueno en la reserva. Entonces el coach me dijo: ‘Mira, Crismatt, bienvenido a las Grandes Ligas. Mañana tienes que estar en Milwaukee que vas a lanzar allá’. Fue tanta la emoción que cuando subí a la habitación se me salieron las lágrimas mientras lo contaba”, expresó.

La emoción del padre de Nabil Crismatt

Y un detalle bastante llamativo se dio cuando tras su primer juego, un video de su padre se hizo viral. En el mismo, al progenitor de Crismatt se le observa muy emocionado mientras veía por la televisión a su hijo.

“Mi padre ha sido una persona importante porque él toda la vida quiso ser jugador. Él y yo tenemos una muy buena amistad, él me ha seguido toda mi carrera y él sabe por lo que uno transcurre en esto. La familia siente lo que uno hace, más que todo los padres. Y verlos a ellos dos disfrutando de ese momento, es algo increíble que te llena de mucha satisfacción”, contó emocionado.

Con la experiencia de cerca

En San Luis, Nabil Crismatt tiene el privilegio de coincidir con compañeros que admira. Entre ellos están su partner, el veterano Adam Wainwright y otro experimentado de la receptoría, Yadier Molina.

“Tengo el placer de compartir con personas que han durado muchos años en el juego como Yadier Molina y Adam Wainwright. He aprendido mucho de ellos y mantenemos una muy buena relación. Y aunque no esté jugando ese día yo pregunto, porque al fin y al cabo el juego se trata de preguntar y conocer las  experiencias que ellos han vivido y cómo las han sabido manejar”.

Sobre los lanzadores que admira, dijo: “Tengo muchos. Entre los colombianos, José Quintana, que es como mi hermano. Lo admiro mucho», afirmó sobre el serpentinero de los Cachorros de Chicago. «Cuando crecí veía mucho a Cliff Lee, a Greg Maddux. Mi pitching coach es el hermano de Greg Maddux, Michael Ausley Maddux. Carl Hendrix, de los Cachorros, también. Me gusta mucho su estilo de lanzar. Pienso que son pitchers parecidos a mí. Yo no soy un lanzador de 95 millas pero tengo mucho control en mis lanzamientos», afirmó.

Con 25 años, Nabil Crismatt se toma el futuro con calma

“Yo siempre he sido una persona muy abierta pero ahora mismo estoy muy agradecido de estar en la organización de los Cardenales de San Luis; ojalá que sea aquí el resto de mi carrera porque de verdad me siento muy cómodo. Pero esas son cosas que uno como jugador no controla. Hoy estás aquí y mañana te pueden decir que te cambian. Así es el béisbol”, dijo con sinceridad.

Hasta los momentos, Nabil Crismatt ha participado en dos encuentros en los que ha lanzado 2.1 innings, ponchado a tres rivales y mantiene su efectividad en blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba