¿Por qué hay tantos no hitter en las Grandes Ligas?

¿Por qué hay tantos cuadrangulares? Sencillo. Los equipos motivan a sus bateadores a buscarlos en demasía. ¿La razón de tantos ponches? Fácil. La necesidad de golpear la pelota con tantas fuerzas provocó que los toleteros fallen más seguidos. Ahora, ¿por qué hay tantos no hitters en la actual temporada de las Grandes Ligas? Es una interrogante que no es tan sencilla.

Con poco más de un mes cumplido del calendario regular, ya se consiguieron cinco juegos sin hit ni carreras en las mayores. Esa cantidad igualó la máxima cantidad de no hitters que se consiguieron en una campaña de las Grandes Ligas antes del 18 de mayo de acuerdo a Elias Sports Bureau. Eso provocará que es bastante probable que 2021 sea una campaña histórica.

El récord de una temporada de más no hitters es ocho, cuando se concretó esa cantidad de juegos sin indiscutibles ni anotaciones en 1884. Sin embargo, dentro de la era moderna del beisbol (desde 1900) es siete, concretados en 1990, 1991, 2012 y 2015.

No pareciera ser normal esa facilidad de los lanzadores por maniatar a una ofensiva del máximo nivel. Los años anteriores demostraron que es muy esporádico que se concrete un no hitter, por lo que no debería hacerse tan seguido ver a un pitcher celebrar que blanqueó y dominó a un rival tan seguido. Spencer Turnbull concretó el tercer no hit run de mayo en las Grandes Ligas. Debería haber una explicación, ¿no?

“Realmente no sé la perspectiva histórica que tiene esto”, declaró Turnbull luego de su salida ante los Marineros. “Para mí, obviamente, es lo más importante de mi hasta el momento. Es por mucho la mejor noche de mi vida. Y es definitivamente una marca de mi carrera en este momento”.

La pelota “muerta” se le salió de control a MLB

Dentro de Major League Baseball (MLB), en su intento desesperado porque la pelota esté más movimiento dentro del campo, modificó la esférica para 2021. Cambió las propiedades para que “rebotaran” menos del bate, algo que tuvo un efecto inmediato. Bajó la cantidad de cuadrangulares y se les complicó más la labor a las ofensivas.

El comunicado dejó claro que las pelotas creadas por la marca Rawlings serán un décimo de una onza más livianas. Eso provocará que tenga un menor efecto rebote tras impactar con el bate, por lo que será evidente que la cantidad de conexiones de largo recorrido bajarán para la siguiente zafra.

“Será como agregar cinco pies a cada muro de los estadios”, declaró un analista que contactó el portal. “Suena como si la pelota tendrá mayor consistencia y un ligero efecto amortiguador”, opinó uno de los gerentes generales de la actualidad. “Esa era el efecto deseado”.

Las conexiones que antes eran un cuadrangular automático, ahora son elevados con alta posibilidad de que el jardinero la atrape. Ahora el pitcher tiene más ayuda para conseguir outs y, ante una jornada inspirada, aumentarán sus chances de concretar el no hitter.

Buscar los jonrones trae menos hits

Aunque la pelota se modificó para que tuviera menos vuelo, los equipos de las Grandes Ligas mantuvieron su mismo enfoque: buscar jonrones aunque eso provoque más ponches y menos promedio de bateo. De momento, el resultado no favorece a las ofensivas y le hace la tarea mucho más sencilla a los lanzadores. Conclusión: más joyas de pitcheo.

Hasta el momento en el que Spencer Turnbull concretó el quinto no hitter de la temporada, se habían conectado 1.420 cuadrangulares en las Grandes Ligas. La media de vuelacercas es de 1.14, la menor de las últimas cinco campañas de las mayores.

AñoJonrones totalesJonrones por juego
20202.3041.28
20196.776 (récord histórico de MLB)1.39
20185.5851.15
20176.1051.26
20165.6101.16

Es imposible no pensar que la nueva pelota tuvo efecto perjudicial para el nuevo estilo de batear en las Grandes Ligas en el que, aumentar el ángulo de elevación, es el principal objetivo. Si la esférica no termina en las gradas eso quiere decir que los defensores tienen más chances de atraparla y evitar los pocos hits que se estaban conectando.

“Vi que MLB amortiguará “un poco” las pelotas de beisbol”, inició un tuit de David Price, abridor de los Dodgers. “Pensé que no tenían nada malo. Los pitcher lo sabíamos todo este tiempo. Tenían una sensación y un sonido diferente. Feliz de ver que están intentando volver al juego regular”.

Ahora, no se escuchan a más lanzadores quejándose. Seguramente durante las próximas semanas serán los bateadores los que alcen sus voces porque la balanza está desequilibrada, pero ahora en su contra.

Especialmente cuando los toques sorpresas, chocar la pelota a lugares sin defensores o buscar hits dentro del infield dejó de ser una opción para los toleteros. Pareciera que todo se limitó a golpear la pelota por el aire, algo que tiene menos porcentaje de éxito con una pelota con “menos rebote”. Mientras tanto, los no hitters aumentan por montones.

Posicionamiento defensivo: el mejor amigo del no hitter

Con una pelota que tiene menos potencia para viajar y unos bateadores que se rehúsan a modificar su estilo de contacto, se le debe añadir a que los equipos cada vez perfeccionan más su posicionamiento defensivo. Se estudia al rival y se coloca a los guantes por donde normalmente ese toletero envía sus batazos.

Todo eso facilitará a que, los que normalmente es un indiscutible, termine en un out. No importar la fuerza con la que salga despedida del bate. Más ayuda para un lanzador que ya tiene la ventaja de arrojar esféricas a una alta velocidad y que tiene el apoyo de diez compañeros para evitar anotaciones del rival.

Who Shifts? – Check Down Sports
Los shifts defensivos son cada vez más agresivos

Pero aquí hay mucha responsabilidad de los toleteros. Si todos los jugadores del equipo rival están del lado derecho del campo, son pocos los que buscarán un toque sorpresa o dar un roletazo débil a la banda contraria. La intención siempre será elevarla, sin importar que en una zona estén seis o hasta siete manoplas esperando. Y del otro lado está baldío.

Pueden ser algunas de las hipótesis del por qué hay tantos no hitters en 2021. La balanza del poder está desbalanceada nuevamente, solo que ahora a favor de los lanzadores. Lo peor es que los hiteadores no hacen lo necesario para equilibrarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba