Primavera en MLB: entre contagiados y vacunados

Los complejos deportivos de los Spring Training en Florida y Arizona abrieron como hacen todos los meses de febrero. Pero es la primera vez que los batazos, atrapadas y lanzamientos durante la primavera con una pandemia activa, porque el año pasado todo inició sin la cepa deambulando por territorio estadounidense.

Eso provocó que los entrenamientos primaverales se dividieron entre posibles contagiados y afortunados que ya recibieron algunas de las modalidades de la vacuna contra el Covid-19. Con esos dos extremos, los beisbolistas se preparan para la temporada 2021 de las Grandes Ligas.

Afortunadamente, son pocos los afectados por el coronavirus durante la primavera. 13 de 4,336 pruebas para Covid-19 fueron positivas durante la entrada de los entrenamientos de primavera de las Grandes Ligas, una tasa del 0.3%, según informó el departamento de prensa de Major League Baseball (MLB).

Buenos reportes en primavera

Uno de esos casos, aunque apareció durante la segunda semana de prácticas en la primavera, fue José Abreu, inicialista de los White Sox y ganador del premio al Jugador Más Valioso de la Americana en 2020. De acuerdo al gerente general del equipo, Rick Hahn, el pelotero está «completamente asintomático», aunque también «frustrado».

Dentro de la gerencia del equipo de Chicago, el caso más significativo de contagiado dentro de su campamento no es para alarmarse. Están convencidos de que Abreu «contrajo un caso leve» de coronavirus, una creencia que está «reforzada por la presencia de anticuerpos Covid en otras pruebas adicionales», explicó Hahn. «Pese a estar frustrado, José se siente muy bien y, como el resto de nosotros, espera con ansias cuando se reincorpore al club en un futuro no muy lejano».

El caso de José Abreu es de los pocos positivos conocidos en las Grandes Ligas durante la pretemporada. Otros equipos, con el reglamento de MLB en mano, no dieron a conocer los afectados por Covid-19 que están dentro de sus organizaciones.

José Abreu dio positivo por covid-19 durante la primavera- Foto AFP

Por ejemplo, los Mets cuentan con cinco beisbolistas que no han iniciado sus entrenamientos por “problemas no vinculados con lesiones”. Uno de esos jugadores es Carlos Carrasco, quien se reportó al campamento de primavera del conjunto el 14 de febrero, pero todavía no inició su puesta a forma. Según explicó el mánager Luis Rojas, debería iniciar el “fin de semana”.

Las Grandes Ligas, desde 2020, instaron a los que equipos a proteger la privacidad de los peloteros y técnicos que dieron positivo. Los clubes no están obligaron a desvelar los nombres de los beisbolistas afectados, sin embargo, todo indica que los entrenamientos primaverales lograron contener al virus, algo que no se logró la campaña anterior.

No se trataron de noticias menores. Aníbal Sánchez, experimentado lanzador venezolano, rechazó ofertas de las Grandes Ligas hasta cerciorarse de que el protocolo de bioseguridad de MLB fuera efectivo. Las primeras informaciones seguramente lo invitaron a reconsiderar algunas de las propuestas.

La vacuna llegó a MLB

Desde el campamento de los Mets es de donde llegaron mayores informaciones vinculadas con la pandemia. Para lo malo, aunque también lo bueno. Por ejemplo, Chili Davis, coach de bateo del conjunto, fue de los primeros que recibió la vacuna durante la primavera.

Se trató de una gran noticia, especialmente para Davis, quien no trabajó durante el 2020 por temor a la pandemia. Con 61 años de edad, era de los más interesados en recibir la medicina y estar en el campo con total libertad. Conversando, acercándose y felicitando a los pupilos que hicieron un buen ejercicio en las prácticas.

«Si hubiera regresado aquí sin haber sido vacunado, habría sido bastante incómodo», dijo Davis el miércoles. «Hace que las cosas sean más normales para mí. Sé que no evita que usted contraiga el virus, pero sí ayuda mucho saber que ayudará a mi cuerpo a combatir el virus mucho mejor. Me alegré mucho cuando sucedió, porque luego la decisión de volver aquí y hacer lo que hago, y lo que me encanta hacer, fue una decisión mucho más fácil de tomar».

Chili Davis recibió la primera dosis de la vacuna- Foto AFP

Davis hizo lo que pudo desde lejos en 2020. Ayudó a los toleteros con videoconferencias por Zooms antes del juego. Además, llamadas y mensajes de texto posteriores al juego. Pero no fue lo mismo. Su ausencia fue mencionada con frecuencia por los bateadores la temporada pasada.

Cuando trató de reunirse con Michael Conforto en el área de Phoenix durante la temporada baja, la instalación que visitaron tenía muchos equipos de secundaria y juveniles presentes, lo que «creó una situación bastante peligro para mí con el problema de Covid», dijo el veterano instructor.

«Es una buena sensación tener ese contacto cercano y que los jugadores disfruten de la persona que soy y de mi presencia», siguió Davis. «Fue agradable recibir esa bienvenida».

Dentro de MLB no obligarán a nadie. Ya sea un técnico veterano y a un joven jugador, a recibir la vacuna contra el coronavirus para estar dentro de los complejos de primavera. Tampoco para intervenir durante la temporada regular, pero tampoco podrá ninguna traba para que los interesados la reciban. Todo lo contrato, porque además de enviar un buen mensaje al resto de la población, será el primer paso para regresar lo más posible a la normalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba