Sin el Coors Field como hogar: la producción de Nolan Arenado en Denver y más allá

Sí, sí, sí… Ya se ha leído en todas partes: Nolan Arenado no será un inquilino más del volátil y espectacular Coors Field, la reserva natural del cuadrangular en las Grandes Ligas. Y también se ha escrito mucho en las últimas horas sobre la oficialización de su cambio a Cardenales de San Luis, y sobre los jugadores por los que llega al nido.

También hay otra cosa de la que se habla mucho, y no solo en este momento, sino desde que el virtuoso antesalista se estableció como uno de los bates más peligrosos de las Mayores: ¿Arenado es capaz de hacer el mismo daño que hacía en Denver en otra ciudad, como San Luis, por ejemplo? El único que tiene respuesta para esa interrogante es el mismo tercera base.

Lee también: Nolan Arenado, el jugador que ni los millones lo ataron a Colorado

Lo cierto es que se puede echar un vistazo a lo que ha sido la producción de Nolan Arenado bajo el resguardo del Coors Field y más allá. El californiano irrumpió en las Grandes Ligas en 2013, con 22 años. De una vez lo hizo con los rocosos, que se sentían afortunados desde hace tiempo. El antesalista no llegó como uno más, lo hizo siendo uno de los prospectos más prometedores del principio de la década. Las publicaciones Baseball América, Baseball Prospectus y MLB Pipeline siempre lo ubicaron en la crema y nata.

La llegada de Nolan Arenado al Coors Field

Apenas llegó demostró sus excepcionales dotes defensivos. Ganó el primero de sus ocho Guantes de Oro; ha llevado el premio en cada una de las temporadas que tiene en el máximo nivel. Lo normal es que Arenado logre mantener ese nivel en San Luis, de eso no hay duda. Pero el poder tardó en explotar. Luego de sus primeras dos temporadas, en las que sumó 28 jonrones, 113 carreras remolcadas, .277 de average y .764 de OPS (nada mal, pero nada excepcional), el Arenado poderoso se presentó.

En 2015 dio 42 jonrones. En 2016 conectó 41. Las dos cifras fueron topes en la Liga Nacional. Todas sus estadísticas se dispararon al cielo. En 2017 pegó 37 estacazos, 38 en 2018 y 41 en 2019. En la campaña chucuta de 2020 (debido al COVID-19) dio nueve tablazos. ¿Ese enorme poder de Nolan Arenado tiene que ver con la volatilidad del Coors Field? Pues al menos los números dicen que el parque de Denver le favoreció.

2013 será el año para echar el ancla, pues es cuando Arenado, el nuevo antesalista de San Luis, llegó al Big Show. Desde ese año hasta la actualidad solo hay dos peloteros con más de 130 jonrones en casa (siempre bendito seas, motor de Baseball-Reference): Nolan Arenado con 136 y Mike Trout con 134. La diferencia entre ambos es considerable: Trout, en ese lapso establecido, tiene 133 vuelacercas como visitante, uno menos que como homeclub. De hecho, de por vida el talentoso bateador ostenta 151 bambinazos en su hogar y la misma cantidad en la ruta. Balance perfecto.

Un nuevo hogar para Nolan

Nolan Arenado tiene una historia diferente, y es aquí cuando el Coors Field toma valor. Mientras que acumula 136 jonrones en casa, posee 99 como visitante. No hay necesidad de morirse: 99 es una muy buena cantidad, pero que ciertamente palidece ante la otra cifra. Incluso, desde 2013 Arenado no entra en el top 10 de los peloteros con más tablazos en la ruta. El líder de ese split es Nelson Cruz con 158… Un monstruo.

Es por eso que la fuerza de Arenado será puesta a prueba en el Busch Stadium de San Luis. Ese parque es el Cabo Cañaveral del beisbol, como lo es el Coors Field (¿por qué Cabo Cañaveral? Porque las bolas despegan… ¿Entendieron? Fue solo un chiste malo). Desde 2013 el récord de más cuadrangulares allí en una temporada es de Paul Goldschmidt con 17. Y en ese lapso Cardenales ha dado 566 estacazos en el estadio, la quinta peor cifra entre los 30 equipos de las Mayores al hablar de vuelacercas en sus respectivos diamantes.

También hay diferencias con respecto a los promedios vitales de Nolan Arenado en el Coors Field y fuera de él. Su average de por vida en Denver es de .322, además de .985 de OPS. Mientras que como visitante luce .263 y .793.

Pero nuevamente, será el propio Arenado el que se encargue de callar bocas en San Luis, o el que le dé la razón a los patrones que lo persiguen. De todas maneras, sigue siendo un pelotero excepcional, y de eso no hay dudas.  

Un comentario

  1. 131606 600217whoah this blog is magnificent i enjoy reading your posts. Maintain up the fantastic function! You know, lots of individuals are searching around for this information, you could help them greatly. 961649

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba