Padres de San Diego y su terremoto de transacciones esperanzadoras

Es posible que a nadie le guste experimentar un fenómeno natural como lo que ocasiona un movimiento telúrico llamado comúnmente Terremoto. Sin embargo, los Padres de San Diego les importó poco si su forma de sacudir la fecha de cambios hizo estragos a las Grandes Ligas.

Las “mejores” transacciones antes de la fecha límite parece que fueron eclipsadas con los movimientos de los Padres.

Primero se hicieron con los servicios de Trevor Rosenthal, ya por ahí aseguraron los últimos innings para salvar juegos. Luego fortalecieron el bateo (que ya estaba en llamas con Manny Machado y Fernando Tatis Jr.) con la llegada de Mitch Moreland. Más tarde blindaron la receptoría con el poder y disciplina de Austin Nola. Después sacaron de posibilidades a los Dodgers y Yankees en armar una rotación única con uno de los mejores brazos de los Indios de Cleveland, Mike Clevenger.

Sí, los Padres hicieron lo que a muchos les asusta en el Poker (Apostarlo todo “All in”), pues salieron de sus principales figuras de las sucursales y Austin Hedges, por un total de nueve piezas del momento que los lleven de forma obligada al Clásico de Otoño.

De los 15 jugadores que debió utilizar la gerencia de los Padres para atraer el talento de gala, tres eran venezolanos. El receptor Luis Torrens, el campocorto Gabriel Arias y el recién debutante Edward Olivares.

San Diego no ha visto una ráfaga como esta desde el 13 de diciembre de 1967. Esa fue la última vez que una cantidad mensurable de nieve golpeó la ciudad. Esta vez, gracias a las maniobras del gerente general de los Padres, AJ Preller, es una ráfaga de jugadores de béisbol.

A Padres le gusta llamar la atención con sus contrataciones

Hace cinco años, los Padres habían hecho retumbar el inicio de temporada con las contrataciones de los estelares: Matt Kemp, Justin Uptom, Wil Myers, James Shields y Craig Kimbrel.

Todo parecía que el rumbo de San Diego era salir del fondo de la División Oeste en la Liga Nacional, pero no fue suficiente. Así que esos jugadores salieron poco a poco de la nómina.

Unos años más tarde se encomendaron a volver a golpear la agencia libre con contratos bien altos. Eric Hosmer y Manny Machado se fueron integrando con un gran golpe sobre la mesa.

Actualmente, Machado fue elegido como el Jugador de la semana entre el periodo del 24 al 30 de agosto. Cuentan con la superestrella del momento, Fernando Tatis Jr. y ahora, tienen muchos nombres listos para impulsarlos a la postemporada y hacerlos contendientes a la Serie Mundial.

La religión que profesan en San Diego

Si los Padres florecen en octubre, podrían vencer a Los Ángeles y aún les queda algo por lo que jugar.

«Estamos apuntando al gran pastel», dijo Tatis a los periodistas en la víspera del primer partido de los Padres en 2020. «¿Por qué no? Vamos a ganar una Serie Mundial”.

En ese momento, las palabras de Tatis Jr. parecía quedarse en el aire, pero ahora toman mucha fuerza.

Esto no es 2015, cuando el Gerente General AJ Preller intentaba convertir un mal equipo en uno bueno. En 2020, está tratando de convertir un buen equipo en uno excelente.

Y lo ha hecho yendo en contra de la sabiduría convencional, que valora sobre todo a los jugadores locales. Si Clevinger inicia el Juego 1 de los playoffs, los Padres podrían contar con una alineación en la que ninguno de los 10 jugadores sería local: Machado y el primera base Eric Hosmer fueron contratados como agentes libres, el resto adquirido en un intercambio.

Eso parecería indicar que Preller había hecho explotar su sistema de granja para ir con todo en 2020, pero no. Los Padres invirtieron dinero en novatos latinoamericanos en el último año antes de que las Grandes Ligas limitaran el gasto internacional, desarrollando una base de prospectos tan profunda que Preller podría completar su bombardeo comercial sin dejar de retener a sus tres mejores prospectos, sobre todo el lanzador Mackenzie Gore.

Los Padres todavía tienen ocho de sus 10 mejores prospectos, según Baseball America, y seis de los 100 mejores en las ligas mayores.

“Saber que esta organización tiene la oportunidad de ganar, no solo este año, sino durante los próximos cinco, seis, siete años, debe estar emocionado por ello”, dijo Clevinger.

La apuesta está hecha. No hay vuelta atrás, pero San Diego incrementó sus posibilidades para quedarse con todos los logros.

Lo que recibieron:

RHP Mike Clevinger, de Cleveland

OF Greg Allen, de Cleveland

C Austin Nola, de Seattle

RHP Austin Adams, de Seattle

RHP Dan Altavilla, de Seattle

DH Mitch Moreland, de Boston

RHP Trevor Rosenthal, de Kanas City

C Jason Castro, de Angels

Player ser nombrado, de Cleveland

Lo que debieron soltar:

C Austin Hedges, a Cleveland

OF Josh Naylor, a Cleveland

RHP Cal Quantrill, al

INF Owen Miller, al

SS Gabriel Arias, al

LHP Joey Cantillo, al

OF Edward Olivares, al

INF Hudson Potts, al

OF Jeisson Rosario, al

OF Taylor Trammell, al Seattle

INF Ty France, al Seattle

RHP Andrés Muñoz, al Seattle

C Luis Torrens, al Seattle

RHP Gerardo Reyes, a los Angelinos Un jugador por nombrar (un bajo prospecto de pitcheo de nivel, según una fuente), a Kansas City.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba