Las pruebas de la capacidad de recuperación de Gleyber Torres

En MLB nadie puede decir que Gleyber Torres no tiene capacidad de recuperación. La tiene… Sí que la tiene.

Se ha recuperado de varias maneras de diversas cosas. Primero le dio COVID… dos veces. La primera vez hace unos meses, mucho antes de vacunarse en Nueva York. La segunda vez fue hace dos semanas. El manager Aaron Boone anunció que el venezolano había dado positivo a los controles de Grandes Ligas. Lo bueno, ahora tenía anticuerpos de su sistema inmunológico y el único rastro de coronavirus que tuvo fue la prueba que le fue tomada.

Lee también: Álex Rodríguez detalló los beneficios de su línea de makeup para hombres

Gleyber Torres se recuperó del virus, y también logró de hacerlo de algo bastante contagioso sin importar si es el beisbol de MLB o el de otro lugar del mundo: un slump ofensivo. Yanquis de Nueva York no comenzó la temporada de la mejor manera. Sus bates estuvieron apagados, aletargados. Incluso la prensa de Nueva York, incisiva como es la costumbre, comenzó a preguntarse cuánto tiempo duraría Boone al frente del equipo. El coach de banca venezolano, Carlos Mendoza, comenzó a ser blanco de especulaciones: si había una decisión del alto mando de los Bombarderos, él iba a ser el nuevo timonel.

El Gleyber Torres que conoce MLB

Pero nada de eso pasó. Las aguas se calmaron y, aunque Yanquis no está en el primer lugar de la División Este, sí la pelea de forma muy cerrada con Medias Rojas de Boston y Rays de Tampa Bay. Así como la organización enderezó el rumbo, el campocorto caraqueño lo ha hecho, sobre todo con su bate.

Gleyber Torres es reconocido en MLB como un infielder bastante ofensivo. En sus dos primeras campañas en el nivel dio 62 cuadrangulares, remolcó 167 carreras y bateó para .275 de average y .849 de OPS (sumatoria de embasado y slugging). Es lógico que se esperen muchas tablas de él. Esas expectativas no se pudieron cumplir en el primer mes de la campaña.

Desde el 1° al 21 de abril solo bateaba para .186 de average. La prensa de Nueva York se llegó a preguntar si la organización tenía suficiente paciencia con el venezolano. La recuperación comenzó al día siguiente. Dio tres hits en cinco turnos. Hubo altibajos en lo que restó de abril, pero los números comenzaron a subir.

El renacido

La sequía del bate de Gleyber Torres se acabó cuando mayo llegó a la MLB. En el mes se ha convertido en uno de los mejores peloteros ofensivos de Venezuela. Terminó la semana con .375 de average y .955 de OPS en el mes. Y las carreras empujadas también se incrementaron. En mayo suma 14 fletadas; entre los venezolanos solo Eduardo Escobar lo supera con 19.

Como es lógico, la recuperación de Torres se comenzó a notar en sus números globales. Ya no está de .230 para abajo. Ahora posee un average que le generaría satisfacción a la inmensa mayoría de los bateadores de las Grandes Ligas: .282, con .729 de OPS. Y todo lo ha hecho sin mostrar todavía su faceta jonronera.

Es precisamente ese aspecto el que se espera en MLB que en cualquier momento estalle en Gleyber Torres: la fuerza. Hasta ahora tiene dos cuadrangulares; es una cantidad baja para un bateador de sus características. No obstante, lo importante para él es que los contactos han comenzado a salir y, obviamente, mientras se le pegue a la bola todo puede suceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba