¡No hit no run! John Means inventó una nueva forma de no lanzar un juego perfecto

El beisbol tiene el defecto –o la virtud- de ser perfeccionista, detallista. Un pequeñísimo gazapo, así sea minúsculo, hace que la pureza de un boxscore se pierda para siempre. Es como si un trazo 1000 veces más pequeño que un milímetro le quitara la perfección una pintura. John Means lanzó un no hitter este miércoles contra Marineros de Seattle. Fue la alegría para Orioles de Baltimore y también es la invención de una nueva forma de no lanzar un perfecto.

Una línea de J.P. Crawford a las manos del campocorto Ramón Urias decretó la proeza. Se repitió la escena que tantas veces se ha visto en las Grandes Ligas. El receptor abrazó emocionado al lanzador y se entiende: también es su no hitter. John Means y Pedro Severino tuvieron ese pequeño momento antes de ser arropados por la emoción del resto de los oropéndolas.

Lee también: Dusty Bakerdijo que Nueva York fue “extremadamente rudo con José Altuve”

Lo particular del no hitter de John Means es que rozó la perfección: 27 bateadores nautas pasaron por el plato a tomar turno. Esa es la cantidad mínima para un equipo perdedor en un encuentro de 9.0 innings. Allí no hay nada nuevo. Es posible que un no hit no run no sea perfecto, aunque exactamente 27 bateadores del bando derrotado se paren en la caja de bateo.

No hitter casi perfecto de John Means

Lo verdaderamente extraño es que John Means no dio ninguna base por bolas. Tampoco le dio un pelotazo a alguien. Ni siquiera sus compañeros estuvieron fallos a la defensiva; no hubo errores por parte de los Orioles. Sin embargo, por un mínimo pestañeo el zurdo perdió la posibilidad del juego perfecto.

Fue algo temprano. En el tercer inning ponchó tirándole a Sam Haggerty, pero la bola fue un lanzamiento difícil del propio John Means que tal vez para ese momento ni se imaginaba la posibilidad del no hitter. Al no ser controlada la bola, y quedar suelta, Haggerty aprovechó para embasarse por wild pitch. Ese fue el único marino que se le embasó al siniestro; poco después fue retirado tratando de robar la segunda base.

De acuerdo con Elias Sports Bureau, John Means es el primer lanzador en la historia en lanzar un no hit no run, no perfecto, sin haber dado una base por bolas o un pelotazo, o haber sido víctima de un error de sus compañeros. Vieron que el beisbol es detallista… Y a veces, aunque un lanzador no cometa ninguna de esas fallas, y sea apoyado exitosamente por sus compañeros de causa, también puede ser víctima de un error arbitral y perder la perfección. Sí, es con ustedes Armando Galarraga y Jim Joyce.

No hit no runs de Baltimore

Aunque no fue perfecto, el no hitter de John Means ahora será una de las memorias más bonitas de los montículos de Orioles de Baltimore. Es el primer no hit no run de la franquicia desde el 13 de julio de 1991. Esa fue una hazaña combinada entre Bob Milacki, Mike Fianagan, Mark Williamson y Gregg Olson.

Ha habido otros en la historia de Baltimore. Además del de Means y el de 1991, los otros fueron Matt Kilroy (1886), Hoyt Wilhelm (1958), Tom Phoebus (1968), Jim Palmer (1969) y el combinado de 1967 entre Steve Barber y Stu Miller.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba