Emerger del banco para brillar: Pablo Sandoval está cerca de hacer historia en Atlanta

No es fácil. Se necesita fortaleza mental y una capacidad de ajuste enorme para ser un buen bateador emergente. Se está en el banco, esperando por una oportunidad y, cuando ésta llega, casi siempre es en un momento apremiante. Con Bravos de Atlanta, Pablo Sandoval se ha convertido en un especialista como bateador emergente.

Y no solo batea, sino que batea bien. Este jueves fue una exhibición de eso. Entró en el sexto inning, y al primer pitcheo que vio, se la desapareció a Marlins de Miami. Ayudó a que Bravos de Atlanta no sufriera un escobazo en la serie que se desarrolló en su casa. Que suceda una vez puede ser una casualidad. Que ocurra dos veces una enorme coincidencia. Pero, ¿tres? Eso ya no es suerte.

Lee también: Los terribles castigos de Ronald Acuña Jr. contra los lanzadores de los Marlins

Los tres jonrones de Pablo Sandoval esta temporada con Atlanta los ha dado como bateador emergente. Una cosa es que los dé como suplente; si se indaga en el poderoso motor de búsqueda de Baseball-Reference se encontrará que el Panda tiene siete estacazos como sustituto. Pero, aunque todo bateador emergente es un sustituto, no todo sustituto es un bateador emergente.

La vida de Pablo Sandoval en Atlanta

Tomando un bate y viniendo desde el banco, Pablo Sandoval llegó este jueves a seis vuelacercas en su carrera en las Mayores. Y sí, la mitad los ha dado esta misma temporada. Eso lo pone muy cerca del récord en una campaña para venezolanos, el cual está en poder de José Osuna. Está en el beisbol asiático en este momento, pero en 2019, cuando defendía a Piratas de Pittsburgh, pegó cinco bambinazos como emergente. Brilló en ese rol ese año, pues además dejó .345 de average y 1.310 de OPS (sumatoria de embasado y slugging).

Con sus jonrones como emergente en Atlanta, Pablo Sandoval ya tiene la segunda mayor cantidad para un venezolano en una campaña. Está igualado con Luis Salazar (1989), Miguel Montero (2007), Oscar “Cachi” Salazar (2009), Jesús Guzmán (2013), Víctor Martínez (2016), Héctor Sánchez (2017) y Jesús Aguilar (2017).

Pero Pablo Sandoval también está cerca de romper la marca de Bravos de Atlanta. Y eso es decir mucho. De hecho, está tan próximo al récord de la franquicia que si da un cuadrangular más como emergente igualará el tope histórico de Bravos.

Los emergentes jonroneros de Bravos

El récord de Atlanta lo tuvo por mucho Tommy Gregg, un modesto bateador zurdo que hizo vida en Grandes Ligas a finales y principios de los 80. No era un bateador de fuerza, pero de alguna forma se las arregló en 1990 y de los cinco cuadrangulares que pegó, cuatro fueron como bateador emergente. Evan Gattis, el gigantesco Oso Blanco que luego brilló con Astros de Houston, igualó a Gregg, aunque elevó otros aspectos a niveles salvajes. En 2013 dio cuatro jonrones como emergente, y –de ñapa- bateó para .600 de average y 2.592 de OPS. Claro, Gattis era un jugador titular que, cuando le tocaba descanso, también debía tomar un bate y estar listo.

El último en dar cuatro jonrones como bateador emergente con Atlanta, lo que busca Pablo Sandoval, fue Johan Camargo, y lo hizo recientemente, en 2019. No bateó tanto como Gattis, pero hizo lo suficiente para tener slugging de .658, lo que disparó su OPS a .940 en el rol.

No es fácil ser bateador emergente, es verdad, así como no es nada sencillo ser un jugador de titular en las Mayores, pero Pablo Sandoval ha comenzado a hacer lo complicado en rutina. Ahora cada vez que venga a batear el Panda, hay que estar listo para ver qué récord está por romper.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba