Pete Alonso aplastó el Coors Field con sus cuadrangulares

Si alguien podía hacer un Back to Back como campeón del Home Run Derby en la MLB, tenía que ser Pete Alonso. El “Oso Polar” dominó a placer el evento para sellar con 74 cuadrangulares en total soltados su segundo festival de jonrón de su carrera.

En 2019 Alonso disparó 23 cuadrangulares para ser el Rey del jonrón del evento, cuando superó a Vladimir Guerrero Jr.. Ahora, solo le tocó venir de atrás (aunque solo en las rondas 2 y final) para conseguir el premio que había prometido repetir.

El show fue una completa locura y los bateadores cumplieron como protagonistas. Pete Alonso se unió a Ken Griffey Jr. (1998-1999) y Yoenis Céspedes (2013-2014) en los únicos peloteros que ganan el Home Run Derby de manera consecutiva.

Así quedaron los enfrentamientos del Home Run Derby 2021
Así quedaron los enfrentamientos del Home Run Derby 2021

Una primera ronda agresiva

Trey Mancini comenzó con todo en las primera ronda del Home Run Derby 2021 al despachar 24 cuadrangulares, solo uno más que su principal rival de llave el slugger de los Atléticos de Oakland, Matt Olson.

La contienda fue tan caliente entre la primera pareja del acto, que hasta un fan en las gradas intentó robarse el show de la noche. Un batazo de Oli, casi ocasionaba una tragedia, pues un fanático intentó capturar la bola, mientras se caía por una escalera. Por muy mal que parezca, no pasó a mayores y solo fue un momento épico, para la dura pelea que se llevaba a cabo en el terreno.

Mancini no bajó el ritmo y logró superar los 23 de Olson, para conseguir su boleto a la segunda ronda.

Salvador Pérez contra Pete Alonso

Era una tarea muy complicada y resultó ser imposible para el retador. El Rey del Cuadrangular de la edición pasada (2019), no tuvo inconvenientes para dejar atrás al venezolano. Salvador Pérez conectó 28 batazos que cayeron en las gradas.

El siete veces All-Star tuvo un comienzo algo lento, conectando nueve jonrones en el primer minuto y medio. Pidió su tiempo muerto cuando quedaban 1:44 en su ronda, para luego acelerar a toda gasolina.

Ciertamente, aumentó mucho la cantidad de jonrones, pero fue imposible alcanzar los 35 soltados por Pete Alonso y las esperanzas del venezolano solo quedaron en disfrutar su presentación en el evento.

Joey Gallo y Trevor Story

Es posible que Joey Gallo iba con confianza de ampliar sus trofeos de Home Run Derby, el problema es que sus dos ganados en el pasado fueron en la Universidad y otro en las menores. Cuando le tocó hacerlo en el nivel más alto, no pudo capitalizarlo por culpa de Trevor Story.

Gallo soltó 19 batazos en total a las gradas, pero el representante de los Rangers de Texas era solo un visitante y Story conocía su hogar de pies a cabeza. El torpedero de los Rockies de Colorado lo superó con 20 para pasar a la siguiente ronda.

Shohei Ohtani y Juan Soto

Todos tenían los ojos puestos en lo que conseguiría el japones sensación de la MLB. Shohei Ohtani le tocó enfrentar al dominicano Juan Soto. Resultó ser un gran enfrentamiento no apto para cardíacos, pues cada vez que el quisqueyano soltaba más jonrones, el nipón lo empataba. Durante tres fases se vieron las bolas volar hacia las gradas.

Parecía para cualquiera de los dos, pero Soto logró dejar 31 en la cuenta, mientras que Ohtani se quedó corto con 28 en total. Hay que acotar que Soto debió necesitar la ronda de bonificación para ganar la ronda.

La segunda Ronda del poder

Trey Mancini volvió a lucir de gran manera. Tal como lo hizo en la primera fase, dejó atrás a su contrario sin mucho esfuerzo. Los batazos viajaban de manera veloz con cada impacto del madero.

El toletero de los Orioles de Baltimore disparó 13 bombazos en la segunda ronda, que le acumulaban para el momento un total de 37 cohetes a las montañas.

Sabiendo que no necesitaba hacer un total masivo, Mancini se veía cómodo mientras se abría camino a siete jonrones en su primer minuto y 21 segundos antes de marcar el tiempo. Mancini tradujo su poder a jonrones en la primera parte. Pero salió lento de su tiempo fuera. Aún así, conectó su duodécimo jonrón para empatar a Story con 30 segundos para el final y luego consiguió  la ventaja con 23 segundos para el final, llevando su notable historia de regreso a la final.

Alonso sin despeinarse contra Soto

Si bien solo tiene 22 años de edad, Soto tuvo que estar agotado después de necesitar dos swing-offs para derrotar a Ohtani en la primera ronda. De igual manera dejó 15 bambinazos en el marcador, esperando que Pete Alonso no lo alcanzara. ¿El resultado? Debió soltar una cantidad mayor si quería evitar que su rival lo superara.

Alonso ingresó con soberbia confianza. Luego de soltar nada más y nada menos que 35 batazos, en el primer minuto logró disparar 14 cañonazos, hasta que pidió pausa para solo soltar dos estacazos más y dejar en el camino al dominicano.

Con esa victoria ante Soto en las manos, solo le quedaba esperar por lo que hiciera Mancini en la última ronda del Derby.

La Gran Final

Muchos no daban como favorito a Trey Mancini. Quizás porque no es un bateador llamativo para los fanáticos de la MLB, por encima de otras figuras. Sin embargo, él hacía odo lo posible de escribir una historia única, de ser el primer jugador en salir del cáncer y regresar a lo grande en las Grandes Ligas. Actualmente lo ha demostrado durante la temporada regular, pero ganar el Home Run Derby le haría merecedor de un puesto fantástico.

Una vez más, Mancini lució cómodo, soltando ocho jonrones en el primer minuto, incluida una serie de batazos con más de 490 pies que aseguró un minuto de tiempo extra. Continuaría sumando tiros de 485, 488, 481 y 475 mientras llegaba a 16 en la regulación. Mancini comenzó caliente en el tiempo de bonificación y, aunque cayó en un bache en los últimos 40 segundos más o menos, una última explosión final lo llevó a soltar 22, que posiblemente parecía suficiente para evitar ser superado por Alonso.

El problema en este tema es que el “Oso Polar” no parece tener límites. Sinceramente, Pete Alonso fue entrenado para este tipo de eventos. EL Home Run Derby quedó enmarcado por su firma y 17 batazos en el tiempo reglamentario hicieron acortar la larga distancia que había trazado Mancini.

Con un minuto extra, sonó cuatro bambinazos de 475 pies de distancia. En el bonus empató, superó, tumbó la señal de MLB.com y cuando regresó la emisión, ya Pete Alonso había resultado el campeón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba