¿Cómo ser un bateador designado jonronero? Pablo Sandoval contó las claves

El inicio de temporada de Pablo Sandoval es bastante especial. Sí, tiene un rol secundario, la mayoría de su aportación se reduce a un solo turno al bate y pasará la mayoría del tiempo de los encuentros de los Atlanta Braves sentado en el banquillo. Pero su actuación es digna de aparecer en la historia de las Grandes Ligas.

Sandoval tiene tres cuadrangulares esta campaña, todos como emergente. Se unió Jerry Lynch como los únicos peloteros en la historia de las mayores que batearon tres jonrones sin ser titulares durante los primeros 13 encuentros de una temporada. El jugador de los Cincinnati Reds lo hizo en 1961, por lo que pasaron 60 años para ver una efectividad de tal magnitud como emergente.

Entonces está demostrado que tan sencillo no es. Estar más de dos horas sentados en el dugout y golpear una pelota con tanta contundencia que salga del parque tiene su arte. Pablo Sandoval lo descubrió y lo perfeccionó. Con éxito comprobado reveló las claves de su éxito.

Preparación mucho antes de que llegue el turno

Dentro del beisbol de las Grandes Ligas es importante profesionalizar todos los roles. Desde el más importante, que dentro de los Braves lleva Ronald Acuña Jr., hasta otros secundarios como el de Pablo Sandoval. Ningún pelotero quisiera ser un bateador designado perenne, pero el que lo tenga deberá prepararse para ser uno bueno.

Eso lo entendió Sandoval. Cuando recibió la noticia que se iba a quedar dentro del róster de Atlanta sabía que no iba a tener muchas oportunidades para jugar todos los días, por lo que debía aprovechar las que tuviera. Así sea una aparición ofensiva durante toda una semana.

Pablo Sandoval está a punto de hacer historia en Bravos de Atlanta
Pablo Sandoval se ha convertido en un especialista en su nuevo rol.

“Lo importante es la preparación”, declaró Sandoval a El Extrabase sobre su éxito como toletero desde el banquillo. “Trato de profesionalizar todo el proceso. Estar preparado para numerosos escenarios que se puedan presentar”.

El turno al bate, en el octavo o noveno episodio, Pablo Sandoval lo empezará a preparar mucho antes de que inicie el juego. ¿Confuso no? El venezolano estudia a todos los relevistas del contrario: el repertorio, patrones y estilo. Toda esa información la almacena y la recuerda para cuendo llegue el momento de enfrentarlo.

“Ya llego con la idea de cuál lanzador podrá venir al montículo y cómo le gusta trabajar”, agregó. “Busco los videos y simulo cuál es su mejor pitcheo. Cuando entreno, me preparo para varios tipos de lanzamientos”.

– Conversar con los compañeros

Dentro del capítulo de la preparación hay otra parte que tiene relación: conversar con los compañeros. En especial los que están jugando, que conocen hacia donde está el viento y la efectividad de los pitcheos, al menos, del abridor. Porque los videos muestran una parte, pero siempre es positivo conocer información humana.

«Pablo, él es el hombre, no sé qué más decir», dijo Dansby Swanson, campocorto de Atlanta y uno de los más impresionados por el impaacto de Sandoval sin ser titular.»Ha podido hacerlo desde el banco y cómo es capaz de mantener a todos en línea y simplemente mantener a todos enfocados en el objetivo final. Entonces, claro: amo al Panda».

Pablo Sandoval: no hay tiempo que perder

Quizás es lo único que Pablo Sandoval no ha cambiado durante toda su carrera. Siempre fue un bateador agresivo, que no esperará mucho tiempo y tratará de golpear a cualquier envío que esté cerca de su zona cómoda. Ahora, como emergente, se mantiene igual.

Es común que los relevistas traten de atacar la zona de strike temprano, especialmente durante los juegos de presión. Siempre tratan de estar arriba en la cuenta y usan mucho la recta dentro de la zona de strike. Sandoval entendió que a esos pitcheos es más probable golpearlo con contundencia.

«Es fenomenal, asombroso, lo que ha hecho», dijo el mánager de los Braves, Brian Snitker. “No sé si los muchachos hacen eso en todo un año. No conozco a ningún bateador emergente que haya tenido múltiples jonrones de varias carreras en un año por encima de 162 juegos. Mucho menos dónde estamos (13 juegos). Se para y hace swing. Es impresionante y se mantiene listo. Me siento muy bien cuando está en la caja de bateo».

Con ese enfoque, va a ritmo de récord. La marca de Grandes Ligas de más cuadrangulares como emergente en un mes es de cuatro, en manos de Erubiel Durazo de Arizona en abril de 2001. El récord de jonrones como emergente en una temporada es de siete, hecho por Dave Hansen de los Dodgers de 2000 e igualado por Craig Wilson de los Piratas de 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba